La Gran Ilusión

 

Es el nombre del flagelo que tiene prisionera a la humanidad entera. Es un monstruoso gigante llamado Gerión por la Mitología Griega, que tiene tres cabezas y tres cuerpos.

 

El primer cuerpo corresponde al Plano Mental, y representa las interpretaciones equivocadas de las ideas, que producen creencias erróneas y viejas, causantes de la ignorancia y la pelotudez tan difundidas en la actualidad, en particular por los medios plutócratas hegemónicos, algunos dogmas eclesiásticos y el materialismo persistente y decadente de las academias científicas.

 

El segundo cuerpo opera sobre el Plano Emocional, y representa la interpretación errónea de nuestros sentimientos, que exacerban en los individuos el miedo y la ira, (que no es más que otro nombre del miedo), lo que ha pasado a ocupar el lugar preponderante en los titulares de los periódicos, en las películas de Hollywood y en la gran mayoría de los noticieros de la TV mundial, estupendos amplificadores de todos los miedos y ocultadores del despertar de la humanidad. Salvo escasas pero crecientes excepciones.

 

El tercer cuerpo de la Bestia está ligado a los aspectos de nuestra cultura de los que no se habla, pero que están aflorando irreversiblemente: Ambición de Poder, Sexo, Dinero y Muerte, acerca de los cuales los enfoques materialistas vigentes generan incalculables formas de miseria y de sufrimiento inútil.

 

Esta especie de triple Goliath impide la difusión de la luz de la Verdad en la Tierra, del descenso del Amor y del reconocimiento del Poder inmanente en cada individuo humano, y es el responsable de las desastrosas y desgraciadas experiencias que estamos viviendo en estos tiempos turbulentos, a pesar de las asombrosas disipaciones de esas negras miasmas producidas por tres enormes individuos luminosos que han luchado contra el mantenimiento de la raza humana en semejante oscuridad. Esos tres individuos son Buda, Cristo y Einstein.

 

Antes de referirnos a la labor estupenda de estos tres verdaderos Maestros de la humanidad, trataremos de comprender el origen y las causas de esta situación tan peculiar en la que se manifiesta una polarización acentuada entre ilusión y verdad.

 

En el Cuarto planeta desde el Sol (contando a Vulcano, aún no descubierto por los astrónomos), tiene lugar la extraordinaria obra de la Cuarta Jerarquía Creadora, que tiene su foco actualmente en el Cuarto Reino de la Naturaleza: la Humanidad. La denominación oculta del Planeta Tierra es “La Escuelita del Dolor”, o “La Escuela de la Respuesta Magnética”, en consonancia con la denominación del Cuarto Rayo: Armonía, Belleza y Arte, a través del Conflicto.

 

Todo ser humano nacido en el Planeta Tierra, fue creado a Imagen y semejanza de Dios, con el fin de aprender a elegir conscientemente los caminos del Amor en toda crisis, o en todo conflicto, para que su inmenso poder espiritual inmanente no pueda ser empleado en desarmonía con el Proceso Evolutivo. De allí las pruebas a las que tiene que someterse el Héroe Hércules (Heracles) para acceder a esos poderes, y convertirse en un dios. La Mitología Griega no es sino un leguaje simbólico, o metafórico, cubierto de un disfraz muy soez, para que no fuera reconocido por las iglesias ni las academias como una de los depósitos de la Sabiduría Oculta. Que tuvo que ser herméticamente ocultada para evitar la proliferación del Mal. Que en realidad no existe como parte de la Creación, sino que se inaugura como creación humana antes del Diluvio, y que constituye la causa de la destrucción de la Raza Atlante. Para explorar un poco más profundamente este asunto, rogamos leer el libro “El Mal. Cósmico, Planetario, Individual.”

 

 El gran pecado: la separatividad. En algunos individuos, el Creador fue separado de su creación más estupenda. Nacieron hace un millón de años los Magos Negros (hoy denominados Los hermanos de la oscuridad), partidarios del materialismo más inhumano, cruel y despiadado, responsables de todas las guerras, para oponerse a los Magos Blancos (hoy denominados Los Hermanos de la Luz), sostenedores de la divinidad humana de origen y de metas, gobernando para beneficio de la Humanidad Una. Exclusión, Aniquilación y Acumulación las metas oscuras. Crono, Saturno, Jehová sus dioses Inclusividad, Integridad y Abundancia las metas luminosas, en sintonía con el Plan Divino. Zeus, Júpiter, Cristo Resucitado los adalides irradiantes.

 

La Titanomaquia (La Guerra de Titanes) griega describe la derrota de Saturno a manos de su hijo Júpiter, como dos eras temporales, en la que Zeus muere descuartizado, y luego resucita. En la primera parte, todos los humanos somos devorados por el Tiempo (Crono), a la que sigue un período luminoso en el que aparece Hércules (Heracles o la Luz del Alma), el primer humano héroe que se atreve a enfrentar las pruebas para vencer a la Muerte. Esta guerra permanente es genialmente descripta por Homero en sus epopeyas La Ilíada y La Odiseo, como la Guerra de Troya, que culmina en el siglo XX de nuestra era como el período de la historia con 251 guerras y más de 100 millones de muertos, incluidos Kennedy y el Papa Juan Pablo I. Sin contar las muertes de hambre por la guerra de las deudas externas, que hoy llega a su apogeo. ¿Vencerá la Luz, o continuaremos luchando hasta que aprendamos a amarnos?

 

El Diluvio Universal termina con la Raza Atlante y la Verdad es ocultada prolijamente por Hermes, hijo dilecto de Zeus que se roba las vacas de Apolo, quien sin embargo se las arregla para indicarnos que en toda crisis debemos aprender a elegir el camino del Amor. Con las Hermas, ubicadas en las encrucijadas de los caminos Atlantes. Efigies del dios Hermes, exhibiendo gentilmente sus genitales:

 

 

El último servicio de Hércules a la humanidad consistió en matar al gigante Gerión. El héroe recibe indicaciones precisas de no hacer daño ni al pastor ni a su perro, que han cuidado a la humanidad (en el mito “el rebaño colorado”), durante su largo proceso de lento crecimiento, como si fuera un maravilloso jardín de lotos cerrados… El pastor representa a los ángeles que cumplen su silenciosa pero eficaz tarea protectora y educativa.

 

 Más recientemente hemos recibido premisas muy claras.

 

Buda, hace 2500 años, destruye la ilusión de que el sufrimiento humano sea algo natural. El sufrimiento existe, pero es autogenerado por el mismo individuo sufriente por el mal empleo que hace de sus facultades mentales. Porque ignora que el diseño humano es para ser felices aquí en la Tierra, o porque repite actitudes que ya sabe que no sirven. La ignorancia se resuelve estudiando, porque ya todo está revelado y publicado gratis en Internet. La pelotudez repetitiva no se soluciona tan fácil…aunque la receta está dada por el mismo Buda: El camino del Justo Medio, o la integración de las polaridades que pueden verse en la Carta Natal.

 

Hace 2000 años, el Maestro Jesús, Jesucristo y el Cristo Resucitado nos enseñaron el camino de regreso, nuestra capacidad innata para vencer a la muerte, y nos dejaron la esperanza picando: “Haréis cosas más grandes que las que Yo hice” y la receta que denominamos el Undécimo Mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, o sea el fin del conflicto y el Amor Universal, por medio de la trascendencia del miedo y de la bronca, que son las emociones perniciosas, para lo cual es necesario “Aprender a caminar sobre las aguas” de una emocionalidad incontrolada.

 

Hace 110 años Einstein inauguró la Ciencia de las Energías, con su famosa fórmula aún incomprendida, pero que implica la destrucción de los fundamentos del materialismo científico y del dogmatismo teológico, simultáneamente. E = m.c2 (TODO es ENERGÍA)

Desde el punto de vista de la Ciencia, energía es todo aquello (visible o invisible), capaz de producir MOVIMIENTO

ENERGÍA = MOVIMIENTO

En griego, la palabra Theos (Dios), significa MOVIMIENTO

DIOS = THEOS = MOVIMIENTO

Por lo tanto, Einstein nos revela en 1905 que

TODO ES DIOS.

La Ciencia de las Energías culmina en 1975 con la primera Teoría Científica de la existencia del Alma. “Si TODO ES ENERGÍA, cada individuo humano puede ser considerado desde el punto de vista científico, como un HOLOGRAMA VIVIENTE de todas las energías inteligentes que hay en el Universo. Si Dios existe en el Universo, en forma de Energía Inteligente, también está en cada uno de nosotros”. Un corolario de esta teoría genera la restitución del carácter científico a la Astrología en 1995.

 

Estos golpes mortales a la Gran Ilusión también sirven para caracterizar al Enemigo: Ilusión, Espejismo, Maya. En cada individuo humano. Con lo cual sólo restaría aplicar el estupendo consejo de Sun Tzu en su Libro “El Arte de la Guerra”:

 

“Si no te conoces, ni conoces a tu Enemigo, estarás en peligro en todas las Batallas”

 

“Si te conoces, pero no conoces a tu Enemigo, perderás la mitad de las Batallas”

 

“Si te conoces y conoces a tu Enemigo, nunca estarás en peligro”

 

 

Universidad Nacional del Alma - OPHIUCHUS

http://www.sidereh.com.ar/UNA/INICIOUNA.htm