Los Quironeses

Es un espacio destinado a aprender, a educar, a interconectar y a servir en el área de "La Salud Integral Humana" dentro del marco general de GAVIOTA.

Siendo este espacio abierto, inclusivo que impulsa la participación de aquellos interesados en todos los ámbitos de las buenas relaciones con uno mismo, con el otro y con los otros, sean individuos, grupos o naciones.

 

Las personas involucradas asumen el compromiso de poner en práctica constante los siguientes valores:

HONESTIDAD - GENEROSIDAD - INCLUSIVIDAD - ALEGRÍA - BUENA VOLUNTAD - INTELIGENCIA - CREATIVIDAD - AMOR  COMUNICACIÓN - LIBERTAD.

 

Actividades:

Hemos comenzado con el estudio de "La curación esotérica", de Alice Bailey, según las enseñanzas del Maestro Djwhal Khul.

 

Objetivos:

Contactar e incluir a todas aquellas personas que aspiren a descubrir el camino de la salud y la curación para vivir como individuos integrados y plenos; disfrutando de lo bueno, bello y verdadero que brinda la conexión con el alma.

 

Plan de acción:

Desarrollo de un foro de difusión, comunicación y discusión en Internet.

Pagina Web: http://ar.groups.yahoo.com/group/k3_dk/

Enviar mensaje: k3_dk@gruposyahoo.com.ar

Suscribirse: k3_dk-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Cancelar suscripción: k3_dk-unsubscribe@gruposyahoo.com.ar

 

 

 

 

 


Quirón, el Sanador.

En los mitos griegos Quirón era un centauro, un dios inmortal que vivía en la Tierra y que fue maestro de muchos héroes griegos. Una vez fue herido accidentalmente por una flecha de Hércules. La herida era muy dolorosa y no podía curársela, a pesar de que Quirón era un gran sanador.

El problema era que Quirón no podía morir a causa de su herida porque era inmortal y tampoco podía curarse. Estaba condenado a un dolor eterno.

Él podía haberse amargado aún más haciendo más penoso su dolor; también podía haberse entretenido con inútiles lamentaciones o dirigir su dolor y su rabia a los demás; pero no hizo eso sino que su dolor le hizo más sabio aún, le hizo aprender mucho más sobre la naturaleza del dolor, y eso le convirtió en el más grande de los sanadores de la mitología.

 

Los Sufridores

El mito nos habla de la naturaleza del dolor humano. Primero se recibe una herida. Por lo general nadie es culpable de esa herida, es algo tal vez inevitable; la herida te la puede hacer alguien que te ama - como Hércules que era su amigo y admirador.

Cuando recibimos la herida entramos en la fase de SUFRIDORES. Después el dolor crece, se hace inaguantable, y para olvidarlo, la tendencia es herir a los demás.

 

Los heridores

Esto, aparte de ser inútil y miserable(sin amor) ni siquiera cura y además extiende el dolor por el mundo. Cuando no podemos soportar más el dolor, pasamos de ser sufridores a ser heridores.

Cuando podemos superar esta fase y somos conscientes de lo inútil que es lamentarse y recrearse en el sufrimiento y de lo estúpido y peligroso que es herir a los demás para olvidar nuestro dolor; buscamos una forma más creativa de superarlo.

Para hacer frente a los sentimientos que nos produce el hecho de estar heridos tendemos a buscar una comprensión intelectual o espiritual de la vida y de nuestro propio dolor y, por extensión, del dolor humano en general. Éste es el efecto más beneficioso de Quirón.

 

Los Sanadores

La verdad es que sólo una visión más amplia de la vida puede ayudarnos a hacer frente a la herida. Entonces tenemos una visión más profunda de nuestro propio dolor y también del dolor ajeno; entonces no sólo podemos ayudarnos y superar el dolor sino que también podemos ayudar a la gente.

En esta última fase hemos pasado de ser Heridores a ser Sanadores.

 

 

El Quirón mitológico

Cronos, quien come a sus hijos cada día , intenta seducir a la ninfa Filira (Filira, hija de Océano y Tetis, es sobrina de Cronos). Filira, huyendo de la persecución de Cronos, se transforma en yegua (como Demeter, la Gran Madre, madre de los centauros) y Cronos se metamorfosea en caballo. De esta unión tramposa de dos caballos nace Quirón con cuerpo y patas de caballo, torso y brazos de hombre.

Quirón es abandonado por sus padres, es adoptado por Apolo y Atenea, imágenes de la razón y del logos.

Quirón nace de lo instintivo negado, es educado por los dos representantes de la domesticación de lo instintivo, imágenes de lo  asexuado, ni femenino ni masculino.

 

Varias son sus heridas,

la primera es la negación de sus raíces instintivas,

la segunda es el rostro horrorizado de su madre(el poder destructivo de lo femenino),

la tercera es la ausencia de su padre,

la cuarta es el precoz sentimiento del destino: tiene que buscar sus verdaderos padres que no son ni Apolo ni Atenea, falso énfasis de lo espiritual y falsa elevación de la conciencia.

la quinta, provocada por la flecha envenenada de su amigo.

Prometeo, el nacido de la no-sexualidad, que permite el alivio después de la aceptación de la herida como condición previa a la sanción.

 

El Quirón astronómico

El astrólogo Dane Rudhyar predice el descubrimiento de una luna superior entre las órbitas de Saturno y Urano. En 1975 Charles Jayne predice un nuevo planeta con órbita de cincuenta años. El primero de noviembre de 1977 Charles descubre el planeta esperado. Revisando las fotografías de los cielos del año 1890, se ve al planeta. No estabamos listos para verlo? No es un planeta, ni un asteroide, mas bien un planetoide independiente.

 

Al descubrir un nuevo planeta, y integrarlo a la lógica astrológica, las preguntas afloran.

Tenemos la necesidad de descubrirlo?

Tenemos la necesidad de buscarlo?

Tenemos la de re-conocerlo?

Cómo se nombrará?

De las profundidades del psiquismo colectivo, una nueva faceta arquetípica(el arquetipo representa el pasado heredado en la historia colectiva, preexistiendo a la historia individual, incorporado como esquemas psíquicos del inconsciente) se pone en marcha por necesidad evolutiva.

 

Se descubre algo que amerita llamarse Kirón, como el Quirón de la mitología griega. A la imagen de su órbita interpuesta, Kirón reconecta los opuestos, Saturno y Urano. Regresa al país de Hades y transforma la vivencia de la muerte. Todos los arquetipos reunidos en la figura del centauro sanador permiten el nacimiento de este nuevo planeta, transición y anunciador de la insolente independencia del símbolo de Urano.

 

El centauro Quirón planteó la grave escisión entre instinto y razón, Kirón es la enfermedad colectiva de la humanidad, enfermedad iniciática al re-conocimiento de lo que anuncia Urano. En otros términos Kirón es la introyección de Saturno y Urano, la sublimación de Kirón.

Urano representa esta necesidad de salir del concepto inmóvil de la eternidad a una visión más dinámica, móvil, del más allá.

 

Kirón es el nuevo salto en esta búsqueda del paraíso no perdido, pero en vía de construcción, mediante todas las sanaciones previas, físicas y psicológicas. Estamos en una etapa evolutiva mucho más importante de lo que parece, necesitamos integrar todo lo que representa Quirón-Kirón, antes del gran salto previsto por los Mayas.