Este libro ha sido escrito para occidentales desilusionados por una Civilización decadente y corrupta, no apta para niños. Ni para adultos. Como sabemos, cada desilusión nos acerca más a la verdad.

 

El acelerado proceso de destrucción, particularmente virulento en Argentina, determina una abrupta conexión con la realidad que en muchas personas se manifiesta como impulso a emigrar, como en tantos otros momentos de la historia de la humanidad, hacia naciones cuyas tramas sociales todavía posibilitan vidas relativamente cómodas y dignas. Otros se “acostumbran” a la indignidad vigente, o se proponen “luchar contra” el monstruoso aparato destructor, tratando de retornar a pasados brillos. Advierto que ninguno de estos connacionales se sentirá reflejado en estas páginas.

 

El enfoque de las ideas que se describirán en el libro está destinado a aquellos que saben o intuyen que tal destrucción es adecuada e irrefrenable, y que permite la extraordinaria oportunidad de construir, sobre las ruinas, una sociedad humana basada en relaciones de alta calidad. Esta construcción no estará basada en el miedo ni en el odio, sino en la manifestación de los más elevados valores inmanentes que constituyen la naturaleza divina de los seres humanos, tales como el amor, la buena voluntad y la inteligencia.

 

Para poder contribuir a este proceso, que comienza en lo más íntimo de cada uno, resulta necesario emplear la facultad mental del reconocimiento de la divinidad humana, a pesar de los cánones vigentes en esta sociedad agonizante, establecidos por el materialismo científico y el dogmatismo teológico, que rechazan de plano esta realidad.

 

Por ello, este libro está dirigido a las heroicas argentinas y a los heroicos argentinos que pueden captar la oportunidad extraordinaria de la crisis, que asumen el riesgo cotidiano de vivir sin dinero y sin trabajo, sabiendo que son seres libres y poderosos, y que están siendo liberados de tales esclavitudes milenarias con el fin de emplear sus mejores cualidades para iluminar el futuro que se vislumbra como algo realmente maravilloso.

 

Reconocernos como seres divinos, y comenzar a actuar como si lo fuéramos, permitirá generar la convicción genuina, nacida de la experiencia individual intransferible.

 

En este camino, la primera tarea es el estudio de las ciencias, las mitologías, las religiones , las filosofías y las artes de la humanidad, a fin de captar los modos en que los héroes y los líderes de todas las épocas lograron superar las tremendas pruebas que precedieron sistemáticamente al surgimiento triunfante del espíritu humano de toda lobreguez y de toda muerte, para acceder a la inmortalidad consciente y a las eras doradas de los hombres en el planeta Tierra.

 

Facilitar ese estudio es el propósito de este libro.

 

La Argentina es el único país occidental cuya decadencia constante en el último medio siglo ha generado el ámbito adecuado para el trabajo de los héroes. Pero en estas épocas no se trata de Hércules o de Psique, o de Buda o Cristo, cuyas epopeyas individuales magníficas iluminan como faros eternos nuestro devenir cotidiano, sino más bien del esforzado, perplejo y un tanto confundido Jasón, calzado con una sola sandalia, al frente de 48 Argonautas tan normales como él. Y que sin embargo logra acceder al Vellocino de Oro con la ayuda de la sensual Medea.

 

Es el momento histórico de la pareja y del grupo. Porque aunque seamos dioses bastante imperfectos, nuestras relaciones pueden ser mucho más perfectas, amorosas y poderosas. Sabemos que la calidad de una vida depende de la calidad de las relaciones que podamos generar y sostener. Tanto en una pareja, como en una empresa, una organización, una nación o una civilización.

 

Las energías disponibles para tal fin son tan poderosas que exceden la capacidad de un individuo. Para salvar al mundo, hoy hace falta un Cristo Colectivo. Como dice la Biblia, “Cristo en Nosotros, es esperanza de Gloria”.

 

Exploraremos también lo que parece constituir un adelanto notable en el proceso evolutivo por parte de la humanidad, manifestado en la gran revelación producida por Einstein (“TODO ES ENERGÍA), y en las subsiguientes penetraciones de la Ciencia en los ámbitos de los pseudo misterios que las Iglesias han ocultado a los hombres durante los últimos milenios. Esta indagación será impulsada con la ayuda invalorable de los nuevos vientos que soplan en la interpretación de los significados subyacentes en la Mitología griega.

 

Como es habitual, lo que se dice en este libro no pretende asumir la categoría de Verdad. Tampoco está escrito para generar adhesiones ni rechazos por parte de ninguna escuela de pensamiento, ni siquiera de los eventuales lectores. El compromiso reside en expresar aquello que para el autor es reflejo de lo verdadero. Y si a alguien le sirve, celebraremos. Y si no, también, porque estaremos dándonos cuenta de la infinita diversidad con la que la Vida se manifiesta. En cada flor, en cada nube, en cada ser humano. Realmente, hay lugar para todos y para todo en este Cosmos perfectible que estamos aprendiendo a reconocer.

 

 

C.T.

San Telmo, Buenos Aires

Valle de Punilla, Córdoba

Verano 2002/2003