CONOCER EL SOL

 

MANUAL PRÁCTICO DE ASTROLOGÍA CIENTÍFICA

 

 

 

María Luna y Carlos Sol

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

 

 

AL LECTOR

 

CAPITULO I     Dios-Sol: Introducción al Lenguaje Simbólico

                        Astro-Logía: "la sabiduría de los astros"

                        La Teoría Astroholográfica.

                        El Sol: simbología e historia

                        Consideraciones sobre el Zodíaco

                        La Carta Natal

                        Síntesis de las Casas Astrológicas

                        Polaridades (Positivo y Negativo)

                        Triplicidades (los Elementos: Fuego, Tierra, Agua y Aire)

                        Cuadruplicidades (el Ritmo: Cardinal, Fijo y Mutable)

                        Sol Radiante y Eclipse

 

CAPITULO II    Sol en Signos Cardinales:      Aries - Cáncer - Libra - Capricornio

                        -  Sol Radiante en Aries y Eclipse Ariano

                        -  Sol Radiante en Cáncer y Eclipse Canceriano

                        -  Sol Radiante en Libra y Eclipse Libriano

-          Sol Radiante en Capricornio y Eclipse Capricorniano

-           

CAPITULO III   Sol en Signos fijos:  Tauro - Leo - Escorpio - Acuario

                        -  Sol Radiante en Tauro  y       Eclipse Taurino

                        -  Sol Radiante en Leo y Eclipse Leonino

                        -  Sol Radiante en Escorpio y Eclipse Escorpiano

-          Sol Radiante en Acuario y Eclipse Acuariano

-           

CAPITULO IV   Sol en Signos Mutables:  Géminis - Virgo - Sagitario - Piscis

                        -  Sol Radiante en Géminis y Eclipse Geminiano

                        -  Sol Radiante en Virgo y Eclipse Virginiano

                        -  Sol Radiante en Sagitario y Eclipse Sagitariano

-          Sol Radiante en Piscis y Eclipse Pisciano

-           

CAPITULO V    Las Casas Natales

                        Simbología de las Doce Casas Astrológicas

 

CAPITULO VI   Un Mito para cada Signo

Aries y Prometeo - La conquista de un ideal

Libra y Psique - Las peripecias del amor

Cáncer y Demeter - Liberar al hijo da nacimiento a la madre

Capricornio y Cronos - Intimidades del Panteón

Tauro y Hera - La esposa legítima y estable

Escorpio y Medea - La pasión y la magia

Leo y Faetonte/Icaro - Ni tan alto ni tan bajo

Acuario y Las Amazonas - Una historia diferente

Géminis y Los Dióscuros - Ambos son inmortales

Sagitario y Quirón - Al maestro con cariño

Virgo y Ártemis/Hécate - Ese misterioso femenino

Piscis y Dioniso - El dos veces nacido

 

CAPITULO VII  Ascendente: Visión del Camino  

Ascendente Aries:                   La Fundación de lo Original

Ascendente Tauro:                   Testimonio de Estabilidad

Ascendente Géminis:               Correctas Relaciones Humanas

Ascendente Cáncer:                 La Protección de la Vida

Ascendente Leo:                      Yo Soy Ese, Yo Soy.  Autoconciencia

Ascendente Virgo:                   La Fecundación del Servicio.

Ascendente Libra:                    Materialización del Equilibrio

Ascendente Escorpio:              Transmutación

Ascendente Sagitario:               Unidad en la Universidad

Ascendente Capricornio:           Realización o la Caída de la Máscara

Ascendente Acuario:                Surgimiento de lo Nuevo

Ascendente Piscis:                   Realización Espiritual

EPILOGO         De la oscuridad a la Luz

 

 

AL LECTOR

Cuando alguien consulta sobre bibliografía introductoria sobre el tema astrológico es difícil recomendar algo sencillo y actual.  Esta situación motivó el nacimiento de este libro que resume los conceptos básicos y se concentra luego en el Sol en los doce signos.

¿Por qué hablar del Sol?

En primer lugar porque es lo que todos, sin excepción, conocemos de nuestra carta natal. Todos podemos responder a la pregunta "¿de qué signo sos?". Ese signo indica la posición del Sol el día de nuestro nacimiento.  Si soy de Aries el sol estaba ubicado en la constelación de Aries, si soy de Tauro el sol estaba en Tauro, si soy de Géminis el sol estaba en Géminis, y así sucesivamente. De modo que eso hace de este libro una lectura accesible para cualquiera que quiera conocer un poco más de sí mismo y de los que lo rodean.

En segundo lugar, pero no por ello menos importante, porque hablar del sol es conectar nuestra conciencia, lo que verdaderamente somos, lo que podemos llegar a ser, nuestra expresión particular del Cosmos (del griego "orden") Universal. Obviamente sin desmerecer las cualidades que representan los demás planetas.

Y finalmente, porque a la hora de empezar a escribir, ¿por quién podía sentirse atraída María Luna que fue en un principio la promotora del nacimiento de este libro?  La Luna y el Sol son la eterna pareja de los cielos terrestres, que danzan en compañía de las estrellas al compás de la música de las esferas.  Él  es el dador de su luz.   Ella su fiel  compañera.

El Sol es el rey del firmamento, brilla irradiando sin cesar, da generosamente sin pedir nada a cambio y sabe hacerse respetar. De igual manera podemos funcionar cada uno de nosotros en nuestro ámbito particular.

Este libro apunta a generar una especie particular de diálogo, un diálogo interno, silencioso, a través del cual comprender lo que aquí se expone y reconocer en la propia vida  la potencialidad Solar, única singular.

"Conocer el Sol" aspira a ser una oportunidad de autodescubrimiento de potencialidades apelando a la sabiduría de las edades, a la mitología, a la imaginación, y básicamente a tu propia sabiduría e intuición.

En estas páginas vamos a compartir una visión moderna de la Astrología, una mirada no predictiva. El enfoque general es que no estamos predestinados, sino que recorremos un camino singular que nadie puede transitar por nosotros. Creamos nuestra realidad a cada instante.

Cada uno de nosotros es un cúmulo de posibilidades. Caleidoscopios biológicos. Somos como "soles" en evolución, estamos muy lejos de ser un producto terminado. Te preguntarás: "Entonces, ¿De qué puede servirme conocer el Sol, si no voy a conocer mi destino?"

El origen del saber astrológico se pierde en la noche de los tiempos, su empleo ha variado según las edades. La Astrología Moderna ve en él un riquísimo lenguaje simbólico que abre las puertas de la imaginación y de la intuición. Hoy nos permite una comprensión profunda, desapegada y amorosa, de la realidad y de nosotros mismos. Se ha superado la mera profecía de la antigüedad, porque el desarrollo ha hecho del hombre un ser que ya no puede ser “interpretado” en términos generales de uniformidad. Podemos, sí, intentar "comprender" basándonos en el principio universal de unidad de todo lo que existe, ubicándonos en el aquí y ahora, en las infinitas posibilidades de nuestro presente, lo que hace del futuro algo inventable en lugar de inevitable.

En la actualidad la ciencia astrológica está comenzando a ser empleada como una poderosísima herramienta de autoconocimiento, aumenta el número de personas que quieren conocer más  de sí mismas sin intermediarios. Aprender nuevos lenguajes  y modos de ver el mundo nos permite desarrollar formas originales de integrarnos a él.

La propuesta es acercarnos a los signos como fuente de sabiduría; jugar más, con nosotros mismos y con lo que nos rodea; a veces  ponernos un poco  serios, no mucho; tomar conciencia de quiénes somos y quiénes podemos llegar a ser, la elección es individual; investigar potencialidades y posibles obstáculos, fracasos y éxitos y también sueños.  Todo esto a través del lenguaje simbólico.

Cada uno de nosotros participa de la totalidad de los signos en mayor o menor grado, de modo que este viaje por las doce constelaciones del zodíaco es también como un viaje a nuestra esencia como seres humanos.

La Astrología Moderna propone una nueva visión del mundo. Por ejemplo, podemos decir que es como si una agencia de viajes nos ofreciera múltiples "paquetes turísticos", elegimos uno lo recorremos, lo experimentamos, siempre desde nuestra vivencia, sin "recetas". Cómo llegamos, qué medios empleamos, qué actitudes adoptamos, forma parte de la decisión personal. En realidad, podemos recorrer todos los circuitos turísticos reconociendo las diferentes partes que nos componen y que hacen a nuestra real riqueza, la diversidad.

"Conocer el Sol" invita a una lectura abierta, amplia, ilimitada, no determinista. Cuando leemos que Aries representa la acción, Escorpio lo secreto, Géminis la comunicación, o Cáncer la familia, reconozcamos que representan esto y mucho más, simbolizan toda la gama de posibilidades de expresión del universo, una cosmología que nos permite comprendernos un poco más, de modo diferente.

La idea central es tratar de leer desidentificándonos, ninguno de nosotros es solamente Sagitariano, Pisciano o Acuariano, somos un cóctel inigualable de los doce signos. Tal vez nos sentimos  más familiarizados con alguno, pero eso no es lo importante. Lo que realmente tiene importancia es tomar conciencia que los doce signos son como doce diferentes partes de cada uno de nosotros que se expresan en distintos ámbitos de nuestra vida. Todos somos esencialmente iguales, y al mismo tiempo, completamente diferentes. Tal vez ese sea el verdadero valor de investigar los lenguajes simbólicos, poder reconocer la unidad  en la diversidad.

La Astrología Moderna posibilita un acercamiento creativo a la realidad compleja en la que estamos inmersos. Si "Conocer el Sol", en algo ayuda en la difusión de estos conocimientos, la aspiración que le dio origen se habrá cumplido.

Con profundo agradecimiento

 

                                                                      María Luna y Carlos Sol                                                                                                                                          Luna Llena de Tauro, 2002

 


 

 

 

CAPITULO  I  -         DIOS SOL 

 

Astro - logos: "la sabiduría de los astros"

 

La astrología es definida por algunos como un arte, por otros como una ciencia. También ha sido tildada de esoterismo, lo cual no significa ni más ni menos que habla de las energías, de lo que no se ve a simple vista, de lo interno, como opuesto a todo aquello exotérico o externo. Apoyándose en esa misma idea se la clasifica como ocultismo, es decir que trata de lo que está oculto, aunque se refiere a mucho más que aquello a develar.

Más allá de las numerosas clasificaciones y definiciones que podamos encontrar lo importante es su utilidad al emplearla como lenguaje simbólico. En este sentido permite el desapego, observar los hechos sin la usual carga de emotividad. Favorece  entonces la objetividad y  a la vez pone de relieve la unidad esencial de todo lo que existe. Todos somos de alguna manera arianos, cancerianos, escorpianos, taurinos, etc.  Todas las energía están en nosotros.  Somos una manifestación de la totalidad.

A través de este antiguo saber podemos reconocer diferentes aspectos de nosotros mismos y de los demás y acercarnos a la comprensión de la realidad de forma nueva, inaugurando cada relación, cada encuentro, descubriendo significados originales de todo lo que nos sucede.

Nuestro primer contacto serio con la astrología fue cuando participamos de un seminario denominado "Viaje por el Zodíaco Interno". En verdad  representó el inicio de un viaje interno compartido que no ha terminado e intuimos no terminará jamás, porque la astrología es, en último análisis, la ciencia de las relaciones. Su empleo está generalizándose porque nos permite profundizar conceptos como interrelación, interdependencia, intercomunicación e interacción.

Astrología es sinónimo de realidad y de las posibilidades que esta presenta, no porque estemos predestinados o porque los astros marquen nuestro futuro, sino porque la realidad es una y, por lo tanto, así como es afuera es adentro. Observar lo que nos rodea nos permite acercarnos a nosotros mismos, intentar descifrar el significado simbólico de los astros nos aproxima a nuestro mundo interior.  Es como si nos miráramos desinteresadamente en un espejo, la imagen nos devolverá lo que somos, aunque nosotros miraremos solamente aquello que deseemos  hasta que nos atrevamos realmente a Ver.

La Teoría Astroholográfica

 

            Hipócrates, Paracelso y la Astrología

 

Se atribuye a Hipócrates, de la escuela de los Asclepíades, padre de la medicina moderna, la siguiente declaración: “Un médico sin conocimiento de Astrología no tiene derecho a llamarse médico”.

 

Más recientemente, Paracelso, frecuentemente citado hoy en los textos de Medicina y Psicología, escribió lo siguiente: “El médico debe hablar de lo invisible. Lo visible debe formar parte de su conocimiento y él debe reconocer las enfermedades, tal como cualquiera que no es médico las reconoce: por sus síntomas. Pero esto no hace de él un médico; sólo se convierte en médico cuando conoce aquello que no tiene nombre, que es inmaterial e invisible, y sin embargo tiene su efecto.”

 

De todos los conocimientos y lenguajes simbólicos de la historia de la humanidad, el único que tiene la posibilidad de conocer, en forma incipiente, imperfecta, tentativa aún, el propósito del alma, de la chispa de vida inmanente en cada ser humano, es la astrología.

 

Una carta natal, que tiene un poderosísimo apoyo científico proveniente del desarrollo de las ciencias de la Astronomía, de las Mitologías Comparadas y de la moderna Psicología, permite  leer las potencialidades innatas y los desafíos de cada persona en tres planos de funcionamiento: el lunar, que representa la estructura psicológica de placer- displacer que armamos desde chiquitos para que nos quieran y nos alimenten (área de la necesidad); el solar, que simboliza nuestro potencial de desarrollo de un estilo propio (área de la personalidad integrada), y el del Ascendente, representado por la constelación de estrellas involucrada, que puede ser interpretado como la misión, el propósito más elevado al que cada uno puede aspirar (área del alma).

 

Al respecto, existe desde 1995 la Teoría Astroholográfica, publicada por primera vez en el libro “Las Fuentes de la Creatividad Humana”, como un corolario de la Teoría del Alma de Pribram.

 

El fin del materialismo científico y del dogmatismo teológico.

 

Hace casi cien años, Albert Einstein formuló la Teoría de la Relatividad, una de cuyas expresiones más conocidas postula que la velocidad de la luz en el “vacío” es una constante, y que el tiempo es una variable que depende del estado de movimiento del sistema de referencia respecto del cual se mueve el objeto en estudio.  La fórmula

E = m . c2

que se lee: la Energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado, es una simplificación de otra más completa que postula que la energía cinética de un punto material de masa m no viene dado ya por la conocida expresión

m . v2

     2

sino por la expresión

 

 

___mc2___

 


       Ö  1 -  v2

         c2

 

“El resultado  más importante de índole general al que ha conducido la teoría de la relatividad especial concierne al concepto de masa.  La física prerrelativista conoce dos principios de conservación de importancia fundamental, el de la conservación de la energía y el de la conservación de la masa; estos dos principios fundamentales aparecen completamente independientes uno de otro.  La teoría de la relatividad los funde en uno solo.” [1]

 

Para los fines de este estudio, nos alcanza esta fórmula simplificada, que puede leerse como que la energía que encierra la materia es enorme, como la que encontró Hércules en una de las cabezas de la Hidra.

 

Esta fórmula fue comprobada recién en 1945, con el estallido de la  primera bomba atómica, ratificándose así un concepto notable:

TODO ES ENERGÍA

Incluso la materia.

 

El significado científico emergente de este concepto implica el fin del materialismo científico, pues todo fenómeno debiera ser estudiado también en sus aspectos energéticos, no perceptibles y en principio inconmensurables, pertenecientes por ahora al ámbito de lo desconocido o también de lo inconocible.

 

Este planteo científico acerca de la imposibilidad de conocer la Realidad sólo desde el ámbito de lo perceptible o de lo mensurable, permite plantear la hipótesis (confirmada experimentalmente, por otra parte, por la paradoja de Einstein, Podolski y Rosen) de que todo fenómeno perceptible sólo es un efecto inseparable de causas que residen en otros ámbitos de la realidad, que bien pueden ser imperceptibles y por lo tanto inconmensurables.

 

Este enfoque significa la muerte irreversible de los postulados del materialismo científico, como por ejemplo la premisa de la impenetrabilidad de los cuerpos y la de la posible existencia de sistemas cerrados o aislados, y también la atribución de causas concretas a efectos perceptibles.

Puede haber, a partir de la caída del muro de aislamiento del materialismo científico, causas imperceptibles que generan efectos perceptibles y también todas las combinaciones posibles, dando lugar a la premisa de que

TODO ESTÁ INTERCONECTADO CON TODO

No hay separación.  El observador necesariamente modifica lo observado.  Y viceversa.  La ciencia está hoy obligada a estudiar las relaciones entre lo visible y lo invisible, entre lo manifestado y lo inmanifestado.

 

Esta postura irrefutable de apertura a lo desconocido está generando una revolución en el ámbito científico, uno de cuyos más notables productos es la primera teoría científica de la existencia del Alma, de Karl Pribram, un conocido neurofisiólogo norteamericano, dada a conocer en 1975, y cuya precisión y elegancia deslumbran a toda mente abierta.  Nace a partir de las características de la fotografía holográfica, un verdadero milagro de la luz coherente del láser, en la que cada punto de la placa holográfica tiene toda la información para reproducir, desde su punto de vista, toda la imagen holografiada.

 

Pribram postuló que cada ser humano puede ser un holograma de todas las energías inteligentes del Universo.

Si todo es energía,

Si Dios existe,

Y si somos un holograma de todas las energías del Universo,

Entonces, Dios está en nosotros.

Esta teoría brillante, postula la idea de Dios inmanente, contraparte esencial del Dios trascendente, otorga un fundamento científico irrefutable al mandato délfico:

CONÓCETE A TI MISMO,

Y CONOCERÁS AL UNIVERSO Y A SUS DIOSES.

Y reafirma científicamente, destruyendo el enfoque teológico vigente, el origen divino del hombre.

La Teoría Astroholográfica admite el siguiente resumen gráfico:

 

 


 

 


Cada ser humano es el efecto divino de una causa también divina.

 

Esta destrucción del materialismo científico y también del dogmatismo teológico, ya está produciendo efectos útiles para la humanidad entera.  La nueva ciencia de la psiconeuroinmunoendocrinología investiga causas invisibles e inmedibles, como los estados mentales y emocionales, que producen efectos visibles como enfermedades de varios tipos, entre ellos el cáncer como producto de múltiples causas, entre ellas las represiones emocionales.

 

Resulta posible, entonces, comprender la afirmación que hace cincuenta años hubiera sido incomprensible para una vasta porción de la humanidad:

“TODA ENFERMEDAD ES EL RESULTADO

DE LA INHIBICIÓN DE LA MANIFESTACIÓN

DE LAS ENERGÍAS DEL ALMA”

Estas son las consecuencias directas de la comprensión de la Teoría de la Relatividad.

 

Trataremos ahora de aproximarnos a la naturaleza real del Cosmos lo que nos lleva a considerar con cierto respeto científico a la mitología griega, hoy  arrumbada en simples historias poéticas, ni siquiera religiosas, en el pétalo de la Artes; siendo en realidad un cuerpo de conocimiento que está demostrando ser pura dinamita para las mentalidades cristalizadas en el materialismo científico o en el dogmatismo teológico de algunas mentes cristalizadas.

 

¿Son los mitos historia, presente o futuro?

¿O fueron creados por seres que han trascendido el tiempo?

 

 

Para verificar si la “coincidencia” Saturno - la muerte - una piedra / Zeus - la inmortalidad - Einstein  es sólo eso, o es una pequeña parte de un conjunto de símbolos poderosos, exploraremos el mito del vellocino de oro, que tiene por protagonistas principales a Zeus, Frixo y Hele, estos dos últimos mellizos amenazados de muerte por una madrastra perversa.  Para salvarlos, Zeus les envía el carnero dorado y alado, cuya piel se convertiría luego en el tan mentado vellocino.

 

En este punto, es necesario acotar que Hele puede significar incompleto, o parte (o partícula) y Frixo significa onda, en griego.

 

Podrían representar el momento de desarrollo de la ciencia que conocemos como la física de la partícula, de la cual la Teoría Atómica es su componente más representativo y que dio lugar a la comprobación en Hiroshima de que en realidad, todo es energía.  La energía oculta en un trozo de materia destruyó a una ciudad japonesa con sus habitantes y significó el fin de la Guerra Mundial 1914-1945.

 

A partir de allí, la física subatómica verificó que el átomo, como conjunto de partículas, no existe.  Hoy, la elegante teoría del protón, del neutrón y del electrón ha sido sepultada bajo el rastreo inoperante de más de 500 subpartículas subatómicas.  En un punto, la partícula desaparece, para convertirse en una onda de energía electromagnética.  Y la luz se torna partícula en ciertas condiciones, por lo cual ha nacido la física de la onda o de la  energía, con el fin de explicar científicamente tales transformaciones de materia en energía y de energía en materia, anticipadas por la fórmula de Einstein.

 

Volviendo a los mellizos en peligro, Zeus los rescata de la muerte por medio de un carnero dorado volador, que logra su cometido cargándolos en su lomo.  Pero en pleno vuelo, Hele cae al mar y perece, dando nacimiento al Helesponto (o mar de Hele, en griego).

 

Frixo, la onda, logra salvarse, y al llegar a la tierra segura sacrifica al carnero y cuelga de un árbol la piel, poniéndose así a disposición de los hombres del fabuloso vellocino dorado.

 

Según el mito, el modo de acceder al vellocino no es por medio de Hele, sino por Frixo.  No es por el materialismo de la física de la partícula, sino por al física de la energía y de la luz.

 

Si a esto agregamos que el vellocino representa el “cuenco dorado” de la Biblia, o el cuerpo etérico donde se encuentran los chakras de la filosofía hindú, centros de energía que operan como receptores y transmisores de las energías más sensibles, llegaremos a un punto en el que la mitología griega está definiendo un momento de desarrollo de la humanidad que representa un hito perfectamente visible en el tiempo.

 

El hilo dorado del vellocino nos lleva a través de varios mitos a la misma conclusión: la humanidad está al borde de descubrimientos científicos sumamente importantes, que la conducirán desde la oscuridad saturnina a la luz jupiteriana de Zeus, de lo irreal a lo real, y de la muerte a la inmortalidad.  Y el medio es la física de la onda, de la energía, de la luz, del sonido y del color.

 

También Psique debe recoger hebras de los carneros dorados en su viaje a la inmortalidad.

 

Jasón, integrante de los 49 argonautas que son enviados a apoderarse del vellocino dorado, lo hacen con éxito ayudados por Medea, y logran el secreto de la salud perfecta.

 

La lana del carnero juega un papel esencial en el mito del nacimiento del dinero[2], como manifestación concreta de las energías abundantes de Hefesto y Atenea.

 

Semejante precisión simbólica en relación con estos momentos significativos de la evolución humana hace que la respuesta a la pregunta “¿Qué somos?” quede en el ámbito del misterio, y constituya el acicate para la investigación de mentes más avanzadas.

 

Sin embargo, aparece como importante la calidad significativa de la mitología griega como cuerpo de conocimientos, digno de una exploración mucho más profunda y extensa que la actual, y que aporta el conjunto de significados simbólicos a la ciencia emergente de la Astrología Moderna, que puede ser identificada a partir de estas teorías científicas, como la futura Ciencia de las Energías.

 

A partir de estos enfoques científicos modernos, es posible plantear las siguientes hipótesis a investigar en relación con la Astrología:

 

1)       Todas las cartas natales son perfectas, pues están constituidas por energías arquetípicas de dioses inmortales. Y uno hace lo que puede con ese paquete potencialmente perfecto.

 

2)       En consecuencia, una carta natal no puede mostrar la estupidez ni la genialidad. Es necesario que el astrólogo VEA lo que hizo el individuo con su conjunto energético perfecto. Por eso, no se puede hacer una Carta a distancia, o sin entrevistar al sujeto.

 

3)       Si pudiéramos expresar con perfección este conjunto energético que somos, también seríamos inmortales, como Hércules o Psique o Buda o Cristo. Todos nosotros. Cada uno de nosotros es potencialmente un dios, no importa cuál sea nuestra apariencia externa.

 

4)       El modo de crecer en la vida está dado por la trascendencia de polaridades perfectamente definidas en la carta natal de un individuo.

 

5)       La Astrología no puede ser predictiva porque la principal ley de la evolución humana es la del Libre Albedrío.

 

6)       Las enfermedades no pueden predecirse, pero la causa de las enfermedades que padecemos puede ser comprendida estudiando el mapa natal.

 

7)       A partir de la Teoría Astroholográfica comprendemos que somos una chispa de la divinidad, un holograma de las energías inteligentes del Universo. Por ello, somos eso que vemos allá afuera. Este es el enfoque que le permitió a Abraham Maslow definir los Valores de Ser. Por ello los tránsitos de los planetas en el Sistema Solar interactúan con el reflejo que somos de ellos. No hay adentro ni afuera. Todos estamos interconectados y formamos parte indivisible del Cosmos.

 

 

 

El Sol: simbología e historia

 

La Astronomía se ocupa del estudio de los cuerpos celestes, sus magnitudes, movimientos, distancias, composición, etc. Nos lleva más allá de nuestro Sistema Solar hacia el espacio en medio de las estrellas fijas, que hoy la mayoría de los astrónomos consideran soles centrales de otros sistemas solares. Se calcula que cada galaxia contiene aproximadamente 100.000 millones de soles y que el universo estaría formado por unas 100.000 millones de galaxias.

Este hecho amplía nuestra visión y expande nuestra mente, llenándonos de asombro y respeto ante la magnificencia del orden universal.

Frente a esta revelación aumenta nuestra necesidad de comprensión, razón por la cual resulta útil concentrarnos en nuestro sistema solar, dejando a un lado las estrellas fijas con sus inmensas distancias y magnitudes, y para ello vamos  a focalizarnos en el astro rey de nuestro sistema planetario: el Sol.

Si trazamos un enorme círculo y colocamos un punto en el centro, habremos simbolizado una miniatura de nosotros en el espacio (o en el centro de la Carta Natal). Si ampliamos nuestra imaginación y pensamos en el Sol como centro de un sistema de millones de kilómetros podríamos comenzar a comprender la maravilla de este organismo vivo.

En la antigüedad se reconocía al Sol como hogar y fuente de energía primordial de la cual surgía toda la vida y toda la luz, siendo el centro que ilumina todo y hace visible todas las cosas. No podría haber concepción más grande de Dios que esta idea del Uno que sostiene la totalidad de su universo mediante su manifestación. El Sol en quien, o gracias a quien, de alguna manera, vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser. ¿Quién puede imaginar la vida en la Tierra si dejara de amanecer?

La Astronomía acepta ahora que todo el Sistema Solar era una basta nebulosa caliente que al enfriarse arrojó enormes porciones que se convirtieron  en planetas o mundos, formando un sistema planetario que gira alrededor del sol. En la antigüedad estos hechos aparentemente no eran conocidos, sin embargo los rituales que se realizaban y los registros encontrados de ellos parecen indicar lo contrario.

Los Caldeos rendían culto al Sol porque sabían que el padre derrama su espíritu sobre el mundo entero. Adoraban ese espíritu tratando que los llenara de amor y devoción.

Una de las primeras ciencias que surgió fue la astronomía, astrónomo y astrólogo fueron sinónimos, habilidades desplegadas por una misma persona. En el año 3000 a. C. los egipcios y los babilonios sintieron la necesidad de dar una descripción del universo en que vivían. Al respecto, citamos un hermoso pasaje del libro  "Los sonámbulos" de Arthur Koestler:

"El mundo de los babilonios, egipcios y hebreos era como una ostra, con agua por debajo y agua por encima, todo sostenido por el sólido firmamento. Era de dimensiones moderadas y estaba seguramente cerrado por todas sus partes (...)

La ostra de los babilonios era redonda; la tierra un monte hueco colocado en su centro y bañado por las aguas inferiores; por encima se extendía una sólida capa cubierta por las aguas superiores. Estas últimas se filtraban a través de la bóveda en forma de lluvia y las aguas inferiores surgían en fuentes y manantiales. El Sol, la Luna y las estrellas avanzaban en una lenta danza a través de la bóveda; entraban en escena por puertas situadas en el Este y desaparecían a través de puertas situadas en el Oeste.

El universo de los egipcios era una ostra más rectangular o más bien una caja; la Tierra era el piso; el cielo, una vaca cuyas cuatro patas descansaban en los cuatros ángulos de la Tierra o bien una mujer que se apoyaba sobre sus codos y sus rodillas; más adelante fue una tapa metálica abovedada (...) Las estrellas fijas eran lámparas suspendidas de la bóveda o sostenidas por dioses. Los planetas  navegaban en sus propias naves a lo largo de canales de la Vía Láctea, gemelo celeste del Nilo. Alrededor del quince de cada mes la divinidad Luna se veía atacada por una feroz marrana que la devoraba a lo largo de una agonía que duraba quince días; luego renacía. A veces la marrana se la devoraba por entero y se producía entonces un eclipse lunar; a veces una serpiente se devoraba el Sol, lo cual provocaba un eclipse solar.

Pero estas tragedias, como las que se sueñan, eran  a la vez reales e irreales; en el interior de su caja o de su seno materno quien soñaba se sentía muy seguro..."

 

 

Este esquema de universo de estos pueblos transmitía seguridad al hombre que lo habitaba. Esta seguridad provenía de que, pese a la tumultuosa "vida privada" de las divinidades Luna y Sol, sus aspiraciones y movimientos eran regulares y previsibles (como lo son aún hoy) y a partir de ellos podía determinarse la duración del día y la noche, las estaciones, las lluvias, las épocas de cosecha, la fertilidad, etc.  El hombre moderno al ignorar su relación con el universo, sintiéndose superior a todo, ha perdido esta fuente interna de conexión, convirtiéndose en un ser insatisfecho. Buscamos seguridad afuera, en las cosas materiales, intranscendentes, olvidando que la única seguridad válida es interior, conectarnos con el orden universal.

Antes de Aristóteles, los griegos Heráclides y Aristarco habían postulado el sistema heliocéntrico, es decir, el Sol como centro del universo, pero Aristóteles cerró la puerta de este universo y empujó a la Tierra al centro del mundo y la privó de movimiento.

Los griegos, al observar el cielo, habían descubierto cuatro fenómenos que serían fundamentales para el desarrollo posterior de la astronomía:

1-       Las estrellas parecían mantener sus posiciones relativas constantes, se las concibió como incrustadas en una esfera  que se denominó "la esfera de las estrellas fijas".

2-       Durante la noche observaron otros cuerpos celestes, que si bien acompañaban el movimiento de la constelación en su marcha de una vuelta por día, no mantenían constantes sus posiciones relativas. A estos  astros que parecían tener movimiento propio se los llamó planetas, que significa en griego "vagabundos".

3-       Observaron también su retroceso y avance, lo que denominaron movimiento retrógrado.

4-       Finalmente percibieron el cambio de luminosidad de los planetas según épocas del año.

De los Asirios y Caldeos a nuestros días la cosmovisión fue cambiando paulatinamente, se han destacado: Aristóteles y el universo de los dos esferas; Ptolomeo y el sistema geocéntrico con epiciclos y excéntricas; Copérnico y el sistema heliocéntrico que fue siendo ratificado y levemente modificado hasta alcanzar nuestra visión actual a través de Galileo, Newton y Kepler.

Los paradigmas o marcos conceptuales reflejan las distintas posibilidades de comprensión según los individuos de las diferentes épocas. Hoy, en los albores del Tercer Milenio resurge una visión astrológico-simbólica de la astronomía. El hombre de pie sobre la Tierra que gira alrededor del Sol, continua centrado en sí mismo y aún observa al Sol navegar por los doce signos del Zodíaco y así recibe su impronta.

El Sol es el centro de toda vida, fuerza o energía, y representa la fuente positiva y primordial de toda existencia. La Luna representa la influencia negativa o receptiva, su luz la recibe del Sol.  El Sol es el principio constructor, energizante y creativo. La Luna es el principio preservador, modelador y formativo. El Sol es la raíz de todas las cosas en manifestación, porque sin el sol no habría vida, luz, calor ni movimiento en el mundo físico, representa la gran potencia central y todos los demás símbolos no son sino acompañantes de este principio universal.

Consideraciones sobre el Zodíaco

El Zodíaco es el elemento más importante de la Astrología, es el recorrido o franja por la cual, observando desde la tierra, aparentemente pasan todos los planetas. Astronómicamente se lo conoce como eclíptica, y cruza el  ecuador celeste (proyección del ecuador terrestre en la esfera celeste) en un punto que se denomina el 0° de Aries y que constituye el equinoccio de primavera (estación del otoño en el Hemisferio Sur). No debemos confundir los signos del Zodíaco con las doce constelaciones que tienen los mismos nombres, aunque en ciertos períodos coincide su ubicación.

Los Signos no son cuerpos, sino espacios de 30 grados cada uno y dividen en doce partes iguales la eclíptica, o trayectoria aparente del Sol (y los planetas) alrededor de la Tierra. La medición de la eclíptica y del ecuador comienza donde ambas se cruzan cuando el Sol asciende hacia el Norte, ese es el punto denominado cero grado de Aries.

El Zodíaco es el resultado de la toma de conciencia, por parte del hombre, de la experiencia como proceso cíclico. Sintetiza una descripción de las fases de la expresión humana, resaltando los polos (positivo/negativo), las cualidades o elementos (Fuego, Tierra, Aire, Agua) y el ritmo (Cardinal, Fijo o mutable).  Refleja, de este modo,  la captación consciente de las leyes de polaridad, complementariedad y ritmo.

La posición del Sol en los doce signos del Zodíaco delinea doce  energías diferentes, la posibilidad de expresión de doce tipos distintos de carácter, formando una valiosísima visión del individuo y del Cosmos.

Estas delineaciones de los doce tipos de carácter pueden ser modificados por otros factores como la posición de la Luna, del Ascendente o de cualquiera de los otros  puntos de una Carta Natal, pero vamos a concentrarnos en el Sol que representa nuestra esencia, nuestra fuente de vida, aquello que nos energetiza y con lo que energetizamos a los que nos rodean. Al Sol, sinónimo de lo que irradiamos naturalmente, podríamos considerarlo como nuestra carta de presentación.

Si imagináramos la evolución de un individuo a través de una analogía teatral, en el período anterior a los 28 años podríamos visualizar un escenario en el que el Sol estaría ubicado frente al público, representando su papel. La Luna podría estar dirigiendo la obra, el Ascendente tal vez llegue a ser el libreto. De lo único que podemos estar totalmente seguros es que al Sol lo actuamos consciente o inconscientemente.

En la medida que el individuo madura aumenta la irradiación  de su identidad solar junto a la manifestación de la misión que indica el Ascendente mientras que la Luna en lugar de dirigir  la escena cumple con su función más elevada de nutrir, proteger y dar afecto sin dependencias ni exigencia de nada a cambio.

Las Luminarias (Sol y Luna) y el Ascendente determinan un camino de evolución que podríamos sintetizar como la posibilidad de dejar de ser un sufriente pedidor (polarizado en la necesidad lunar y limitado en su expresión solar y su misión) para llegar a ser un alegre y poderoso dador con un Sol irradiante y un vibrante Ascendente.


LOS SIGNOS Y LAS FECHAS

 

            La entrada aparente del Sol en los signos del Zodíaco tiene lugar en las siguientes fechas pero de modo aproximado dado que el Sol no siempre entra en un signo exactamente el mismo día, a la misma hora,  todos los años (el Calendario Gregoriano no coincide exactamente con el ciclo solar, esta es la razón de los años bisiestos):

 

 

SIGNO

 

 

 

SÍMBOLO

 

FECHA

 

ESTACIÓN

 

PLANETA REGENTE

 

 

ARIES

Carnero

Marzo 21

Signos

MARTE

¥

TAURO

Toro

Abril 21

de la

VENUS

¤

GÉMINIS

Gemelos

Mayo 21

Primavera

MERCURIO

£

 

 

 

 

Otoño Argentino

 

 

CÁNCER

Cangrejo

Junio 21

Signos

LUNA

¡

LEO

León

Julio 22

Del

SOL

¢

VIRGO

Virgen

Agosto 22

Verano

MERCURIO

£

 

 

 

 

Invierno Argentino

 

 

LIBRA

La Balanza

Septiembre 22

Signos

VENUS

¤

ESCORPIO

˜

Escorpión

Octubre 23

Del

PLUTÓN

ª

SAGITARIO

Arquero

Noviembre 22

Otoño

JÚPITER

¦

 

 

 

 

Primavera Argentina

 

 

CAPRICORNIO

š

Cabra

Diciembre 21

Signos

SATURNO

§

ACUARIO

Aguador

Enero 20

Del

URANO

¨

PISCIS

œ

Peces

Febrero 18

Invierno

NEPTUNO

©

 

 

 

 

Verano Argentino

 

 

 

Figura 1

 

 

 

Como señalamos anteriormente, el Sol representa el carácter permanente del individuo mientras que la Luna ejerce una considerable influencia según el signo, en el carácter personal más ligado a lo colectivo.

 

El Sol, según su ubicación, simbolizará el carácter individual, aunque a menudo estas características individuales tienen que ser modificadas considerablemente en virtud del Ascendente y los demás planetas.


La Carta Natal

 

 

Ante todo veremos un gráfico en el que aparece el Zodíaco en reposo, es decir, los doce signos  a partir de Aries en el Ascendente, para tener así una síntesis de  todos los elementos que iremos recorriendo en este texto.

 

 

 

Figura  2

 

 

 

Aquí aparece información relativa a los signos que analizaremos en detalle a continuación:

 

Planeta regente del signo:                 El símbolo en el centro del círculo.

Elemento:                                           Fuego, Tierra, Aire, Agua.

Expresión:                                          Cardinal, Fijo, Mutable (ritmo).

Polaridad:                                          Positivos y Negativos (+/-).

 

 

Una Carta Natal es el dibujo de las posiciones de los planetas y los signos en el cielo el día del nacimiento. Se calcula teniendo en cuenta el lugar y la hora del evento porque ello modifica el signo que ascendía al Este en el horizonte, la posición exacta de la Luna y de Mercurio. y la posición por Casa de los restantes planetas .

 

Cada una de las doce  divisiones de la Carta Natal se denomina Casa y se enumeran consecutivamente a partir del ascendente. Al igual que éste, los signos en las cúspides (inicio de cada sector) varían según la hora del nacimiento, desplazándose un grado cada cuatro minutos. El regente de una Casa Astrológica es el Planeta Regente del signo que se encuentra en la cúspide.  El regente de la Carta Natal es el planeta regente del Signo Ascendente.

 

Las casas simbolizan áreas de desarrollo y experiencia a través de las cuales evolucionamos, representan el aspecto más personal, los acontecimientos que van perfilando nuestro aprendizaje, el día a día, lo vivencial o lo que registramos a partir de la experiencia. Se diferencian en:

Casas Angulares  (1-4-7-10):    Actividad y movimiento.

Espacio donde se inician los procesos de crecimiento. Denotan energía dinámica. 

Se corresponden con las energías la Cruz Cardinal

(Aries, Cáncer, Libra, Capricornio).  Casas de ser y actuar.

 

Casas Sucedentes (2-5-8-11):   Desarrollo estable.

El resultado de la actividad de las casas angulares. La energía se detiene y reorganiza.

Se corresponden con las energías de la Cruz Fija

(Tauro, Leo, Escorpio, Acuario).  Básicamente estabilizadoras.

 

Casas Cadentes (3-6-9-12):      Móviles y variables.

Indican dirección a seguir.

La energía está en mutación.

Se corresponden con las energías de la Cruz Mutable

(Géminis, Virgo, Sagitario, Piscis).  Áreas de entender y transformar.

 

Síntesis de las Casas Astrológicas

 

            La tabla que presentamos a continuación será ampliada en el Capítulo V que específicamente trata de las Casas Astrológicas y su significado profundo.

 

SÍNTESIS SIMBÓLICA DE LAS CASAS ASTROLÓGICAS

 

Casa 1             La individualidad, como me veo y como me ven, la personalidad. 

Yo.  El ser en acción.

 

 Casa 2            Lucro, dinero ganado por uno mismo. Lo físico, lo concreto.  Tener.

 

Casa 3             Mente concreta, comunicación. Los hermanos y parientes cercanos y vecinos.

Informar.  Aprender.

 

Casa 4             El hogar, las raíces.

La persona que cumple la función materna (madre, padre, hermano, abuelo).

Mantener.

 

Casa 5             Creaciones, romances, juegos de azar.   Los hijos como creación propia.

Expresar.

 

Casa 6             Trabajo, salud, servicio.  Transformarse. Compañeros de labor.

 

Casa 7             Matrimonio, sociedades.  La pareja, esposo o esposa.

Ser con otro.

 

Casa 8             Regeneración, muerte, pérdidas y ganancias, inconciente personal.

Los hijos como fruto de la pareja. Tener con otro.

 

Casa 9             Mente abstracta, filosofía, religión, viajes al extranjero.

Parientes políticos. Suegros, cuñados, etc. Informarse con el otro.

 

Casa 10           Proyección social, logros, éxitos, fracasos. 

Aquel que cumple con la función paterna (madre, padre, hermano, abuelo).

Mantenerse con el otro.

 

Casa 11           Ideales, grupos (servicio), visión.  Los amigos. Expresarse con el otro.

 

Casa 12           La misión, lo trascendente (servicio), inconsciente colectivo.

Maestros espirituales.

Transformarse con el otro.

 

 

La riqueza de la simbología de las Casas Astrológicas radica en una aproximación a situaciones cotidianas puntuales y aisladas, con la posibilidad de captar un ciclo que las integra y relaciona.

 

En el Capítulo V, como ya lo indicáramos, se detallará con mayor amplitud la simbología de cada Casa, y también la significación del Sol en su manifestación en cada una de ellas.

 

 

Polaridades, Triplicidades y Cuadruplicidades

 

            Al observar la Carta Natal como un ciclo aparecen diferentes relaciones.  La primera de ellas son las polaridades, todo signo polariza y a la vez se complementa con otros dos, el que le sigue y el opuesto.  Luego vemos las triplicidades, de cada elemento tenemos tres signos y finalmente las cuadruplicidades que determinan tres cruces vinculando los cuatro elementos.

 

 

Polaridades

 

            Cada signo polariza con otros dos.  En primer lugar, con el signo que le sigue (si uno es positivo o activo el otro es negativo o pasivo y viceversa), además al Fuego sigue la Tierra, a la Tierra el Aire, al Aire el Agua y al Agua el Fuego. Ninguna de estas parejas de elementos combinan naturalmente, aún así experimentar el otro polo es un desafío evolutivo.  Esta situación de incompatibilidades frente a la proximidad determina que el signo anterior también sea un polo aunque se registra en cierta medida como superado.

 

En segundo lugar, tenemos la polaridad complementaria, a Aries se opone Libra, a Tauro está opuesto Escorpio, a Géminis Sagitario y así sucesivamente.  Estas posiciones encontradas simbolizan la experiencia de completación.  Eleva la energía Piscis poder conectar Virgo, o para la energía Leo es propicio vivenciar Acuario, etc.  La polaridad complementaria determina el llamado aspecto de oposición (180°), que indica la necesidad de experimentar ambos polos para evolucionar.

 

 

Triplicidades y Cuadruplicidades

 

            Se llama triplicidad al conjunto de signos de un mismo elemento.  Así conformamos los siguientes grupos:

 

La triplicidad de Fuego:             Aries - Leo - Sagitario

La triplicidad de Tierra:              Tauro - Virgo - Capricornio

La triplicidad de Aire:                            Géminis - Libra - Acuario

La triplicidad de Agua:               Cáncer - Escorpio - Piscis

 

            El Fuego se enciende, arde, ilumina, atrae, convoca, reúne, calienta, se expande, abrasa, quema.

            Representa lo espiritual.

 

            Los hombres y mujeres de Fuego son los líderes,  los conquistadores, los héroes, los predicadores y los profetas.  Básicamente son idealistas y se caracterizan por su entusiasmo y alegría.

 

            Un individuo de Fuego no se detiene ante ningún obstáculo, siendo capaz de ver la oportunidad en la crisis y superar los peligros.  Es decidido, magnético y encantador.  Nunca acepta un “no” por respuesta.

 

            La palabra clave de Fuego es: VOLUNTAD.

 

            El Aire se mueve, viaja, vuela, refresca, renueva, invita, transporta, aviva el fuego, empuja, despabila y despierta.  También inquieta, ensordece, enceguece y llega a enloquecer.    Simboliza lo mental.

 

            Las personas de Aire serán los filósofos, los comunicadores, los investigadores, los visionarios.  Este elemento señala la cualidad de vivir en un mundo de pensamientos y construcciones mentales.

 

            Algunas personas de Aire, al igual que los románticos de agua, viven un poco en la irrealidad.  Aún así están dotadas para  experimentar la paz del sabio, la inspiración del visionario, la libertad del conocimiento.

 

            La palabra clave de Aires es:  IDEAL.

 

            El Agua se agita y se calma, se evapora, se congela y se derrite.  Fluye, purifica, riega, baña, desborda.  También inunda, arrastra, diluye, aísla, apaga, angustia.

            Es un símbolo de las emociones.

 

            Los representantes del grupo de Agua son los “románticos de la vida”, los grandes amantes, los sentimentales, los sensibles, los soñadores y los místicos.

 

            Los de Agua pueden sufrirlo y gozarlo todo en un instante, al mismo tiempo.   O por toda la eternidad.  Ponen la sensibilidad al servicio de la comunidad y son capaces de expresar la verdadera “compasión” (com-pathos, sentir con, sentir lo que siente el otro) y de ofrecerle, generosa y desinteresadamente aquello que necesita.

 

            La palabra clave de Agua es:  SENTIR.

 

            La Tierra es estable, toma forma, sostiene, contiene, protege, produce.  Por otro lado, oculta, detiene, delimita, acumula.

            Representa lo físico.

 

            Los que integran el grupo de Tierra son los trabajadores, los que llevan a cabo las cosas, los clásicos o los realistas, los conservadores, los organizadores, los economistas.

 

            Estas personas, al observar un mundo inestable, entienden que su misión es dar testimonio de la estabilidad, del orden y de la organización, por lo tanto, dan apoyo y sostén, permanecen.  Son capaces de trasmitir paz y quietud, llegando en algunas situaciones a expresar asombrosa imperturbabilidad.

 

            La palabra clave de Tierra es: REALIDAD.

 

 

            Las Triplicidades determinan el aspecto llamado Trígono (120°) que indica cierta fluidez de la energía, por tratarse de un mismo elemento.

 

            Dentro de cada triplicidad encontramos la expresión cardinal, fija o mutable de dicho elemento, así se conforma la Tabla de las Cuadruplicidades,  también llamadas “Cruces” que son tres: Cardinal, Fija y Mutable.

 

CUADRUPLICIDADES

ò

 

TRIPLICIDADES

ò

 

 

 

FUEGO

AGUA

AIRE

TIERRA

     CRUZ CARDINAL

Aries

Cáncer

Libra

Capricornio

     CRUZ FIJA

Leo

Escorpio

Acuario

Tauro

     CRUZ MUTABLE

Sagitario

Piscis

Géminis

Virgo

 

 

 

 

 

 

 

 

Cardinal:         es una expresión móvil y activa del elemento en cuestión. Energía en actividad.

 

Fijo:                 en contraste con el anterior implica estabilidad. Energía constante y estática.

 

Mutable:          es el estado de transición, a veces puede mostrar una cualidad, otras veces la contraria.  Como su nombre lo indica es energía que muta, cambia.

 

 

 

            Las Cuadruplicidades conforman el aspecto de Cuadratura (90°) en el que los elementos están en pugna con alguna combinación difícil, es decir, Fuego-Tierra, Tierra-Aire, Aire-Agua o Agua-Fuego.

 

            Tener en cuenta todos estos factores es importantísimo para lograr elaborar un análisis integrador, que contemple toda la gama de posibilidades energéticas y observe la Carta Natal como lo que verdaderamente es, un Mandala Cósmico.

 

            El mapa natal refleja cómo realizar mejor nuestro destino individual, nos permite identificar ciertas señales, gustos y disgustos. Es una oportunidad de conocernos un poco mejor.

 

            El Signo en la cúspide de cada Casa indica las clases de experiencia que concretan el potencial de dicha área de la vida.

 

            El Planeta Regente de ese signo y por lo tanto de dicha Casa, (teniendo en cuenta su ubicación y los aspectos que tiene en la Carta Natal), simboliza el tipo de energía que más se necesita para afrontar esas experiencias.

 

            Un Planeta ubicado en una Casa significa que la función representada por ese planeta se tendrá tendencia a manifestarse más frecuentemente en el ámbito de nuestra vida simbolizado por dicha Casa.

 

            Por ejemplo, con el Signo de Capricornio en la cúspide de la casa 4, las experiencias que concreten el potencial del hogar o la vida familiar (Casa 4) estarán relacionadas con asumir responsabilidades, planificar, organizarnos, realizar, respetar la autoridad, etc. (Capricornio).

 

            En este caso la ubicación del Planeta Saturno (Regente de Capricornio) nos hablará de las energías que más necesitamos para afrontar esas experiencias.  Supongamos que Saturno está en Acuario en la Casa 5, esto podría indicar superar algún límite a la libertad de nuestros hijos, a nuestra creatividad, así como también esforzarnos para lograr la excelencia, trabajar para la integración grupal, etc.

 

            Además, Saturno en Casa 5 está indicando el ámbito en que mejor podemos expresar la función Saturnina, es decir, la capacidad de poner límites, de concretar y alcanzar el éxito.

 

            Un Planeta en su propio Domicilio, es decir, en el Signo que rige, se  denomina en Dignidad, simboliza la manifestación de aquello que representa en forma natural y espontánea. Un planeta en Dignidad facilita la manifestación del signo que rige.

 

            Un Planeta en el Exilio o en Detrimento, estará ubicado en el Signo opuesto al que rige, indicando ciertas dificultades para manifestar las experiencias relacionadas con dicho Signo y Casa.

 

            Un Planeta en Exaltación, o exaltado, es aquel que se encuentra en el signo que más favorece su expresión, llevándola a su máxima potencia.  Se manifestará refinado,  incluso mejor que en el signo que rige.  Un planeta exaltado ve facilitada su propia manifestación o función.

 

            Un Planeta en Caída se llama al que está ubicado en el signo opuesto al de su exaltación, lo que indica algunas complicaciones u obstáculos para expresar su función particular.

 

Así se conforma la siguiente Tabla:

 

TABLA DE REGENCIAS, EXILIOS, EXALTACIONES Y CAIDAS

 

 

 

PLANETA

 

DIGNIDAD

 

DETRIMENTO

 

EXALTACIÓN

 

CAÍDA

 

SOL             ¢

LEO

ACUARIO

ARIES

LIBRA

LUNA           ¡

CÁNCER

CAPRICORNIO

TAURO

ESCORPIO

MERCURIO £

GÉMINIS

SAGITARIO

VIRGO

PISCIS

VENUS        ¤

TAURO

 LIBRA

ESCORPIO ARIES

PISCIS

VIRGO

MARTE        ¥

ARIES

LIBRA

CAPRICORNIO

CÁNCER

JÚPITER      ¦

SAGITARIO

GÉMINIS

CÁNCER

CAPRICORNIO

SATURNO   §

CAPRICORNIO

CÁNCER

LIBRA

ARIES

URANO (*)    ¨

ACUARIO

LEO

GÉMINIS

SAGITARIO

NEPTUNO   ©

PISCIS

VIRGO

SAGITARIO

GÉMINIS

PLUTÓN      ª

ESCORPIO

TAURO

LEO

ACUARIO

QUIRÓN      ±

VIRGO

PISCIS

ESCORPIO

TAURO

 

Figura  3

 

 

 

            Para tratar de comprender estas relaciones vamos a identificar al planeta con alguna imagen arquetípica e intentar visualizar cómo se desenvolvería o expresaría en las diferentes energías de dignidad, exaltación o exilio y caída.  Vemos que:

 

            EL SOL, el padre protector, se expresa en dignidad en Leo, signo que rige, donde brilla e irradia naturalmente al ser el centro de todos los sucesos y dar generosamente a voluntad. 

            Está en detrimento en Acuario donde en virtud de las cualidades de desapego, diferencia y libertad se dificulta su función de irradiación.

            Se exalta en Aries, signo que simboliza toda la energía disponible, aquí el Sol refina su expresión al contar con una fuente inagotable y un magnetismo particular.

            Finalmente cae en Libra donde, en virtud de las cualidades a su disposición, está atento a la irradiación del otro, a mantener la armonía a cualquier precio, incluso el de su propia postergación.

            Su función es irradiar, representa la identidad, la personalidad, el padre amoroso y protector.

 

            LA LUNA, la madre nutridora y conservadora, se dignifica en Cáncer, símbolo de la matriz universal, del pasado origen y del instinto de conservación.

            Está en detrimento o en el exilio en Capricornio, que representa la frialdad, la dureza, el rigor, lo de afuera, la estructura.

            Se exalta en Tauro, la Luna no tiene luz propia y cuando mejor refleja la luz solar es ante la belleza, la armonía y la estabilidad que este signo simboliza.

            Por último, en el signo opuesto, Escorpio, cae irremediablemente.  La Luna se identifica con el lema “que lo vivo siga vivo”, “que las cosas continúen como eran antes, que nada cambie”,  en el signo de Escorpio se expresa todo lo contrario, la trasmutación y la transformación son pruebas inevitables.

            Su función es nutrir, cuidar, proteger, dar afecto.  Representa la función materna, qué aprendimos a hacer para que nos quieran, la necesidad primitiva.

 

            MERCURIO, el mensajero divino, está en dignidad en Géminis y en Virgo, la comunicación y el análisis representan su hogar.

            Aparece en el exilio en Sagitario y Piscis.  En Sagitario puede darse inmovilidad, incapacidad de reconocer la pregunta frente a todas las respuestas.  En Piscis la mente analítica al tratar de clasificar el todo, se dispersa.

            Mercurio se considera exaltado en Virgo, que representa el ámbito de la discriminación precisa y de la aplicación práctica de la palabra.

            En el signo opuesto, Piscis, este planeta simbólicamente está en caída,  en lugar de claridad crítica puede aparecer una especie de profunda confusión.

            Su función comunicar, interconectar, interrelacionar.  Representa la modalidad y tendencia del pensamiento y comunicación personal, la conexión social.

 

            VENUS, símbolo del amor y la receptividad, habita en dignidad o está en su propio domicilio, en Tauro y Libra, la belleza, la estabilidad y la armonía.

            Se encuentra en el exilio o en detrimento en Aries y Escorpio, símbolos conectados con la actividad y la transformación, que para la pasividad venusina pueden resultar hasta agresivas.

            Venus se exalta en Piscis, la fuente del amor universal y el símbolo de la unidad.

            Por último, la energía que representa este planeta está en caída en Virgo, energía demasiado fría y analítica como para dejar fluir el afecto. (*)

            Su función es sentir. Representa la receptividad.

 

            MARTE,  el guerrero heroico, se dignifica en Aries, su domicilio de Fuego, la energía en actividad por excelencia.

            Cae en el exilio en Libra, que simboliza la duda y genera el desconocimiento de hacia dónde dirigir la energía, la desconexión del deseo.

            Está exaltado en Capricornio, lo que significa que la energía se refina al combinarse con la planificación y la organización.

            Finalmente, Marte cae en Cáncer, algunos lo denominan “la espada de goma”, no puede defenderse.   Es difícil imaginar al arquetipo de la acción y la dirección moverse con destreza y crear en el ámbito que representa el pasado y los afectos de los que aspira huir o desapegarse para avanzar.

            Su función es actuar en el sentido de hacer.

 

            JÚPITER, el maestro generoso, dignidad en Sagitario, se aprende y se enseña integración en libertad, visión independiente.

            Exiliado en Géminis que representa mutabilidad, lapsos, interrupciones, inestabilidad, irritabilidad.

            Se exalta en Cáncer, el calor del afecto, la nutrición y la protección son un impulso para  integrar libremente.

            Cae en Capricornio, en el reino de Saturno, símbolo del límite, la carencia y la organización y la planificación, este arquetipo está como oprimido o “achicado” en sus amplias posibilidades de manifestación.

            Su función es integrar, re-unir.

 

            SATURNO, el constructor organizado, está en dignidad en Capricornio, es el rey de las estructuras y la realización a la perfección.

            Cae en el exilio en Cáncer, demasiada “agua”, afecto y emocionalidad, como para poder fundar una base sólida o un límite seguro.

            Se exalta en Libra, es decir se refina en contacto con el símbolo  de la justicia, la equidad y el equilibrio.

            Y, para terminar, está en caída en Aries, representante de la energía ilimitada, descontrolada, sin dirección planificada, a juzgar por este arquetipo, el desborde .

            Su función básica es realizar, planificar, organizar, limitar y delimitar.

 

            URANO, el innovador libre y rebelde, se dignifica en Acuario, lo grupal, lo nuevo, lo desapegado.

            Cae en detrimento en Leo, signo fijo de autocentramiento que representa todo aquello personal, el egoísmo.

            Se exalta en Géminis, siempre se lo ha considerado la octava superior (es decir expresión afinada) de Mercurio.  Urano en Géminis cuenta con los polos, apego y desapego, conexión y desconexión, actividad e inactividad.

            Está en caída en Sagitario, ya la mitología nos relata que Júpiter/Zeus (regente de Sagitario) destronó a su padre Urano, apoderándose de sus atributos.  El idealismo exacerbado, que puede simbolizar Sagitario, no es un elemento apropiado para el desenvolvimiento  de la unidad en la diversidad o del servicio desapegado que simboliza Urano.

            Su función es crear lo nuevo, liberar.

 

            NEPTUNO, el pescador de almas, rige y está por lo tanto en dignidad en Piscis, símbolo del océano universal, reino del espíritu y la infinitud.

            Cae en el exilio en Virgo, perdiendo la capacidad intuitiva ante tanto laberinto enigmático y mirada crítica.

            Se exalta en Sagitario, donde puede percibir los valores básicos de la espiritualidad

            Cae, finalmente, en Géminis, donde puede conectar una falsa unidad, cuando es necesario percibir una dualidad y explorar la polaridad.

            Su función principal es inspirar, amar, disolver las barreras, enamorar.

 

            PLUTÓN, rey de las profundidades, en dignidad en Escorpio, averno profundo interior, desde donde gobernar y trasmutar.

            En el exilio en Tauro símbolo de aquello que conserva y no acepta transformar.

            Se exalta en Leo, signo fijo de poder, firmeza y generosidad. Centro de manifestación del yo.

            Cae en Acuario, la permanente inestabilidad empuja a esta energía a controlar en lugar de transformar o cambiar.

            Su función es transformar, trasmutar, destruir, regenerar, asumir el poder.

 

Sol Radiante y Eclipse

 

            El empleo, en los capítulos siguientes, de los términos “sol radiante” y “eclipse”  es totalmente metafórico y no guarda ninguna relación con las posiciones del Sol o de la Luna en la Carta Natal.          Al mencionar “sol radiante” estamos indicando una expresión óptima de la energía, la manifestación de las cualidades más destacadas y constructoras.

 

            Al mencionar “eclipse” la idea es indicar la expresión menos satisfactoria del símbolo, las características destructoras o desvitalizadoras que pueden aparecer ante determinadas circunstancias de la vida y que en la Carta Natal se relacionan con los diferentes aspectos (relaciones entre los planetas) y los tránsitos (contactos entre los planetas ubicados en la Carta Natal y la posición de los planetas en el cielo un día cualquiera.

 

            Un Sol Radiante en Acuario simboliza toda la potencialidad de Acuario expresada por el Sol.  Un Eclipse de Acuario representa la necesidad y la posibilidad de mejorar la expresión de las energías acuarianas.

 

            La principal motivación para emplear estos términos es superar las concepciones relacionadas con bueno-malo, positivo-negativo o benéfico-maléfico.

 

            En los capítulos siguientes, específicamente capítulos 2, 3 y 4, vamos a dedicarnos al Sol en los diferentes signos.  Es muy difícil abordar este tópico sin caer en expresiones como: “los taurinos son...”, o los piscianos tienen...” o “los cancerianos hacen...”.   Por ello volvemos a resaltar, antes de entrar más profundamente en el tema, ciertas premisas que ya adelantáramos:

 

-           tratar de leer con cierto desapego, desidentificándose,

-           aceptar las sugerencias como hipótesis a investigar,

-           intentar no rechazar aquello que no nos gusta, más bien analizar el por qué o la razón del rechazo.

-           integrar toda la información.  Se trata de un ciclo de 12 fases, todos participamos, en cierta medida, de cada una de las energías.                     


CAPITULO II            -           SOL EN SIGNOS CARDINALES

                                               ARIES - CÁNCER - LIBRA - CAPRICORNIO

Introducción

 

            En este capítulo vamos a analizar las diferentes expresiones solares a través de la Cruz Cardinal que básicamente podemos definir como energía en actividad, la expresión de la voluntad o poder cuando se manifiesta por medio del gran proceso creador.  Por esta razón los planetas en signos cardinales o casas angulares tienen mucho peso al analizar una Carta Natal.

 

            Aries representa la voluntad de ser y hacer, el poder de manifestar, la capacidad de luchar por el ideal y la unidad por medio del esfuerzo. El ciclo ariano puede sintetizarse como:  Creación - Ser - Actividad - Lucha - Síntesis.  Con Aries se pone en movimiento la voluntad en pos de la conquista.

 

            Cáncer está íntimamente vinculado al mundo de las causas, representa la conciencia de la masa.  Su palabra clave es autoconservación, que produce el impulso de encarnar y sostener la vida.   Dentro de la cruz cardinal es el signo del elemento agua, lo que se traduce como la emoción en acción, la sensibilidad activa, la manifestación del afecto.   Cáncer pone en movimiento la voluntad y protege y sustenta.

 

            Libra es el signo de lo que protege y sustenta, de la cuidadosa apreciación de los valores y de la obtención del correcto equilibrio entre los pares de opuestos.  Simboliza el estrecho sendero del filo de la navaja entre la voluntad propia y la ajena.  Por eso se  identifica a este signo como el “promotor de la ley”, entendida como instrumento de la justicia. Libra moviliza su Sol y armoniza.

 

            Capricornio es el signo de la cabra, que busca el sustento en los lugares más rocosos y áridos.  Capricornio pone la voluntad en función del triunfo.  Con ello inaugura un nuevo ciclo de esfuerzo.  Este signo se identifica con la voluntad similar a una roca que permanece a través de los siglos soportando las inclemencias del tiempo, el frío y el calor, las lluvias y los más temerarios vientos.

 

            El Sol en signo cardinal brilla en la actividad y la manifestación.

 

ARIES

 

Nacidos entre el                     21 de marzo y el 20 de abril inclusive.

 

Regente:                                 Marte/Ares.  Marte, el representante del guerrero sanguinario de los romanos.   Ares, el personaje tonto o un poco loco de los griegos.

 

Elemento:                               Fuego Cardinal (el incendio que se propaga). 

Energía y acción en su etapa de origen e inicio de la expansión.

 

Metal:                                      Hierro, metal con el que se fabrican las armas, máquinas, rieles, con múltiples aplicaciones en la industria.  Reemplazó a la piedra en la construcción de edificios.  De color gris azulado.  Dúctil, maleable y al mismo tiempo muy resistente.  Con el agregado del carbono se obtiene el acero.

 

Símbolo:                                 El carnero, animal tozudo y seguro de sí mismo,  que embiste sin mirar, ciegamente.  Representa el nacimiento de un ser que luchará por su individualidad con toda su joven y arrolladora energía.

 

Palabra clave:                        Acción.

 

Parte del cuerpo:                    Rige la cabeza y en especial los dientes. También se relaciona con la sangre, la circulación sanguínea y la presión arterial.

 

Energía:                                  Básicamente es una energía de actividad, dinámica. Expresión positiva y masculina.

 

Arquetipos:                             Guerrero, conquistador, pionero, jefe, líder, emprendedor, empresario, intelectual enérgico. Hombres de acción, competitivos y militares.

 

            En Aries, signo de la actividad, el Sol se exalta irradiando plenamente, con toda su intensidad.  Venus, la receptividad y la pasividad, obviamente cae en el exilio. Marte, el pionero dinámico, es el rey encontrándose en dignidad en este signo.  Y está en caída Saturno ante la posible dificultad para organizar y contener el caudal energético a disposición.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Acción

Hiperactividad

Conquista

Combate

Energía

Agresión

Voluntad

Intolerancia

Creación

Destrucción

Inicio

Soledad

Dirección

Alergia (*)

Idealismo

Ceguera

 

 

Imágenes

 

-         El Quijote de la Mancha luchando contra los molinos de viento.

-         El Correcaminos.

-         La Liebre de Marzo de “Alicia en el País de las Maravillas”.

-         El Caballero Rojo.

-         Automóvil a 220 kilómetros por hora.

-         Un lanza llamas.

-         El salvador de gaviotas.  Juan Salvador Gaviota.

-         El príncipe azul.

-         El Llanero Solitario.

 

Sol Radiante en Aries

 

            El Sol está exaltado en Aries, expresa toda su potencialidad ávido de dar y recibir energía, es una fuente inagotable.

 

            El Ariano conecta con el milagro de la germinación, permanentemente da a luz nuevas ideas, proyectos, planes.  Es un campo fértil, sembrado y productivo.  Ante la proximidad de un sol radiante en Aries recibimos energía, porque la trasmite espontáneamente, a veces sin siquiera proponérselo.  Quiere distribuir su poder, fecundar campos vírgenes.

 

            El individuo con Sol en Aries, en la búsqueda permanente de su propia identidad, de definir su personalidad puede volverse impaciente y apasionado.  Siente que debe descubrir quién es y dejar su impronta en el mundo. 

 

            Tiene necesidad de amor porque se siente solo, es el precio por definir y expresar su voluntad sin obstáculos.  Sin embargo, oculta su lado sentimental, teme recibir afecto y genera entonces una máscara de autosuficiencia: “no necesito a nadie”, “puedo solo”.  Teme quedar atrapado o ser confundido con otros.   Esta situación es en parte consecuencia de su necesidad de espacio y libertad para crear.  Aún así, se distinguen por ser muy protectores en la relación con los demás.

 

            Todo Ariano es un pionero que actúa en línea recta, siguiendo los dictados de la razón y la lógica.  Experimenta las ideas, no las piensa, convirtiéndose en un héroe idealista, un Quijote de los tiempos modernos.  Es rápido para pensar, la reflexión no es precisamente su punto fuerte, pensamiento y acción van juntos.  Es más bien instintivo, hasta podríamos decir que en algunos aspectos su comportamiento es algo primitivo.

 

            Tratándose de un Sol en Aries veremos que le espanta la rutina, todo aquello que se transforma en costumbre es como una carga que lo lentifica.  Por ello, sacrifica el pasado hundiéndolo en el olvido, dando la impresión de haber nacido hoy.  Vive el ahora y está atento a todos los sucesos recientes, difícilmente se le escape algún acontecimiento.

 

            Es un creador, genera y se autogenera permanentemente, nunca será un producto acabado.  Le atraen los opuestos, en especial todo lo que sea difícil de alcanzar.  La palabra “imposible” es un estímulo, el desafío de lo utópico lo moviliza irresistiblemente.

 

            En algún ámbito de su ser anida un perpetuo adolescente.  Curioso, torpe, confuso e inestable emocionalmente, ignorante de sus propios miedos o temores, lo cual lo hace también sumamente osado y arriesgado.  En realidad ama el riesgo, saltar el límite es para él como la sal de la vida.

 

            El deseo es un rasgo básicamente de Aries (Libra su polo opuesto, tiene serias dificultades para conectar su propio deseo) por eso es de suma importancia para lograr una realización elevada, el análisis de la motivación que lo motoriza.

 

            Siente el latido de la vida y siguiendo ese ritmo intentará abarcarlo todo, lo que puede manifestarse algunas veces como nerviosismo o inquietud y hasta cierta irritabilidad por conseguir lo que desea.

 

            Tienen un gran sentido de la justicia al que apelan continuamente para equilibrarse.  Ante situaciones de injusticia o maltrato, e incluso frente a determinados obstáculos puede llegar al enojo, pero se distinguen por no ser rencorosos, rápidamente todo pertenece al pasado y es olvidado.

 

            El Sol radiante en Aries es franco, individualista, perspicaz.  Reúne las condiciones para ser líder, rechaza toda posición que secunde porque es muy competitivo, en lo suyo tiene que ser el primero, el mejor, el único.  Por todo esto suelen ser jefes o trabajar en forma independiente.  Esta energía busca resultados inmediatos y exige además objetivos claros.

 

Eclipse ariano

 

            En ciertos casos, ante la impaciencia por afirmarse, la energía ariana del Sol puede no lograr manifestarse libremente y entonces aparecen alguna o varias de las siguientes condiciones indeseables:

 

            Agresividad inconsciente, agreden sin proponérselo en defensa de su posición o para obtener mayor independencia.

 

            Impaciencia, lo quieren ¡Todo, Ya!  El verbo “esperar” no figura en su diccionario personal.

 

            Tozudez, se empecinan con algo y no pueden reflexionar.  Su sentido de la justicia y de la urgencia les indica que debe ser de determinada forma y no pueden entrar en razones.

 

            Intolerancia, no aceptan realidades diferentes, suelen creerse dueños de la “única verdad”.  No soportan el parecer de los demás.

 

            Arrogancia, se creen el mejor, desvalorizan lo que hacen los demás, nadie es como ellos, ni nadie lo hace ni lo hará mejor que ellos.

 

            Egoísmo, autocentramiento exacerbado, incapacidad para ver las necesidades del otro, puede aparecer una especie de “ceguera fanática”.

 

CÁNCER

 

Nacidos entre el                     21 de junio y el 22 de julio inclusive.

 

Regente del Sol:                     La Luna,  señora de la noche que brilla recibiendo la luz solar.  En la antigüedad era idolatrada y a veces temida por vinculársela con comportamientos “extraños” (vampirismo, posesión).

 

Elemento:                               Agua Cardinal (río que fluye, maremoto).  La generación al servicio de la emoción, la actividad emocional.

 

Metal:                                      La Plata, “cuasi” precioso.   De color blanco brillante, metal muy dúctil e inalterable.  Rara vez se encuentra en estado nativo, está casi siempre combinada con azufre o antimonio.

 

Símbolo:                                 El cangrejo, duro por fuera, blando por dentro, suele caminar hacia atrás o de costado.  Ataca hacia adelante y cuando atrapa una presa difícilmente la suelte.  Muy prolífico, su fecundación y ciclo vital dependen estrechamente de los ciclos lunares.

 

Palabra clave:                        Sentir.

 

Parte del cuerpo:                    Rige el aparato digestivo, especialmente el estómago (nutrición), los senos y el útero.

 

Energía:                                  Es  energía receptiva, introspectiva, inestable, sensible, pasiva.  Expresión femenina.

 

Arquetipos:                             El arquetipo Cáncer por excelencia es la madre, encontramos también sus derivaciones, hijos apegados al hogar infantil, esposos-hijos, esposas-madres, etc.  También son arquetipos el cocinero, la maestra jardinera o de primer grado, el romántico, la mucama.

 

            En Cáncer la Luna reina, protectora habitante de lo interior.  Está en el exilio Saturno el guardián de lo externo.  Se exalta Júpiter, el gran integrador que se realimenta en el reino de los afectos y del cuidado y cae estrepitosamente Marte viéndose limitada su capacidad de actuar para no afectar al principio materno primordial dado que otra de sus funciones es ser el escudero lunar o guardián del deseo.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Protección

Dependencia

Nutrición

Amenaza de abandono

Cuidado

Angustia

Interior

Aislamiento

Conservación

Aburrimiento

Pasado

Irrealidad

Afecto

Emocionalidad

Calidez

Desprecio

Gratitud

Envidia y rencor

Imágenes

 

-           La gallina con sus pollitos.

-           Los Campanelli, “No hay nada más lindo que la familia unida...”

-           Madre amamantando su bebé.

-           El Conventillo, que alberga a más de tres generaciones consecutivas.

-           El Tango, “Que me hiciste mal y sin embargo te quiero...”

-           La solterona que permanece al cuidado de sus padres.

-           La boda.

-           El ama de casa.

-           La cocina.

-                      La mesa está servida.   

-                      La costurerita que dio el mal paso.

-                      Directora de una residencia estudiantil.

-                      Jardín de infantes.

 

 

 

Sol Radiante en Cáncer

 

            El Sol en el signo de Cáncer irradia en la esfera de los sentimientos, ama, goza y sufre entregándose a tareas domésticas o para beneficio de la familia, anhela la felicidad mientras renuncia al yo en pos del hogar.

 

            Puede ser el más indefenso o el más determinado de los seres, es una manifestación de agua, lo cual hace cierto que sea pura emoción, pero es agua cardinal, es decir, en actividad, capaz incluso de realizar una acción heroica para salvar o defender al “clan” o al objeto amado.  Para los cancerianos sentir es reaccionar como un todo orgánico, son impulsados a la actividad por lo que sienten.

 

            Son personas tenaces e introspectivas.  Como el cangrejo se aferran a su presa, o a sus afectos y tienen una caparazón dura porque son demasiado sensibles y receptivos y aprendieron a protegerse, lo cual los hace difíciles de penetrar sino impenetrables.

 

            Por lo general aplican su iniciativa a círculos limitados por lo cual dan la impresión de ser poco emprendedores, se sacrifican para lograr objetivos familiares.  Son muy protectores y fieles con sus raíces, con un fuerte sentimiento de pertenencia, aman su familia, su barrio, su club.  Necesitan seguridad, que les manifiesten cariño, que les demuestren el afecto. 

 

            Son muy cariñosos y es precisamente en el hogar, en su espacio íntimo, donde se sienten cómodos y donde manifiestan su interioridad.  Son sociables, pero requieren soledad porque se sienten muy vulnerables, y, en cierta forma, el calor hogareño los hace sentirse invulnerables.  Muchos trabajan en empresas familiares y más aún viven con la familia siendo ya adultos.

 

            Son personas que a diferencia de los arianos aman el pasado, de alguna forma están como atadas al ayer.  Necesitan que lo vivo siga vivo y reviven sus raíces, tienen recuerdo cargados de emocionalidad.  Están muy condicionadas por el hogar de la primera infancia.

 

            Se sienten bien protegiendo y los hijos son muy importantes.  Sienten que su realización está junto a ellos en el hogar.  Pertenecer es la clave. Permanentemente  están determinando qué partes son propias y cuáles no.  Qué elementos integran el sistema y qué elementos quedan fuera.  Quién está dentro del clan y en qué condiciones, y quién es expulsado.  Dentro de la familia hay una importante jerarquización según las virtudes, los defectos, los derechos y las obligaciones, siempre de acuerdo a su criterio personal.

 

            Básicamente contienen y sostienen, al igual que la vida, la madre, el alimento y el hogar.  Cáncer es una energía que se manifiesta a través de cierto temor, necesita aprender a confiar y a gozar, genera barreras porque al ser agua no hay defensas duras.

 

            Su principal cualidad es la ternura y el afecto, ante la agresión se retrae y retrocede, vuelve “al mar”, al útero, al hogar.  Es una energía hiperfemenina.  El hombre construye una caparazón, muestra el lado frío,  se esconde, o puede también ser sentimentaloide.  La mujer se encierra en sí misma y pone límites.

 

            Los cancerianos viven una realidad de vivencias y fantasías.  Lo que sienten y lo que imaginan determina su principio de realidad.  No son personas básicamente mentales, su mundo es el de las relaciones y el de las sensaciones. Se caracterizan por su instinto y perciben límites emocionales.

 

            El Sol radiante en Cáncer se conecta con crecer, tiende a expandirse maternalmente, permitiendo que los otros realicen lo que son, protegiendo  a de los demás hasta su plena manifestación, construyendo un hogar iluminado para sí mismos y para el crecimiento de su progenie.  Conservan la vida generando las condiciones para su desarrollo.

 

Eclipse Canceriano

 

            Llevada a extremos de emocionalidad la energía canceriana puede expresarse a través del Sol como:

 

            Celos, de cualquiera que se acerque o se vincule con los integrantes del clan.  Las parejas de los hijos deben ser “aceptadas” como miembros de la familia o serán fuertemente rechazados.

 

            Fuerte apego al pasado que les impide realizar una vida normal en al aquí y ahora.  Control de los movimientos de sus seres queridos, desatendiendo su propia vida y no permitiendo la realización de los demás tampoco.

 

            Posesividad, llevada al extremo de querer impedir o manejar los destinos de sus allegados.  Manipulación a través de premios y castigos para lograr que se cumpla su voluntad. Sentimentalismo exagerado que les impide ver con objetividad los hechos.

 

            Miedo y angustia paralizantes, incluso depresión, por lo que les pueda suceder en el futuro a los seres que quiere.  Vivir el lema “todo era mucho mejor antes...”.

           

LIBRA

 

Nacidos entre el                     23 de septiembre y el 22 de octubre inclusive.

 

Regente del Sol:                     Venus/Afrodita, Venus la más bella y sensible expresión femenina de los romanos.  Afrodita su antecesora griega, amante, esposa y madre, la maga y hechicera de las pasiones, arquetipo del amor sensual.  Madre de Eros/Cupido, Dios del Amor erótico.

 

Elemento:                               Aire Cardinal (pensamiento dinámico, ventarrón). La mente y las ideas en su inicio activo.  Actividad mental.

 

Metal:                                      Cobre (sumamente maleable).  De color rojo cuando está puro.  El primer metal descubierto por el hombre. Existe en estado nativo, metal blando, dúctil que mezclado con estaño (Sagitario) constituye el bronce y con el cinc, el latón.  Excelente conductor de la electricidad, inalterable al agua.  Bajo la acción del aire húmedo con ácido carbónico se cubre de una capa llamada cardenillo,  muy venenoso.

 

Símbolo:                                 La balanza, representación de su aspiración de justicia y equilibrio.

 

Palabra clave:                        Armonía.

 

Parte del cuerpo:                    Los riñones, especie de filtros depuradores de venenos, discriminan lo bueno de lo que no lo es.

 

Energía:                                  Es  energía receptiva, sociable, sensible.  Expresión femenina.

 

Arquetipos:                             Juez, abogado, asistente social, decoradora, diplomático, mediador, paisajista, justiciero, casamentera, esposa, pareja, estilista, costurera, maestro de ceremonial, mediador.

 

            En Libra Venus rige por encontrarse en el reino del otro y ser la fuente de receptividad.  Marte está en el exilio por su tendencia al autocentramiento ignorando los deseos de los demás.  Saturno se exalta, dando proyección y  dirigiendo la fluidez energética, en el reino de la justicia Saturno es la Ley y cae el Sol encontrando dificultades para irradiar centralmente ante tanta energía focalizada en los demás, suele asumir más responsabilidades de las que puede sostener materialmente.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Relación

Apego

Equilibrio

Indecisión

Armonía

Crítica

Justicia

Enjuiciamiento

Belleza

Hedonismo

Receptividad

Inacción

Sensibilidad

Irritación

Adaptabilidad

Inconstancia

 

 

Imágenes

 

-           La Bella Durmiente

-                      La novia en el altar.

-                      Vestido de novia.

-                      Promesa.

-                      Pareja tomada de la mano.

-                      Los tortolitos.

-           Armonizador grupal

-           El abogado del diablo.

-           El pacificador.

-           La princesa.

-           Momento de indecisión.

-           Ramo de flores.

-           Matrimonio feliz.

 

Sol Radiante en Libra

 

            El Sol radiante en Libra transmite una fuerte tendencia de adaptación al miedo ambiente, exagerando la importancia de los valores sociales porque depende mucho de ellos, quiere ser social e impersonal.  El propósito es “vivir juntos” y en pos de este objetivo hace todo lo que puede para ajustarse al grupo o a la colectividad.  Puede darse tanto a los demás que pierde de vista su propio deseo personal.   Se dirige hacia el camino de servicio al grupo.

 

            El Libriano vive en equilibrio inestable, con tendencia al movimiento (cardinal).  Es un excelente director de actividades grupales, sociales, un armonizador y gran integrador.  Los conflictos lo desequilibran, permanentemente los disuelve o los rechaza.  No toleran discutir, tienen un gran espíritu conciliador, quieren paz y armonía.

 

            En los nativos de Libra predomina la evaluación, la balanza es para pesar y luego comparar, evalúa pero muchas veces se siente inseguro de emitir un juicio.  Gozan de una mirada estética, artística, refinada.  Son amables, simpáticos, muy agradables y comunicativos.  A diferencia de su opuesto, Aries, que anhela avanzar solo, pasar al frente, Libra no puede vivir ni estar solo, su autoestima depende de la estima de los demás.  Necesita estar acompañado.

 

            El Sol radiante en Libra al brillar se caracteriza por la coalisión, actúa pero depende del consenso de los otros, de la opinión de los demás.  Es sumamente influenciable adaptándose a las circunstancias porque siempre puede ver claro ambos lados de cualquier situación.  Lo entiende todo.  Negocia y es buen mediador porque ve que todo es posible, amorsa y armoniosamente.

 

            Expresar el Sol en Libra es una de las experiencias más difíciles y desafiantes, aprender a manifestar un yo personal mientras nuestra mirada está atenta solamente al otro y sus necesidades; lograr realizar la individualidad alcanzando la equidad, la armonía, la paz y la felicidad de todos. Actuar “con” otros y no “por” otros es una clave fundamental.

 

Eclipse Libriano

 

            Cuando el Sol en Libra no logra identificar su propio espacio de irradiación, su propio deseo, pueden aparecer una o varias de las siguientes características:

 

            Dependencia total del medio ambiente, no alcanzando a definir sus propios gustos y disgustos.  Constante indecisión, que puede llevarlo a la parálisis o a la inacción.

 

            Irresponsabilidad e inconstancia, variación de proyecto como de socio, no pudiendo concretar nada.  Crítica y enjuiciamiento, su mirada se vuelve incisiva, su palabra mordaz, en lugar de hacer lo propio, evalúa el accionar de los demás, generando parálisis social.

 

            Un eclipse libriano hace que el individuo viva en la irrealidad, ante la dificultad de superar el dolor que le generan los conflictos construye un mundo de fantasía y habita en él.

 

CAPRICORNIO

 

Nacidos entre el                      22 de diciembre y el 20 de enero inclusive.

 

Regente del Sol:                     Saturno/Cronos, Saturno fue el Dios de las fiestas Saturnales (orgías) de los Romanos y en la mitología griega fue Cronos, “el tiempo” que devora a todos sus hijos, simbolizando que todos, tarde o temprano, somos devorados por él (simbólicamente significa que incorporamos sus cualidades).

 

Elemento:                               Tierra Cardinal (materia en movimiento, la pared, el límite).          Inicio de la acción hacia la estructuración material.

 

Metal:                                      El plomo.  Metal muy pesado de color gris azulado. Se oxida rápidamente al aire.  Suele encontrarse en la naturaleza unido a la plata (Cáncer).  Se utiliza para cubrir tejados y goteras en las casas, con el estaño sirve para hacer vajilla.

 

Símbolo:                                 La cabra, busca el alimento en las zonas áridas y elevadas, sus objetivos son arriesgados, así aprendió a sobrevivir.

 

Palabra clave:                        Ambición.

 

Parte del cuerpo:                    El esqueleto (la estructura), en especial las rodillas (nos mantenemos erguidos o nos inclinamos y arrodillamos); la piel (el límite corporal).  El cabello, las uñas y junto con Aries-Marte simboliza situaciones conflictivas a través de la dentadura.

 

Energía:                                  Es  activa, lenta, pesada, organizada, masculina. Momento de retracción de la energía, de inhibición y frustración.  Expresión masculina.

 

Arquetipos:                             Político, ingeniero, empresario, autoridad, arquitecto, proyectista, constructor, organizador, deprimido, hombre serio, viejo, curador del museo, historiador, oficial de justicia, celador, guardia de prisión, inspector.

 

            En Capricornio rige Saturno, el gran arquitecto edifica.  La Luna cae en el exilio, un ámbito demasiado frío para su exacerbada sensibilidad.  Marte se exalta contando con la planificación y la organización necesarias que lo complementan y Júpiter cae, agota sus fuerzas en el intento de integrar  eliminando los límites u obstáculos.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Firmeza

Rigidez

Autoridad

Autoritarismo

Seriedad

Amargura

Responsabilidad

Carga

Esfuerzo

Agotamiento

Perfección

Frustración

Éxito

Fracaso

Ambición

Depresión

Logro

Soledad

Ascensión

Cristalización

Organización

Obligación

 

 

 

Imágenes

 

-           La roca.

-           El escalador.

-           Un edificio deshabitado.

-           El Ermitaño (Arcano del Tarot).

-           La lápida.

-           Cristo.

-           Julio Cesar.

-           Hittler.

-           Reloj de arena.

-           Agenda.

-           El Estado eficiente.

-           Las instituciones.

-           Atlas sosteniendo el mundo sobre sus espaldas.

-           Tutor.

 

Sol Radiante en Capricornio

 

            El Sol radiante en Capricornio se expresa a través de un gran sentido práctico.  Es responsable, paciente, individualista.   Entre los Capricornianos encontramos a los hombres de estado, magistrados y políticos más destacados, porque es el signo del poder y cuentan con la ambición necesaria para acceder a él.

 

            El Capricorniano es reservado, solitario, meditabundo.  Goza de gran persistencia para alcanzar sus objetivos, soporta los obstáculos estoicamente, es perseverante hasta obtener el reconocimiento que anhela.  Adopta una actitud seria frente a la vida.  Se mueve con aplomo y prudencia, da pasos lentos pero seguros para lograr lo que ambiciona.

 

            Su mirada es concreta, realista, gana pero con trabajo y esfuerzo, sabe que no puede contar con la suerte.  Es mental, reflexivo, nada soñador.  Estructurado, poco creativo, por lo que puede dar el perfil de n ser rutinario.  Sin embargo, lo que sucede es que se mueve por el sentido común, con seriedad y conservadoramente.

 

            La ambición lo lleva a ascender, sabe arrodillarse cuando es conveniente, sólo lo hace cuando siente un profundo respeto por el otro.  Pero en el fondo necesita ser libre, independiente, por eso aspira a ser jefe o nada, pero a diferencia de Aries que es el líder democrático por naturaleza, Capricornio ambiciona ser líder para implantar su autoridad.

 

            Respecto a los sentimientos, reprime las emociones, no es demostrativo de los afectos, manifiesta cierta frialdad.  Sin embargo, suele demandar crónicamente el cariño y es que en verdad lo necesita para complementarse. Capricornio simboliza lo externo, le hace falta lo de adentro.  A pesar de ello finalmente tienden a prescindir del afecto y se sienten profundamente solos.

 

            Son excelentes organizadores, asumen la tarea con determinación y compromiso y no cejan hasta cumplir su objetivo apelando a su sentido práctico y a la responsabilidad propias de este signo.

 

            Capricornio fue sintetizado por el pensamiento positivista Comtiano, la sociedad que evoluciona por etapas y llega a su fin. Comte planteaba que la primera etapa fue el feudalismo eclesiástico tradicional, la segunda las distintas revoluciones (Independencia Americana, Revolución Francesa, Revolución Rusa, etc.) que llevaron a  las diferentes sociedades nacionales.  Finalmente la sociedad industrial. ORDEN y PROGRESO, son los aspectos estático y dinámico, de la sociedad.  Hay un orden que es sinónimo de armonía y luego el progreso que es el desarrollo inevitable, el cual, por último, el hombre no decide ni modifica, sino que simplemente acompaña.    

 

Esto es lo que vive la energía capricorniana.  En cierta forma se sienten agobiados por el peso del mundo.  Tienen la sensación de saber de antemano, por eso se sienten un poco solos, desalentados e intentan olvidar entregándose a actividades sociales.

 

            “Saben” que todo termina, toda forma se cristaliza y muere, sin embargo, el Sol radiante asciende de todas maneras, igualmente carga su parte por su gran sentido de lo social, llegan a la cima y visualizan la siguiente meta.

 

Eclipse Capricorniano

 

            En aquellos casos que el Sol en Capricornio no logra la expresión radiante, es decir,  la conexión con la meta, la ambición para alcanzar alguna cima anhelada, la misma fuerza de la energía Capricorniana se vuelve en dirección contraria manifestándose como una “montaña” pero de problemas.

 

            La persona se vuelve taciturna, seria o triste.  Expresa cierta amargura, como si nada de lo que hiciera o recibiera en la vida la conectara con el placer o la alegría.

 

            En algunos casos el eclipse capricorniano lo va llevando a experiencias de frustración (sabe lo que quiere, pero no se anima, todos son límites, obstáculos), o de total fracaso, arriesga conociendo de antemano que va a salir mal y como una profecía autocumplida no logra su propósito.

 

            Esta situación va haciendo que pierda flexibilidad, la  que se manifiesta finalmente como rigidez frente a las diversas situaciones que se le presentan, todo cambio se torna peligroso.

 

            En el peor de los casos aparece la depresión que es una apatía y desinterés total, resultado de su total desconexión de su fuente original de poder.

 

            Otra manifestación posible del eclipse capricorniano puede ser el enquistamiento en la queja crónica.  Se quejan pero no hacen nada para mejorar su suerte, algo muy en contra de una energía cardinal, que naturalmente tiende a la acción.

 

            También podemos observar que en algunas oportunidades, aunque alcance el éxito o alguna meta, ante la sensación de vacuidad luego del logro, aparezca cierto autoritarismo, la tarea se vuelve controlar a los demás, en lugar de superar sus propios obstáculos, limita u obstaculiza el libre desempeño de los que lo rodean.

 

            El temor a envejecer puede manifestarse tanto como una vejez prematura (se sienten solos, feos y anticuados) o como infantilismo crónico (no pueden asumir las obligaciones de la vida con la responsabilidad esperable de su edad cronológica debido a su edad mental).

 


CAPITULO III           -           SOL EN SIGNOS FIJOS

                                               TAURO - LEO - ESCORPIO - ACUARIO

Introducción

 

La Cruz Fija ha sido definida como la que “concentra” el poder, antítesis de la Cruz Cardinal, luego del surgimiento de la fuerza en la Cruz Fija todo se detiene y se autoregenera.  En la Cruz Mutable aparecerá finalmente la síntesis de estos dos movimientos.     En la Cruz Fija el hombre debe probarse a sí mismo, ese es el gran desafío de los soles radiantes en estos signos.

 

            Tauro es el símbolo del deseo en todos sus aspectos, el deseo de lo material es finalmente  el embrión de la aspiración espiritual.  La satisfacción del deseo nos conduce a otro deseo, hasta que abandonamos el espejismo material y conectamos una renovada voluntad. El deseo transmutado en aspiración. Tauro rige el cuello y la glándula tiroides, esencialmente la región desde donde emana la actividad creadora del hombre.  El taurino tiene que probar su creatividad operando sobre la forma lo cual le lleva mucho tiempo.  Tauro observa pacientemente como el toro, contempla, porque su prueba es la del ojo de la visión, mirar hasta llegar a “ver” más allá de lo material.

 

            Leo   simboliza un hecho fundamental para la humanidad, la aparición de la autoconciencia que determina el inicio de un nuevo ciclo.  Es un signo de Fuego que tiene la cualidad de consumir y destruir para extirpar todo lo que impide la expresión esencialmente divina.  Es el signo donde la conciencia individual se desarrolla.  En su expresión más elevada el hombre autocentrado conecta la impersonalidad espiritual.

 

            Escorpio es el punto de cambio en la vida del ser humano, el hombre enfrenta el conflicto.  Escorpio implica entonces el proceso de reorientación, la prueba en el plano físico y se resuelve mediante la mente razonadora.  En Tauro la prueba es emocional y se resuelve mediante la intuición.  Estas pruebas hacen ascender la voluntad de la propia personalidad a la región de la voluntad superior. La persona, la máscara es puesta a prueba.  Escorpio es la experiencia y el desafío del sexo, del dinero, del temor y del odio, de la ambición, del orgullo y de la separatividad y la crueldad.

 

            Acuario,  representado por el portador de agua, signo de aire, omnipresente y omniabarcante.  La intensa autoconciencia de Leo se expande en la percepción grupal de Acuario. El Acuariano tiene por desafío la evolución, pone todo lo que tiene en su cántaro de agua y lo conserva allí para cuando lo demande el servicio y la necesidad, entonces lo brinda libremente.  Acuario constante movimiento y mutaciones periódicas, simboliza la materialización del futuro, la conciencia (Leo) de la visión (Tauro) confrontada en Escorpio se realizará en Acuario.

 

            El Sol en signo fijo brilla en la permanencia y la regeneración, autocentrado y libre.

 

 

TAURO

 

Nacidos entre el                     21 de abril y el 20 de mayo inclusive.

 

Regente:                                 Venus/Afrodita.  Venus es un arquetipo totalmente receptivo, Afrodita con una sensualidad que se exterioriza más activamente.

                                               Estas dos manifestaciones podrían asignarse a cada uno de los signos que rige.  En Libra Venus es receptiva a las necesidades de los demás.  En Tauro Afrodita está más atenta a su propia necesidad y comodidad.

 

Elemento:                               Tierra Estable.  Cerámica.  Fijeza completa.

                                               Estructuración y materialización en etapa de conservación.

 

Metal:                                      Cobre (maleable). De color rojo cuando está puro.  El primer metal descubierto por el hombre. Existe en estado nativo, metal blando, dúctil que mezclado con estaño (Sagitario) constituye el bronce y con el cinc, el latón.  Excelente conductor de electricidad, inalterable al agua.  Bajo la acción del aire húmedo con ácido carbónico se cubre de una capa llamada cardenillo,  muy venenoso..

 

Símbolo:                                 El toro, inamovible, depurando máxima energía hasta que se pone en marcha, entonces es imparable, indetenible.

 

Palabra clave:                        Posesión.

 

Parte del cuerpo:                    Rige el área de la garganta (creatividad y aceptación), el cuello y la voz como manifestación de receptividad o rechazo. Por oposición complementaria observamos involucrada esta energía cuando están afectados los órganos de la reproducción y el aparato excretor.

 

Energía:                                  Básicamente es una energía femenina, contiene y sostiene. Muestra resistencia, fuerza y tenacidad, y simultáneamente sensibilidad y sensualidad fecundas.

 

Arquetipos:                             Restaurador, colonizador, productor, degustador, catador, sibarita, contador, cajero, disfrutador, “latin lover”, “play boy”, terrateniente, vaquero, banquero, cantante de ópera, administrador de bienes.

 

 

            Tauro es el reino de Venus la amante paciente y sensible, la receptividad por antonomasia.  Allí se considera exiliado Plutón, el gran transformador tiene dificultad para superar la tendencia momificadora de esta energía tendiente a la conservación. La Luna se exalta, la gran madre refina su expresión al contar con la sensualidad, el placer y la estabilidad.  Ningún planeta está en caída o detrimento porque todos son aceptados de alguna manera y capitalizan la estabilidad proveniente de este signo.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Estabilidad

Momificación

Quietud

Inercia

Paz

Negación de la Realidad

Tradición

Antigüedad

Sostener

Posesividad

Constancia

Obstinación

Atesorar

Retener

Receptividad

Indiscriminación

 

Imágenes

 

-         La ballena (ser que volvió al mar, regresión de la energía).

-         La Venus de Milo (no tiene brazos).

-         Alcancía.

-         Vaca rumiando.

-         Mula empacada.

-         Pensador.

-         Paisaje natural atravesado por un río que corre pacíficamente.

-         Niño solitario, jugando en silencio.

-         Una buena mesa.

-         Fiesta del Día de la Tradición.

-         Banco después de las 16 horas.

 

Sol Radiante en Tauro

 

            Las personas con el Sol radiante en Tauro viven inmersas en la materialidad, sienten y respiran, más que ninguna otra, la realidad material.  Ellas mismas son un material resistente para trabajar.

 

            Tienen un fuerte sentimiento de posesión, deben poseer lo que necesitan, la palabra “alquiler” no es un término usual en su vocabulario personal.  Les interesa obtener cosas, bienes, acumulan incluso cosas inútiles, son muy conservadoras.  El placer es “ser dueño”.

 

            Tauro es una energía productiva, la determinación y la voluntad son fuertes y están al servicio de la producción.  Sexo es sinónimo de obtener algo o producirlo (un hijo por ejemplo).  Piensan en la utilidad de cualquier cosa, su frase típica “hoy fue un día productivo”.  Producen desde un edificio, a una comida o un escrito, pero hay producir.

 

            La energía (Tierra Fija) es lenta, fértil e industriosa, obra con cautela, busca lo seguro por ello se mueve reflexivamente, nada lo ejecuta por impulso.  Rumea en su mundo interno.  Pero por esta misma razón se destaca por su constancia y perseverancia.  Los soles radiantes en Tauro son pacientes y obran con sentido práctico y estético, muy atentos a lo bello, a lo artístico.  Muy afectos al confort y al bienestar.

 

            Les encanta disfrutar, estar cómodos, comer bien.  Gozan mucho de una buena mesa, son excelentes compañeros de cena.  Aunque son sociales suelen ser reservados.  Son pacíficos y sensuales.

 

            El pasado para Tauro es posibilidad, a diferencia de Aries que huye de él.  La energía taurina reconsidera algunos beneficios del pasado, la relación con la madre y el padre que prepararon las condiciones para que la vida fuera posible, los hermanos con los que compartió tanto buenos momentos, los amigos, la niñez y compañeros de fechorías.

 

            Son generosos para dar y compartir aquello que les da placer a sí mismos, pero por propia voluntad, no les agrada que les pidan o los presionen.  Tener que dar por obligación, bajo presión lo sienten como un abuso, un robo.  Pueden ser capaces de mentir para que no les pidan dinero o cosas.

 

            Se apegan a ciertos bienes más que si fueran personas, como si pudieran sostener romances con los bienes materiales.  Esta situación, así como todo lo relacionado con el dinero, tiene que ver con su principal trabajo y aprendizaje vinculado al espejismo de lo material y la propiedad.

 

Eclipse taurino

 

            Un ejemplo gráfico de la energía Tauro eclipsada es una momia.  La persona se “momifica”, se apega a lo que tiene, no puede soltarlo ni moverse por esa misma razón.  Como el ejemplo del mono que atrapa un puñado de maníes a través de una reja, luego con el puño cerrado, lleno de comida, no puede retirar la mano y queda atrapado por el propio deseo, no puede soltar lo que atrapó.

 

            Si la energía Tauro no se pone al servicio de alguna motivación más amplia que el beneficio propio (e incluso de los hijos que funcionan como pretexto o espejo de sí mismos) pueden aparecer situaciones de momificación o “prisión” por el apego.  Entonces la persona se vuelve materialista, posesiva y sumamente celosa de aquello que considera que le pertenece.

 

            En ocasiones la perseverancia y la constancia pueden volverse obstinación, llegando a padecer lo que podríamos denominar el “síndrome del toro enfurecido”, se enceguece y no es capaz de ver los hechos, pierde sus cualidades de practicidad, utilidad y productividad.

 

            Un sol en Tauro eclipsado puede llegar a temer al movimiento, ser aburrido y rutinario, hasta tener pánico al cambio. Puede llegar a actuar y realizar emprendimientos pero siempre repitiendo la misma conducta, incluso cuando sistemáticamente lo condujo al fracaso.

 

            Los taurinos pueden perdurar en estructuras de dependencia, es decir, a pesar de no evolucionar si se sienten cómodos, permanecen.  Esta es una situación regresiva porque en realidad la energía Tauro brilla en el sostén y el compromiso con los otros e involuciona al pretender ser sostenida o depender de los demás.

 

LEO

 

Nacidos entre el                     23 de julio y el 22 de agosto inclusive.

 

Regente del Sol:                     El Sol,  propósito, poder y voluntad.  Estrella y centro de nuestro sistema planetario.  Gira majestuosamente rodeado de su corte de planetas.  Aporta la vida, luz y calor al planeta Tierra.

 

Elemento:                               Fuego Fijo (el hogar a leña, hay que alimentarlo).

                                               Energía y acción en su etapa de estructuración y conservación.

 

Metal:                                      Oro, deseado por todos, los hombres han muerto y asesinado por obtenerlo.

                                               De color amarillo brillante, es el más maleable de todos los metales. Es buen conductor del calor y la electricidad e inatacable por el aire, el agua y los ácidos.  Se encuentra principalmente en estado nativo en el seno de la tierra.   Ciertos ríos arrastran entre sus arenas hojuelas de oro llamadas pepitas.

 

Símbolo:                                 El león, rey de la selva, padre protector y proveedor.

 

Palabra clave:                        Yo quiero.

 

Parte del cuerpo:                    Tauro implica al sistema circulatorio, al corazón y a la espalda.

 

Energía:                                  Es energía estable, irradiante centrífuga. Expresión positiva y masculina.

 

Arquetipos:                             Noble, aristócrata, gobernante, jefe de protocolo, actor, director de orquesta o de teatro, dictador, padre, guía, modelo, cantante, vocero, locutor, orador, hijo, personaje.

 

            En Leo, signo de irradiación por excelencia, el Sol está en dignidad, brilla con naturalidad, da luz y calor.  Urano, cae en detrimento o en el exilio hay resistencia a identificarse con una individualidad personal, rechazo del rótulo.  Plutón se exalta ante la posibilidad de desplegar la voluntad y el poder que le son propios.  Ningún planeta está en caída, Leo representa el anfitrión del Zodíaco, toda función planetaria es aceptada y aprovechada.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Autoconciencia

Autocentramiento

Protección

Control

Generosidad

Egoísmo

Exteriorización

Teatralización

Justicia

Autoritarismo

Nobleza

Orgullo

Romántico

Enamoradizo

Dignidad

Orgullo

Bondad

Arrogancia

 

Imágenes

 

-           Rey León.

-           Mussolini, Hittler, Franco.  Dictadores.

-           Narciso Bello.

-                      Cleopatra y Julio Cesar.

-                      Presidente por un día.

-                      Lorenzo el Magnífico.

-                      Rockefeller y Henry Ford.

-                      Jacques Lacán.

-                      Máscarás de carnaval.

-                      La imagen en el espejo.

-                      Retrato

 

 

 

 

 

Sol Radiante en Leo

 

Representa el pleno dominio del yo irradiando energía y vida hacia su entorno.  Hijo de la abundancia, enfrenta riesgos y responsabilidades sin dudar.  No sabe como cooperar de modo que opta por dirigir convirtiéndose en un gran conductor en cualquier empresa que inicia.

 

            El leonino se entrega a todo lo que hace con determinación y extrema sensibilidad.  Como el león del desierto, el ego se siente solo. Orgulloso, primero es él, sin embargo, depende de la fama y por ello de la aprobación de los demás para sentir que existe, que es.

 

            En los momentos de fracaso acepta todas las culpas, pronto olvidará y comenzará de nuevo, su energía es inagotable, algo característico del fuego.  Nació para ser rey y lo sabe.  Es enérgico, dominante, majestuoso.  Tiene el impulso de mostrarse, de mandar, de ser el centro de cualquier evento.

 

            Un sol radiante en Leo es noble de corazón, generoso, bondadoso, posee confianza en sí mismo y esto lo hace muy convincente.  Es creativo y tiene el sentido de la belleza, la verdad y la justicia.  La presencia de un leonino hace que nos sintamos protegidos y amados.  Es imposible ignorar su luz y su calor.  Su ingreso en una reunión es como la salida del sol, alegra todo a su alrededor.

 

            La esfera de las emociones es su campo de acción natural, las expresa tanto en su vida personal, familiar como en su trabajo y en la esfera profesional.  Padre ejemplar, cuida y defiende sus “cachorros” y sus creaciones con voluntad firme y determinación.

 

Eclipse Leonino

 

            Cuando la expresión de un Sol en Leo está eclipsada enfrentamos el orgullo centrado en el Yo Soy y en la personalidad.

 

            El sujeto no ve al otro, el otro sólo existe como su reflejo y el león eclipsado, presa de su narcisismo, se condena a sí mismo al ostracismo y a la soledad.

 

            Un eclipse leonino anula la conciencia social, genera un ego autocentrado y dominante cuya arrogancia sólo crea tempestades.  Ha perdido su don de mando y se ha convertido en un autoritario.

 

            Lucha y se vuelve prepotente buscando el reconocimiento.  Los hijos y las responsabilidades comienzan a pesar y todas las situaciones se exageran porque se quiere ser el punto central, todo se convierte en una exteriorización teatral.  La escena se transforma en drama y el actor en melodramático.

 

            La grandilocuencia opaca su sentido de la justicia y su nobleza.  En lugar de atraer magnéticamente, su presencia es sinónimo de rechazo e hipersensibilidad porque esta radicalmente autocentrado y es egoísta, no puede escuchar ni dejar espacio a otros.

 

ESCORPIO

 

Nacidos entre el                     23 de octubre y el 21 de noviembre inclusive.

 

Regente del Sol:                     Plutón/Hades,  Dios del averno, reino de los muertos, profundidades de la Tierra, lo oculto, lo secreto, lo temido.  Dios de los metales preciosos y las riquezas ocultas.

 

Elemento:                               Agua Fija (ríos subterráneos, estanque, pantanos). 

                                               Perdurabilidad y fijación de las emociones.

 

Metal:                                      Plutonio, peligroso y mortal.  Se obtiene del Uranio (Acuario) y se emplea en la fabricación de bombas atómicas y, a diferencia del Uranio, es sumamente radiactivo.

 

Símbolo:                                 Tiene cuatro representantes, según el grado de evolución.

                                               La víbora, reptil que se arrastra sobre la tierra.

                                               El escorpión, que mata y muere por  naturaleza.

                                               El águila, ave de rapiña reconocida por su mirada precisa.         

                                               El ave fénix que renace de las cenizas y simboliza la capacidad de recuperación aún en las más terribles crisis.

 

Palabra clave:                        Transmutación.

 

Parte del cuerpo:                    Órganos sexuales y aparato excretor.  Aparato urinario (regencia que comparte con Libra).

 

Energía:                                  Es  energía estable, negativa. Expresión masculina.

 

Arquetipos:                             Detective, ocultista, astrólogo, psicólogo, médico cirujano, sepulturero, médico forense, mafioso, traidor, vidente, adivino, profeta, curador, investigador.

 

            En Escorpio, el signo de la transformación, Plutón, su regente, está en dignidad, recicla y transmuta.  La Luna está en caída puesto que su lema es “que lo vivo siga vivo” no tiene cabida, Escorpio no “conserva” sino que elimina y regenera.  Venus está exiliado o en detrimento persigue la belleza y se enfrenta con las situaciones más horripilantes y terminales, persigue la receptividad y la pasividad y se ve expuesto al permanente cambio.  Quirón está exaltado en esta energía en la cual puede multiplicar ilimitadamente su capacidad curadora y mediadora.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Muerte y regeneración

Aniquilación

Deseo

Codicia, avidez

Reserva

Secreto

Unión-sexo

Posesión

Poder

Control

Magnetismo

Repulsión

Entrega

Desconfianza

Resistencia

Autodestrucción

Pasión

Ira, odio

 

Imágenes

 

-           El Ultimo Emperador.

-           Otelo.

-           “Terminator”.

-           El Silencio de los Inocentes.

-           La tumba.

-           Archivo confidencial.

-           Oscuridad.

-           Subsuelo.

-                      Inconciente personal.

-                      Inconciente colectivo.

-           De oruga a mariposa.

-                      De semilla a planta.

-                      Red de subterráneos.

-                      Cámara séptica.

 

Sol Radiante en Escorpio

 

            Ante cualquier crisis surge Escorpio, símbolo de la muerte y la resurrección.  Morir al peligro, renacer a la oportunidad.  En Escorpio se supera el deseo de ser un individuo separado y se reemplaza por el deseo de luir con los demás, éste es el aspecto trascendente y social del sexo, no procreador (Tauro) sino social y místico, deseo de olvido de sí mismo y de unión y fusión con el otro.  La entidad leonina muere en Escorpio, entrega su ser separado, pero antes lucha para no morir.  Sin embargo aprende que el que entrega recibe poder y el que lo retiene lo pierde.

 

            Como el ave fénix el escorpiano es un permanente renacer de las cenizas, radiante se eleva para poder nutrirse de lo elevado y descender luego para fecundar. Escorpio dota a la persona con una gran resistencia, el escorpión puede permanecer vivo un año sin comer ni beber.

 

            La persona busca ir a lo profundo, sin proponérselo intuye lo oculto.  Pregunta algo inocentemente y mete el dedo en la llaga.  Realista, sabe guardar secretos por su gran reserva y por ello mismo los descubre en otros sin siquiera proponérselo.

 

Mucha penetración, magnetismo y energía, gran poder de convicción, son sus cualidades destacables.  Pone pasión en lo que hace, se siente dueño de sí mismo y es poseedor de una inigualable fuerza de voluntad.

 

            Ámbito de las emociones, allí se mueven como pez en el agua.  Revolucionarios y de intensos deseos, se los suele identificar con el fervor místico, la pasión de los amantes y el coraje de los soldados y los héroes.  Así mismo son grandes curadores, poseedores de la precisión y el desapego del que son dueños los cirujanos.

 

            Perceptivos, analíticos e intuitivos los soles radiantes en Escorpio son grandes investigadores.  Su gran desafío es la purificación.

 

Eclipse Escorpiano

 

            La energía Escorpio mal canalizada o reprimida ya no es regeneración sino aniquilación y destrucción.

 

            La lucha del yo se vuelve descarnada, el ser se torna desconfiado, no acepta sugerencias ajenas, excluye la fantasía, la magia, la fusión y la elevación.  Entonces se oculta para sufrir y hacer sufrir, se vuelve sarcástico, crítico y combativo.

 

            El eclipse escorpiano es regresivo y emergen las peores pasiones desenfrenadas, la posesividad, los celos, el odio, la crueldad, la envidia, la agresividad criminal, la frialdad, la codicia y la avaricia entre otras.             La penetración se vuelve hiriente y hay cierto regodeo en el conflicto, el ataque, la discusión y la polémica.

 

            Su intuición y percepción de los demás es manipulada para trampear y agredir.  Desconfían y están a la defensiva, son capaces de autodestruirse antes de ceder, tal la fuerza regresiva de esta energía.

 

ACUARIO

 

Nacidos entre el                     21 de enero y el 19 de febrero inclusive.

 

Regente del Sol:                     Urano/Zeus,  para los Griegos la personificación del cielo, elemento masculino y fecundante de Gea la Tierra.

 

Elemento:                               Aire Fijo, ideas persistentes.  Mente e ideas en etapa de estructuración.

 

Metal:                                      Uranio.  El átomo del uranio, poco radiactivo, es fisible y este metal en su estado puro se emplea principalmente en la producción de energía atómica y como manantial de neutrones o partículas desprovistas de carga eléctrica.

 

Símbolo:                                 El Aguador. El servidor, portador del agua de la vida que satisface la sed de los hermanos. También representa el Angel, el más allá de la materia o de la tierra (Capricornio).

 

Palabra clave:                        Confraternalizar.

 

Parte del cuerpo:                    Las pantorrillas y los tobillos.     En compañía de Mercurio se ubica en el sistema nervioso representando el impulso eléctrico que lo recorre.

 

Energía:                                  Bipolar.  Conecta/Desconecta. Preferentemente expresión masculina.

 

Arquetipos:                             El rebelde, revolucionario, excéntrico. El genio o el loco.  Los astrólogos, profetas, futurólogo, astrónomos.  El ángel, andrógino, artista.  El aviador, el aladeltista. Un innovador o inventor.  Homosexual o travesti.

 

            Acuario es el signo en que el Sol es considerado en detrimento o en el exilio, debe ceder sus ansias de lucimiento personal ante las exigencias de lo grupal, enfrenta una difícil lucha interior.   Urano rige, expresa toda la gama de formas posibles del universo y reina sin reinar, en libertad.  Plutón exaltado en Leo está probablemente en caída en Acuario frente a la constante reforma y la inestabilidad, no detecta sistemas a transformar.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Desapego

Frialdad

Igualdad

Falta de individualidad

Independencia

Falta de compromiso

Idealismo

Idea fija, Obsesión

Libertad

Rebeldía

Genialidad

Excentricidad

Originalidad

Diferencia

Social

Solitario

 

Imágenes

 

-           Transvestito

-           Arcángeles.

-           Extranjero.

-           Enano.

-                      Niño extraordinario.

-                      Prodigio.

-                      Viaje interplanetario.

-                      Extraterretre.

-                      Revolución Francesa.

-                      Holocausto (intento de eliminación de lo diferente).

-                      General José de San Martín (el Libertador).

-                      Rebelde sin Causa.

-                      Pionero y portavoz.

 

Sol Radiante en Acuario

 

            El acuariano es un individuo social, que a la vez desea ser individual, independiente, un amante de la libertad, por lo cual puede ser un libertador de las opresiones de su era.

 

            Para un sol radiante en Acuario no tiene sentido la personalidad, puede ser igual entre los iguales, se siente cómodo en sociedad. Brilla en lo grupal, disfruta la compañía de los amigos, a veces, más que la de la pareja.  Suele ser aficionado a los clubes, las logias, “compartir un café”, los espacios para intercambiar ideas.  Si experimenta la vida en pareja, al compañero o compañera puede serle difícil comprender la libertad que necesitan, su amor es desapegado y rehusan ser demostrativos dada su naturaleza desapasionada.

 

            La posición de Urano en la Carta Natal determina el espacio donde necesitamos libertad, creatividad, algo de disciplina y el área de nuestra vida en que más se observan situaciones imprevistas.  Intuitivos por excelencia e idealistas, tienen un fuerte deseo de alcanzar una causa trascendente.  Son revolucionarios.  Adelantados a su época, no convencionales, futuristas.  Son poseedores del genio creador, dotados de una originalidad inigualable que pueden desplegar tanto en el arte como en la ciencia.  Visionarios y profetas muchas veces son incomprendidos por la sociedad de su época, ni hablar de su propia familia biológica.

 

            Incansables buscadores de perfección, todo se puede mejorar, siempre se puede cambiar.  Aprendieron la lección de su padre celestial, Urano, quien una vez nacidos sus hijos los volvía a enterrar en el vientre de la madre, Gea,  porque ninguno alcanzaba los estándares de un hijo del Dios del Cielo, los veía a todos imperfectos como consecuencia de su relación con la materia.  En consecuencia, los acuarianos son perfeccionistas porque no observan lo que es sino lo que podría ser.  Su vocación innata es ser los “mensajeros del futuro o del porvenir”.

 

            Urano fue descubierto en 1781, planetariamente coincidió con el período de la Revolución Francesa que recogió en su lema la impronta de Acuario: “Libertad, Igualdad, Fraternidad... o Muerte”.  Ese es el gran desafío de la era de Acuario y los emisarios son todos los Soles Radiantes en Acuario que han elegido la oportunidad de enseñar a la humanidad la clave de la polaridad del Universo: Unidad en la Diversidad.  

 

            Pasaron más de 200 años desde que la humanidad entró en contacto más profundo con el Libertador Celestial (Urano), a partir de visualizarlo en su recorrido por el Zodíaco.  El ser humano ha comenzado a captar la alegría de ser conscientemente libre; está superando el “ideal de igualdad de oportunidades” y comprendiendo que se trata de defender las “oportunidades para todos”, lo cual reconoce las diferencias esenciales.  La Humanidad está hoy preparada ya para reconocer la meta de la fraternidad que la confronta con el desafío de la solidaridad.

 

Eclipse Acuariano

 

            Un eclipse acuariano, es decir, una persona que no expresa las potencialidades más excelsas de su Sol, exagera hasta los extremos más negativos las características solares al punto de volverse en este caso, insoportable por su necesidad de aislamiento. Así es como la calidad de las relaciones se deterioran.

 

            La compasión desapegada, o la posibilidad de sentir como el otro pero sin apegarse, sin sufrir como el otro, sin meterse en el mismo pozo con la ilusión de salvar, se vuelve cálculo y frialdad.

 

            La obsesión por la libertad a cualquier precio, culmina en falta de compromiso y prosecución de las metas.  El acuariano eclipsado nunca está en ningún lado, siempre está yéndose, ocupándose de algún otro emprendimiento, vinculándose con algún otro grupo o persona, sentado lo más próximo posible de la puerta de salida.

 

            Otra característica del eclipse es la oposición por principio, nunca está de acuerdo, se opone sin motivo en función de su rol de rebelde sin causa.  La originalidad al convertirse en una necesidad crónica hace que persigan permanentemente la diferencia.  No son esto, tampoco aquello; no logran generar una individualidad propia, sin entender que el camino evolutivo no es negar la individualidad sino crearla para trascenderla, para aportar lo personal a la sociedad.

 

            Con Acuario eclipsado las ideas pueden tornarse obsesivas.  La persona se encapricha y pierde flexibilidad y brillo, así como contacto con la realidad, un intento de huir de Capricornio en lugar de integrarlo a su identidad.  El resultado de este movimiento reactivo es lo que solemos denominar un Acuario Saturnizado, es decir, cayó bajo los efectos negativos del maestro disciplinado de la Carta Natal, Saturno, un retroceso o regresión que, bajo la ilusión de la independencia, no le permite conformar la personalidad autónoma.

 

            Tanta es la energía que Acuario tiene que dejar fluir a través de su cántaro (tan lleno está de luz, amor, ideas) que si la contiene o no la considera con profundidad puede cruzar el límite de la excentricidad y descubrirse del lado de la locura.  Puede ir quedándose solo, aislado, en un mundo diferente, utópico en el sentido del “ou-topos”, fuera de lugar, sufriendo las consecuencias del perfeccionismo heredado de su padre Urano y sintiéndose incomprendido a la vez que soberbio.

 

            En síntesis, el ser social por naturaleza, el Aguador de la Vida, se queda solo, no puede compartir ni confraternalizar, según su visión, distorsionada por su propia obstinación, “nadie lo entiende”, en definitiva, se consuela “todos son iguales, demasiado poco para él”.

CAPITULO IV          -           SOL EN SIGNOS MUTABLES                          

GEMINIS-VIRGO-SAGITARIO-PISCIS

 

Introducción

 

            La Cruz Mutable completa la síntesis de la manifestación, la experiencia unificada representada por las tres cruces: CARDINAL (inicio), FIJA (desarrollo), MUTABLE (cambio).  Es la cruz que produce las circunstancias condicionantes y de transformación, la cuadruplicidad del cambio temporal y temporario, de la fluidez y de los ambientes que se alteran constantemente.  Esta energía  es prácticamente impredecible.

 

            Géminis, es la fuerza que produce los cambios necesarios para la evolución en tiempo y espacio.  Rige los pares de opuestos manteniéndolos fluidos, aspira a actuar libremente entre ambos.  Los Gemelos Cástor y Pólux que simbolizan este signo representan la oscuridad y la luz, la tristeza y la alegría, la violencia y la paz.

 

            Virgo es un signo muy significativo, como la virgen que lo representa nutre, protege y revela finalmente la realidad oculta.  Simboliza la etapa de gestación, período en que se activa la vida.  Es profundidad, oscuridad, calma y calor.  En Virgo Mercurio alcanza pleno poder porque representa la inteligencia en evolución y Quirón manifiesta el proceso de salud/enfermedad en el orden cósmico.

 

            Sagitario representado algunas veces por un arquero sobre un caballo blanco significa la orientación del hombre hacia una meta definida.  El arquero es dirección y aspiración.  La flecha retorna como la intuición que determina un nuevo punto de equilibrio luego de las pruebas de Escorpio.

 

            Piscis,   amor espiritual.  Símbolo de la entrega y la totalidad.  Arquetipo del Gran Jardinero que amando salva.  En Géminis el hombre elige permanentemente entre los pares de opuestos.  En Virgo protege y gesta la decisión.  En Sagitario proyecta la flecha de la mente hacia la meta.  Finalmente en Piscis se combinan o fusionan espíritu y materia, luz y oscuridad, femenino y masculino.  El cambio continua, un nuevo ciclo comienza. El proceso que se da en esta etapa tiene 3 notas clave:

1.       Esclavitud o cautiverio

2.       Renunciación o desapego y

3.       Sacrificio y muerte

 

            El Sol en signo mutable es inquietante, imprevisible y movilizador.

 

GEMINIS

 

Nacidos entre el                     21 de mayo y el 20 de junio inclusive.

 

Regente:                                 Mercurio/Hermes  Mensajero del Olimpo. Psicopompo, el que acompaña a los muertos al Hades (lugar de reposo).  El más joven, inquieto y alegre integrante del reino de Zeus.

                                              

Elemento:                               Aire Mutable, indecisión. Mente e ideas en difícil síntesis y transición.

 

Metal:                                      Mercurio.  Líquido, maleable y frío (mente). No se lo puede atrapar, es inmanejable. De color blanco de plata. Se emplea para construir aparatos de física (termómetros, barómetros, etc.). Se utiliza también para la extracción del oro y de la plata (Sol y Luna), así como en medicina aunque muchas de sus sales son tóxicas.

 

Símbolo:                                 Los Gemelos, Cástor y Pólux, uno alegre y otro triste, uno negociador otro luchador. Pólux fue elevado al cielo, nominado inmortal por Zeus, Cástor no.  Sin embargo, a pedido de su hermano divino finalmente le fue concedido el don y brilla más pálidamente en el firmamento.  Los gemelos simbolizan la dualidad que se mueve en el pensamiento humano: sujeto/objeto, bien/mal, blanco/negro, polaridad sin la cual sería imposible el acto conceptual.

 

Palabra clave:                        Pensamiento.

 

Parte del cuerpo:                    Sistema respiratorio, pulmones, hombros, brazos y manos.  También está íntimamente asociado al sistema nervioso, en el sentido de simbolizar los nervios o soporte físico de la corriente nerviosa (Acuario/Urano).

 

Energía:                                  Inestable.  Femenina y masculina, expresión positiva o activa.

 

Arquetipos:                             Niño, estudiante, adolescente, maestro, jugador, comerciante, comunicador, vendedor, poeta, bufón, cómico, orador.

 

            En Géminis rige Mercurio, arquetipo con alas en los pies y en la cabeza, rápido para moverse y para pensar.  Júpiter está en detrimento o en el exilio, el dueño de todas las respuestas tiene que volver a preguntar.  Urano se considera exaltado, simboliza la comunidad y la hermandad y Géminis es la síntesis que conecta todo con todo, reino de las relaciones.  Neptuno, que representa la totalidad, está en caída, víctima de una ficticia unidad en la polaridad.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Análisis

Duda

Adaptabilidad

Inseguridad

Hiperactividad

Frivolidad

Difusión

Charlatanería

Intelectual

Conceptualiza todo

Lógico

Autocontradicción

Multifacético

Disperso

Comunicativo

Sordo

 

Imágenes

 

-         Gata Flora.

-         Siameses.

-         Loro parlanchín.

-                 Tato Bores.

-                 Camaleón.

-                 Niño alegre y juguetón.

-                 Matías.

-                 Paloma mensajera.

-                 Políglota.

-                 Bufón del rey.

-                 Intercomunicador

 

Sol Radiante en Géminis

 

            El caduceo es otro de los símbolos geminianos que representa su capacidad curadora a través de la ampliación de las relaciones humanas.  Siembra y cosecha el intelecto, teje estructuras, relaciones e ideales.

 

            En los geminianos está aún fuertemente arraigada la tradición, las ataduras y las costumbres que se adhieren al joven que lucha por emerger del pasado.  Buscan amurallar de alguna manera el yo con el matrimonio, el hogar, la monogamia (si pueden) y las normas éticas y sociales.

 

            Mentalmente ejercitan la memoria, hacen comparaciones, análisis y tienen un gran despliegue en el uso del lenguaje.  Hay una necesidad de clasificación, de enumeración y empleo del pensamiento, establecen categorías, poco a poco van descubriendo los opuestos polares.

 

            Un Sol Radiante en Géminis se interesa por la información, la divulgación y la difusión.  Es multifacético, inquieto y racional, capaz de hacer más de una cosa a la vez y si fuera posible estarían en más de un lado a la vez.

 

            Su vida podría resumirse con una palabra: RELACIÓN.  Experimentan, contactan, intercambian, les gusta visitar amigos, parientes, vecinos.  Van como “tocando” no aceptan el compromiso porque les quita libertad de conocer, de aprender, de intercomunicar.

 

            Adoptan diferentes puntos de vista, inventan teorías, resuelven probando.

 

            Se los ve agresivamente seguros, pero en realidad son profundamente inseguros.  Tolerantes aunque a la vez intransigentes.  Les gusta jugar limpio, no tienen doble lectura, aunque suelen verlo todo doble,  ni aceptan fácilmente el punto de vista de los demás.

 

            Enamoradizos e inconstantes para las relaciones afectivas, tienen dificultades para romper vínculos establecidos, multiplican las relaciones, los novios siempre siguen siendo amigos, de tanto en tanto, se los llama o se los visita.  Los exesposos también.  Los amigos siempre siguen siendo amigos, así como los compañeros de trabajo y de estudio.  Su agenda es interminable, siempre hay alguien a quien saludar, un amigo a quien conectar o alguna conexión telefónica a facilitar.

 

            Cuando la energía brilla se destacan por su adaptabilidad, siempre optimistas se acomodan a lo que la vida les ofrece con actitud de niño expectante y alegre.

           

Eclipse Geminiano

 

            Básicamente se observa la incapacidad de decisión, Géminis eclipsado DUDA, se ve imposibilitado de superar la incertidumbre frente a cualquier elección, que por otra parte, es constante la manera en que la vida se complace en plantearles más de una oportunidad simultáneamente.

 

            Esta situación los lleva a sentirse inseguros, no logran afirmar su personalidad a partir de sus logros previos, sino que permanentemente se adjudican los fracasos y rechazan tercamente reconocer los éxitos como si, curiosamente, se vieran incapacitados de jugar y disfrutar, probable triunfo del gemelo triste que avasalla la alegría interior.

 

            Frente a la sensación de vacío y la ansiedad consecuente de su autocontradicción reaccionan impulsivamente con un hablar a borbotones, charlatanería, frivolidad.

 

            Intentan conceptualizar las emociones, elaborar con la razón aquello que los desgarra en el cuerpo.  Tarea infructuosa que sólo sirve para incrementar su dispersión.

 

            No saben que quieren, que desean, lo desean todo, es una necesidad voraz.  Demandan un amor total que son incapaces de dar y en cada ocasión que la vida les ofrece la oportunidad de reivindicar tanto desgaste afectivo y mental, jugándose por una relación, trabajo o elección, impiden que la realidad tome forma, escapan a través de la superficialidad, las excusas, las explicaciones, las oscilaciones anímicas, la acentuación de todos los temores ante el posible cumplimiento de un deseo tan anhelado como temido.

 

VIRGO

 

Nacidos entre el                      23 de agosto y el 22 de setiembre inclusive.

 

Regente del Sol:                     Mercurio/Hermes, Mensajero del Olimpo. Psicopompo, que acompaña a los muertos al Hades (lugar de reposo).  El más joven, inquieto y alegre integrante del reino de Zeus.

Quirón, a partir del descubrimiento del planeta en el año 1977, se lo ha considerado el regente definitivo de Virgo (dejando a Mercurio como co-regente y regente de Géminis). Quirón fue un centauro, maestro y curador ampliamente respetado entre los dioses a muchos de los cuales enseñó su sabiduría.

 

Elemento:                               Tierra Mutable, inseguridad paralizante.  Materialización y estructuración en síntesis y transición.

 

Metal:                                      Mercurio. Líquido, maleable y frío (mente). De color blanco plata. Se emplea para construir aparatos de física (termómetros, barómetros, etc.). Se utiliza también para la extracción del oro y de la plata (Sol y Luna), así como en medicina, aunque muchas de sus sales son tóxicas.

 

Símbolo:                                 La virgen que sostiene la espiga.  Momento de la evolución en que se engendra el Cristo niño que nace en Belén (la Casa del Pan).  Símbolo de la pureza en el sentido de transparencia, un cuerpo perfecto y sin mancha da cabida al espíritu de vida.

                                              

Palabra clave:                        Análisis.

 

Parte del cuerpo:                    Intestinos, abdomen, bazo.  Sistema nervioso.

 

Energía:                                  Sedentaria, masculina pero con tendencia a la pasividad.

                                               VIR, virilidad, masculino

                                               GEN, generación, femenino

 

Arquetipos:                             Empleado, acomodador, portero, jefe, puritano, bibliotecario, bioquímico, veterinario, relojero, óptico, enfermera, oficinista, laboratorista.

 

            En Virgo Mercurio está exaltado por el orden y la lógica que le aportan dirección.  Al planeta Venus lo encontramos en caída en un espacio donde se le dificulta manifestar su potencial, su sensualidad, la imaginación y la sensibilidad y se le demanda racionalidad y resultados.  En detrimento ubicamos a Neptuno rey de la inmensidad oceánica, la inspiración y la espiritualidad se encuentra atrapado en un estrecho y frío laberinto mental.  En dignidad reconocemos a Quirón, un maestro serio, justo y servicial que hace dotes de su capacidad para ayudar y cuidar.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Autoevaluación

Autocrítica

Sacrificio

Autohumillación

Higiene y aseo personal

Obsesión por la limpieza

Cosecha

Acumulación

Lógico

Devocional

Exigente

Detallista crítico

Pureza

Hipocondría

Práctico

Frío y calculador

Orden

Inflexibilidad

Servicio

Sometimiento

Análisis

Discriminación

 

Imágenes

 

-                 Abeja obrera.

-                 Castor, genera su habitat natural y a su alrededor un enorme desorden.

-                 Empleada doméstica

-                 Monje escriba

-                 Bicho canasto    

-                 Utero

-                 Santuario, refugio

-                 Bibliorato y Biblioteca.

-                 Profesor de oratoria.

-                 Filósofo meditativo.

-                 Análisis de laboratorio.

-                 Crítico de arte.

 

 

 

Sol Radiante en Virgo

 

            Persona reflexiva capaz de brindar estímulo mental, su mente está siempre activa.  Gran capacidad para aislarse del mundo exterior y escuchar la voz interior si se atreve a complementar su polo Piscis, paso previo fundamental.  Silenciosa y reservada, su meta más elevada consiste en proteger, nutrir y revelar la realidad espiritual.

 

            Un Sol Radiante en Virgo cosecha porque gestó libre de impurezas, porque realizó su sacrificio voluntario en bien de lo colectivo, porque dio la bienvenida al pasado comprendiéndolo. Utiliza su capacidad crítica para que se manifieste la belleza y no para destruirla.  Protege compartiendo la seguridad del renacimiento al orden y al Plan superior que intuye.

 

            Se sostiene en la filosofía o el amor al saber.  Se siente libre de imperfecciones, dignifica la materia.  Es devoto y disciplinado, autoevalúa su desempeño en pos de alcanzar su meta la perfección. Un Sol Radiante en Virgo brilla por su tenacidad, su precisión y su certeza.  Tienen un registro muy preciso de la verdad y es su misión respetarla y defenderla, darla a conocer con honestidad, amplitud y respeto.

 

            Su análisis y su capacidad para estudiar le permiten reconocer su parte en el todo y cumplirla rigurosa y seriamente.              Hacen de su cuerpo un santuario, lo cuidan amorosamente conocedores de que es la casa que alberga al Huésped Celestial.

 

Eclipse Virginiano

 

            Virgo eclipsado es una filosa espada que discrimina inflexiblemente sin evaluar los resultados de su accionar.  Crítica destructiva que interrumpe los canales de circulación energética.

 

            Mirada autocrítica, detallista y negativa, que no se detiene hasta alcanzar una insoportable autohumillación que impide a la persona dejar fluir su corriente de amor.  Simultáneamente somete a la persona a relaciones de menor calidad humana dada su poca autovaloración.

 

            Un Sol eclipsado en Virgo, acumula al punto de generar un vasto desorden exterior, al igual que el Castor que al edificar su dique conforma un pequeño espacio de orden al costo de una enorme inundación.  Acumula desconsideramente emblemas de seguridad algunos sin siquiera valor comercial (estampillas, moneditas, botones, tapitas).

 

Por falta de irradiación se consume internamente volviéndose frío y calculador, temeroso de cualquier cambio que pudiera modificar su orden mental.

 

La excesiva devoción por la pureza, lo empuja  hasta la hipocondría o la obsesión por la limpieza, lleva en el equipaje vacacional un "set" de desinfección para operar en cuanto llegue a su nueva ubicación.

           

SAGITARIO

 

Nacidos entre el                     22 de noviembre y el 21 de diciembre inclusive.

 

Regente del Sol:                     Júpiter/Zeus,   Dios de dioses, el Gran Integrador conocedor de la materia y generador de la fusión espiritual a través del Fuego Solar.

 

Elemento:                               Fuego mutable, un Gran Fuego Consumidor. Energía y acción en síntesis y transición.

 

Metal:                                      Estaño, al soldar se derrite.  Metal color blanco, ligero y maleable. Poco tenaz y muy fusible. Inalterable al aire.  Sirve para fabricar espejos y preservar alimentos de la humedad.  Unido al cobre forma bronces y mezclado con el plomo (Saturno) sirve para fabricar juguetes.  Preserva de la oxidación.

 

Símbolo:                                 El Centauro, mitad hombre y mitad caballo simboliza la trascendencia.

                                               El Arquero, aspiración y orientación. Se proyecta con el disparo de su flecha hacia nuevas dimensiones del espíritu.

 

Palabra clave:                        Comprensión.

 

Parte del cuerpo:                    Cadera, muslos, hígado, sistema hepatodigestivo.

 

Energía:                                  Fuego Mutable.  Expresión masculina.  Posee una flexibilidad y adaptabilidad de la que carecen los otros dos signos de fuego.

 

Arquetipos:                             Moralista, juez, viajero, burgués, maestro, sabio, dogmático, devoto, sacerdote, gobernante, obispo, senador, formal, dirigente, supervisor.  Escritor, editor o filósofo.

 

            En Sagitario, manifestación del Arquero que apunta a una única dirección, Mercurio está en detrimento, sufre una fuerte tensión ante la dificultad para virar de rumbo.  Júpiter, en dignidad, con su atributo heredado de Urano lanza su rayo e ilumina el recorrido de ascensión.  En caída encontramos a Urano, una vez entregado su rayo su camino trasciende el idealismo sagitariano en pos del verdadero ideal de compromiso con la libertad.  Neptuno lo hallamos exaltado, con su tridente pesca los valores de Sagitario para elevarlos hasta su realización espiritual.

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Comprensión

Imposición

Dirección

Dogmatismo

Expansión

Crueldad

Amor a la Verdad

Ceguera

Sabiduría

Fanatismo

Meta

Obstinación

Abundancia

Exceso

Respuesta

Tiranía

Extroversión

Desconexión

Disfrute

Desborde

Confianza

Irrealidad

Idealista

Puritano

Sociabilidad

Primitivo

 

Imágenes

 

-                 El Buscador.

-                 Explorador de sueños.

-                 Panóptico y telescopio.

-                 El supervisor.

-                 El Pensador.

-                 Toro Sentado.

-                 Fiesta en el monte Olimpo. Orgía.

-                 Ceremonial religioso.

-                 Templario.

-                 Caballeros de la Mesa Redonda.

-                 Rey Arturo y Lancelot.

-                 Maestro en contemplación.

-                 "Loft".

 

Sol Radiante en Sagitario

 

Cuando las energías de la constelación de Sagitario se expresan de forma radiante a través del Sol observamos a una persona que puede comprender hasta lo absurdo o intolerable y proyectar nuevos horizontes mentales a través de conexiones remotas.  Lanza las flechas hacia el cielo pero tiene los pies muy firmes sobre la tierra.

 

Representa la mente social, es un ser poderoso, típico dirigente y conductor democrático.  Es expansivo y, a la vez, cuidadoso de la estética.  Se dirige poderosamente hacia los ideales más elevados, arroja la flecha hacia las grandes metas con sabiduría y diplomacia.

 

Un Sol Radiante en Sagitario disfruta cada instante que la vida le brinda, afirmando su poder con amor.  Es curioso e investiga el campo científico, institucional o universitario  en pos de la claridad de interpretación y del respeto de todas los diversos ideales.

 

Acompaña con abnegación y heroísmo los más sorprendentes proyectos, siendo paralelamente independiente en sus pensamientos, sentimientos, palabras y actos.  Está conectado internamente con la fuente de abundancia social y espiritual y por lo tanto irradia confianza, prosperidad, optimismo.

 

Es un viajero planetario, poseedor de la cualidad de la visión panorámica.  Es capaz de ver a la distancia, por eso emiten cierta vibración en la cual reconocemos un filósofo, un pensador, un maestro e incluso un profeta.  Busca contactos remotos, profundos o metafísicos, viaja en el mundo de las ideas y en su búsqueda de la verdad realiza el futuro.

 

Es un representante de la ley, un protector de las creencias y de toda la manifestación, a la que reconoce e integra dentro de su aspiración orientadora.

 

Aspira a espacios amplios porque no le gusta estar solo y siempre suma a sus propósitos una multitud de acompañantes.  Es apasionado por los viajes, en el terreno físico como en el espiritual, tiene la sensación constante de que la vida es un tránsito paradisíaco, un crucero infinito.

 

Podemos visualizar a un Sol Radiante en Sagitario como un arquero sobre un caballo blanco, un ser que supera la dualidad esencial señalando con su flecha de la intuición la liberación al recordar y enseñar la frase “Yo y mi Padre, somos uno”.

 

Cuando Sagitario irradia y se manifiesta poderosamente a través del Sol, podemos ver una persona en la cual el intelecto llega a ser dominante y poderoso y a controlar eventualmente su naturaleza emocional; su expresión liberadora culmina en un intelecto iluminado por la luz del Alma.

 

Extrovertido, confiado y sociable, observamos a un ser que irradia alegría y contagia voluntad para orientarse hacia un nuevo y elevado objetivo, la tarea de reenfocarse hacia una meta superior y desarrollar algún propósito básico y orientador en busca de algún ideal superador.

 

Eclipse Sagitariano

 

            Sagitario eclipsado en su manifestación solar puede convertirse en un tirano dogmático y cruel.  Pierde la conexión con su fuente interna  y busca conexiones estrechas que lo limitan hasta lo intolerable.  Se complejiza la dirección de su poder, pudiendo intentar imponer sus concepciones de la realidad, en lugar de aceptar y compartir las creencias sociales.

 

            La estética puede convertirse en una obsesión, al igual que sus metas, y en lugar de lanzar las flechas hacia el cielo las dirige hacia sus congéneres, en una reacción regresiva y primitiva, que en lugar de integrarlo lo desconecta del tejido social.

 

            Su aspiración por un ideal puede enceguecerlo, tornándose una ambición fanática y desmedida.  En este sentido, goza de organizar la vida de los demás, a menudo mal, e intenta supervisarles su accionar con una actitud muchas veces moralista.

 

            El eclipse sagitariano se distingue por el exceso (en lugar de la abundancia), el carácter primitivo y la irrealidad que inundan a la persona casi desbordándola e impidiéndole conectar su capacidad integradora y expansiva.   Vemos aparecer una especie de puritanismo y obstinación que pueden llegar a manifestarse de forma violenta y cruel, anulando la confianza y la libertad que naturalmente irradia un Sol Radiante en Sagitario.

 

 

 

 

 

PISCIS

 

Nacidos entre el                      20 de febrero y el 20 de marzo inclusive.

 

Regente del Sol:                     Neptuno/Poseidón,    el pescador oceánico, que tiende sus redes en el reino espiritual. 

Pescador de Almas.

 

Elemento:                                           Agua Mutable, emocionalidad inestable, fusión y expansión.

 

Metal:                                      Platino, se encuentra mezclado con otros metales en las arenas de la desagregación de rocas antiguas. Color blanco gris, blando, dúctil, maleable, a su vez, tenaz y pesado.

 

Símbolo:                                 Dos peces unidos por un cordel, que representan el consciente e inconciente. Nadan en direcciones opuestas como si uno quisiera escapar de la rueda de la vida y el otro regresar a ella.

 

Palabra clave:                        Creencia.

 

Parte del cuerpo:                    Los pies, la parte del cuerpo que nos permite caminar, hollar física como espiritualmente el Sendero.

 

Energía:                                  Expresión femenina y receptiva.

 

Arquetipos:                             Se manifiesta como un adicto (drogas, alcohol, televisión, computadora, etc.), un místico o un artista. El bohemio, el médium, la víctima. Podemos encontrar músicos, poetas, pintores, médicos, curadores, genios o locos.

 

            En el signo de Piscis Mercurio es visto como en caída, si bien puede ser receptivo a la máxima captación extrasensorial se ve sumergido en una totalidad inabarcable que se le aparece como sumamente confusa. Por su parte el planeta Venus se encuentra en exaltación, recibe y da amor universal, expandiendo su capacidad de sensibilidad.  A Quirón podemos ubicarlo en detrimento, su función de mediador entre Saturno y Urano lo conmina a no dispersarse y le demanda acentuar la lógica mediadora en lugar de la simbiosis pisciana. Neptuno se ubica en esta constelación en dignidad, es el rey de los océanos espirituales y con su tridente genera oleadas de aspiración y servicio a la humanidad. 

 

SÍNTESIS

            Sol Radiante  

Eclipse

Comunidad invisible

Simbiosis

Servicio

Sacrificio no pedido

Alegría

Irresponsabilidad

Intuición

Escapismo

Compasión

Sufrimiento inútil

Iluminación

Confusión

Perdón

Negación del conflicto

Sensibilidad

Víctima

Creencia

Autoengaño

Totalidad

Dependencia

Abnegación

Despersonalización

Adaptabilidad

Sumisión

Espiritualidad

Devoción

Paciencia

Inactividad

 

Imágenes

 

-                 Angel de la guarda.

-                 Sueños.

-                 Magia Blanca.

-                 Fantasía cósmica.

-                 Visión interior.

-                 Profundidad del océano.

-                 Unicornio.

-                 Madre Teresa de Calcuta

-                 “Sombras y Nieblas” (película de Woody Allen)

-                 Espejismo.

-                 “El Loco” (Carta del Tarot)

-                 Vagabundo.

-                 Trotamundos.

-                 Calesita.

 

Sol Radiante en Piscis

 

            La naturaleza de un Sol Radiante en Piscis es de una extrema receptividad y sensibilidad, abierta a toda la belleza, el placer y las sugerencias del aquí y ahora universal.  Es el signo más elevado del Zodíaco, el signo de la exaltación, la inspiración y la iluminación donde la identidad tiene la oportunidad de dar nacimiento al Salvador del Mundo.

 

            La personalidad se encuentra al servicio de la comunidad a través de su alegría, compasión, paciencia y adaptabilidad.  En medio de grandes tempestades y de la desintegración total muestra integridad y seguridad al superar todas las ilusiones, romper las ataduras y ser capaz de canalizar la voluntad espiritual.

 

            Los Soles Radiantes en Sagitario son poseedores de un gran poder de curación y  evolución, son canales de milagros cósmicos a través de sus relaciones de hermandad y poseen además una sensibilidad innata que contribuye a que presten atención a los necesitados y desvalidos.

 

            Durante los períodos de soledad y retiro alcanzan experiencias de trascendencia y experimentan lo ilimitado del amor infinito, el que luego comparten y distribuyen generosamente con el mundo material.

 

            El individuo cuya identidad se expresa irradiando la energía pisciana trabaja en la fusión de la forma y el alma, presta servicio a la sociedad con su intención orientada hacia un modo científico de lograr la liberación y trascendencia de las formas mentales cristalizadas.

 

            Piscis es la culminación de la Cruz Mutable: en Géminis el hombre va siendo cada vez más consciente de la intuición; en Virgo, la mente que ha sido analítica y censuradora desarrolla la cualidad mental de la iluminación; en Sagitario la vida responde al espíritu, la flecha de la mente es proyectada hacia la meta; finalmente en Piscis, observamos la muerte de la personalidad, la liberación del alma de su cautiverio: “Ya no existe el mar”, dice un antiguo libro, “han muerto los peces”, y se ha reiniciado un nuevo ciclo de la Aventura Divina.

 

            Un Sol Radiante en Piscis es una promesa viviente de la existencia del Quinto Reino, o Reino de las Almas.  Una personalidad desinteresada, entregada al servicio desapegado, intuitiva, telepática.  Un individuo que desidentificado del Yo Ideal se ha consustanciado con el Yo Real, ha aprendido que no hay seguridad posible excepto la espiritualidad.  Ha trasmutado el egoísmo en altruismo y el arrepentimiento en perdón.

 

Eclipse Pisciano

 

            Un eclipse de la energía pisciana intentando expresarse a través del Sol se manifiesta como una mente destructiva y crítica, temerosa de la desintegración total la personalidad se posiciona en el lugar de víctima y demanda protección, cuidado y la dedicación permanente de los otros al servicio de sí misma.

 

            La manifestación opacada disuelve las estructuras, borra lo aprendido, impide el contacto con la realidad y genera timidez e hipersensibilidad.

 

            La personalidad sólo aspira a que la contengan, genera deseo en el otro, la energía del otro es lo que la sostiene, se vuelve dependiente y obstaculiza su realización a través de transportar cargas y culpas ajenas autoimputadas.

 

            Aparece una especie de simbiosis con el medio que, a diferencia de lo que sucede en la comunidad invisible, se expresa como autosacrificio no pedido, irresponsabilidad, sumisión.  La salida suele ser una especie de escapismo, la negación del conflicto, el autoengaño.

 

            Toda esta situación de confusión y despersonalización produce toneladas de sufrimiento inútil que el individuo suele aceptar como si fuera un premio por su abnegación de sí, lo cual genera un círculo vicioso que termina por desintegrar la personalidad haciéndole perder su único y verdadero camino de realización espiritual.  Esta pérdida puede hacer que se entregue a todas las ilusiones y espejismos e incluso que se sumerja en las mayores oscuridades o cualquier paraíso artificial como ser el alcohol, las drogas, la locura, la mediumnidad.

 

            La pérdida de sí mismo la vive, cuando tiene oportunidad de darse cuenta, como un sufrimiento constante, por lo cual suele quejarse de su soledad, su pobreza, su abandono, su infortunio.


CAPITULO V           -           LAS CASAS NATALES

 

Simbología de las Doce Casas Astrológicas

CASA 1            -           Angular           -           YO SOY

¿QUIÉN SOY?

Al observar la Carta Natal como reflejo de un ciclo de vida humana, vemos que lo primero que aparece es la identificación de nuestro YO. Al principio no tenemos mucha conciencia de quiénes somos, nos confundimos con todo lo nos rodea, existe simbiosis con nuestra madre y la realidad circundante. Por esta razón trabajamos duramente para expresar la individualidad y reconocer quiénes somos y para qué estamos.

El Ascendente y la Casa 1 con los Planetas que se encuentren en ella, están indicando esta situación al ser lo que apareció por el horizonte, lo primero que captamos y reconocimos al nacer y que nos ayudó a superar  la confusión fruto del apego a la fuente primordial de la que descendemos (casa 12).

La Casa del ASCENDENTE contiene la potencialidad que la persona debe procurar descubrir y concretar. Describe aquello que no puede dejar de ocurrirnos, de manera que es conveniente desarrollarlo conscientemente.

Es la Casa de los inicios, todo tránsito por este sector simboliza comienzos importantes. Y las cualidades representadas por los Planetas que se encuentren en ella, se manifestarán espontáneamente. 

Describe también el cuerpo físico, cómo me ven los demás, cómo quiero  que me vean. Conforma la personalidad (del griego "máscara"), el yo externo que muestro a otros. 

La Casa 1 encierra la clave de cómo conseguimos lo que queremos de los demás, puesto que, en cierta medida, obtenemos lo que emitimos.  Con el Sol en Casa 1, está garantizada la manifestación de la energía de la constelación correspondiente con una fuerte identificación yoica.

Todas las Casas Astrológicas plantean alguna prueba, es decir, una experiencia de aprendizaje que exige decisión, dedicación, esfuerzo, valor y coraje.

En la Casa 1 afrontamos la prueba de la soledad. Nadie podrá ayudarnos, tenemos que avanzar solos. La lección es que cuanto más nos identifiquemos con la personalidad (la máscara que inventamos) más nos alejaremos de nuestra verdadera identidad y mayor será la confusión y el sufrimiento (retrocederemos al útero  universal, la Casa 12). El desafío es llegar a expresar nuestra naturaleza real.

 

CASA 2            -           Sucedente       -           YO POSEO

¿QUÉ TIENE VALOR PARA MI?

Continuando con el ciclo, al identificar el Yo, comenzamos a reconocer el mundo material que nos rodea, aprendemos a caminar. Al percibir cosas fuera de nuestro alcance se inicia un proceso de deseo, de adquisición, que supera la satisfacción de nuestras necesidades básicas (alimento, cobijo, afecto).

La Casa 2 de la Carta Natal representa esta etapa y todas las múltiples situaciones que genera, por ello abarca los recursos, las finanzas, los bienes materiales, las posesiones. Identificamos "LA PROPIEDAD: LO MÍO", todo aquello que no soy Yo y deseo poseer. Expresa la posesividad y la productividad.

En esta área encontramos indicadores respecto de la sexualidad en su aspecto productivo, generador de frutos. Simboliza también el dinero ganado por uno mismo y las ganancias  o pérdidas a través del propio esfuerzo. Por otra parte, representa nuestras decisiones en cuanto al ahorro, así como la necesidad de confort y satisfacción.

La Casa 2 es un espacio donde conectamos lo que podríamos llamar "LA BODEGA", sentimos que allí siempre hay porque como lo valoramos trabajamos para procurárnoslo. Pero ¿qué es lo que hay? Todo aquello simbolizado por el Signo, la posición del Planeta Regente de dicha Casa y cualquier Planeta que se encuentre en ella.  También, según esos indicadores, experimento cómo usar lo que tengo y cómo adquirir más. Es el área de ADMINISTRAR, es decir, del uso inteligente, eficaz y positivo de los recursos.

El Sol en Casa 2 brilla a través de la generación de recursos y la exaltación de los valores llevados a la práctica.  En esta Casa experimentamos la prueba de la propiedad. Investigamos a fondo el significado de poseer. La clave de esta Casa es que a los bienes se los debe emplear, darles significado. La lección está vinculada con el descubrimiento de aquello que tiene real valor para mí. Si acumulamos sin sentido las cosas materiales somos sirvientes del pasado, no podremos evolucionar. El hombre debe dedicar lo que tiene a lo que él en esencia es.

 

CASA 3            -           Cadente          -           YO COMUNICO

¿CÓMO ME COMUNICO?

La siguiente etapa es un nuevo desafío, para recibir hay que aprender a pedir, a decir lo que quiero, aprendemos a hablar. Voy reconociendo mis congéneres, mis hermanos, así como comienzo a identificar mis parientes más cercanos. Otra actividad muy importante  de esta etapa es que aprendemos a jugar, que de alguna manera es una forma diferente de comunicarnos.

Describiendo estos procesos, en la Carta Natal en la Casa 3 llegamos a la esfera del intercambio, tendré que aprender no sólo a recibir sino también a dar. Básicamente representa la comunicación y el comercio.

Este sector describe cómo y porqué me entienden o no me entienden, la forma en que  me comunico y la inclinación a dar o no conferencias o charlas. Simboliza también la mente hiperactiva, la enseñanza básica, los estudios, en especial la escolaridad primaria y los acontecimientos en la escuela. Sintéticamente indica cómo me conecto, cómo aprendo y transmito.

Representa el ambiente que rodeó a la persona los primeros años, es destacable que en la infancia los hechos se suelen poner afuera, se proyectan en el entorno, por ello cobra mucha importancia la relación con los hermanos, aquí se refleja cómo nos afectó el vínculo fraternal.

Todo aquello que se manifiesta en esta Casa gusta ir de un lado a otro, visitar, conectarse con parientes, vecinos o amigos (sinónimos de lo que está CERCA). Es por eso que también simboliza los cursos, los escritos de cualquier tipo, las noticias, así como los viajes cortos, los vehículos y los medios de transporte. Todo lo cual se mueve tanto como nosotros cuando niños.

Hablando de niños, la simbología de la Casa 3, con sus Planetas y su Regente, describirán nuestra capacidad de juego en la vida y nuestro sentido del humor. Se relaciona con nuestra flexibilidad y la conducta frente a la inestabilidad, que de alguna forma es una constante en la vida. Es el ámbito de las preguntas, permanentemente estamos inaugurando escenarios y preguntándonos qué hacer en ellos.

            En cuanto a lo que se refiere al comercio representa aquellas actividades más sencillas en las que esencialmente experimentamos el intercambio con los demás, puesto que las importaciones o exportaciones si bien se vinculan con este sector, están más ligadas a la simbología de la Casa 9 (relaciones con el extranjero).

El Sol en Casa 3, se muestra a través del aprendizaje, la comunicación, las relaciones con hermanos, vecinos, tíos, primos y allegados. El individuo irradia la energía solar a través de los contactos cotidianos y los cambios y movimientos como los viajes cortos.

Aquí reconocemos la prueba del pensamiento al enfocar nuestro medio ambiente. Como Hércules, podemos aprender a domar a las 20.000 yeguas devoradoras de hombres, es decir al pensamiento desbocado. Es la lección de la Palabra y del Silencio Creador.

 

CASA 4            -           Angular           -           MI ALDEA

¿DE DONDE VENGO?

La siguiente etapa en el ciclo de crecimiento es salir de nuestro hogar alejarnos de nuestros padres e ingresar a un universo desconocido, "la escuela". Es en cierto sentido un nuevo nacimiento, que finalmente no resulta tan traumático porque conocemos nuevos "hermanos", nuestros compañeros, y algunos "padres y madres" sustitutos, los maestros. Esta es la oportunidad en que reconocemos otros hogares, de manera que identificamos con claridad nuestro hogar natal, nuestras raíces, diferenciándolo de los de nuestros amigos, vecinos y de la propia escuela.

En la Carta Natal llegamos al Imun Coeli (que se pronuncia "Imun Cheli", del Latín, "Fondo del Cielo"). La Casa 4 es un área angular, es decir que simboliza energía en actividad y movimiento, estamos definitivamente iniciando otro miniciclo impulsados por el pasado, por aquello que nos rodeó y protegió.

Simboliza en cierta medida la madre o el padre, la persona que nos transmitió el sentido de segurida, de protección y de pertenencia. Es el pilar, lo que contiene. Esta base condiciona lo que seremos capaces de expresar, de crear y de amar.

Cuando esta área tiene planetas es índice de una persona protectora y paternal. En este sentido, indica la propia paternidad. Un tránsito por este sector será índice de un sacudón fuerte a nuestros cimientos, sumergiéndonos en nuestro pasado infantil y permitiéndonos reconstruir nuestro presente.

La Casa 4 es como un útero psicológico, nuestra conexión con las raíces. Conectamos la tradición, lo que damos por sentado como verdad evidente. Es el arcón con nuestros recuerdos del pasado, no importa si sucedió o no así, porque es así  como lo recordamos. Aquí, a través de los símbolos, podemos analizar cómo integramos, cómo unir nuestras partes sueltas.

Representa situaciones relacionadas con inmuebles y mudanzas puesto que se trata de la generación de nuevos hogares. Cada nuevo hogar es como un renacimiento, nuevas ilusiones, nuevas esperanzas.

El Sol en la Casa 4 brilla en la familia, el hogar, el vínculo con la madre o con el padre,  las relaciones íntimas y los afectos.

El hogar y la Casa 4 representan los cimientos, la base sobre la que construiremos nuestra vida. En esta etapa estamos frente a la prueba de la estabilidad. Mudaremos de hogares incesantemente persiguiendo el recuerdo de la paz y la quietud del útero materno hasta que logremos reconocer el único refugio verdadero y retornemos al hogar del Padre, reencontrándonos con nuestro Padre Interno.

 

CASA 5            -           Sucedente       -           YO CREATIVO

¿COMO EXPRESO MI CREATIVIDAD?

Después de todo esfuerzo, siempre viene la compensación. Salir del hogar representó un renacimiento, requirió esfuerzo. Ahora llegó la hora del recreo. Arribamos a la etapa de la expresión creativa y de los vínculos amorosos. Sentimos la fuerza de la juventud y el estallido de la belleza en nuestros corazones.

La Casa 5 representa las predisposiciones naturales de la persona, que se describen bajo el término "creatividad", como ser, todo lo vinculado al arte, a la inspiración y sus diferentes expresiones: actores, músicos, bailarines, poetas, artesanos, pintores, etc.

Simboliza nuestras obras, lo que lleva nuestra firma, nuestro sello, y en este sentido los hijos y el parto, como parte de nuestras creaciones, lo que lleva nuestro apellido.

Este sector también abarca los placeres, las diversiones, la recreación, el deporte, el juego de azar, es decir, el juego por dinero, las típicas situaciones de "apostar por corazonada" (Casa 5, regida por Leo).

Es la Casa de los amantes y los romances, de las relaciones que nos brindan la oportunidad de expresar emociones desconocidas. Experiencias nuevas que hacen surgir de nosotros mismos facetas totalmente ignoradas de nuestra persona. En cierta forma esta área describe cómo expreso, cómo manifiesto el amor.

Es una Casa muy relacionada con la Casa 1 (de la individualidad), a través de mis creaciones y de mis hijos, voy a intentar realizarme y perpetuarme.

El Sol en Casa V en cierta manera se encuentra en el espacio más afín con sus características.  Brilla mediante la creatividad, la relación con los hijos, los romances, el juego de azar.  Posee una firme tendencia que lo impulsa a la demostración espontánea de su energía.

La gran prueba de la Casa 5 es la pureza de la motivación. Para quién, para qué y por qué creamos o construimos. Todo proceso de creación implica una etapa de destrucción. ¿Para qué y por qué destruimos? Estos son los grandes temas  que enfrenta en la actualidad la Humanidad. Arnold Toynbee, renombrado historiador inglés que estudió y analizó las 21 civilizaciones de la historia, arribó a la siguiente conclusión: "el próximo desafío para evitar la caída de la sociedad occidental es la "solidaridad". Toynbee murió en 1970. Nosotros tenemos la respuesta.

 

CASA 6            -           Cadente          -           YO SIRVO

¿CÓMO HAGO YO PARA COMPLETARME?

Una vez preparados, habiendo ejercitado nuestras capacidades creativas, llega el período de descubrir qué podemos aportar, cómo podemos participar con nuestra tarea, qué es aquello que estamos capacitados para dar.

En la Carta Natal la Casa 6 se relaciona con estas inquietudes simbolizando, en síntesis, el servicio, la salud y la enfermedad.  Representa el trabajo como servicio a la comunidad. Su simbología abarca también a los empleados y a todos los que secundan, porque aquí aparece la necesidad de seguir a los demás, aquellos que conforman el ámbito no familiar.

En cuanto a la preocupación por la salud se expresa como prolijidad en el vestir, higiene, atención a la nutrición, dieta, es decir lo que atañe al cuidado del cuerpo físico.

Esta Casa también se relaciona con los animales domésticos y las hierbas medicinales como indicadores de interacción y servicio con los otros reinos de la naturaleza (vegetal y animal).

Un planeta en esta Casa indica que su función debe emplearse activamente para afrontar las experiencias de trabajo, servicio, enfermedad y autotransformación.

La Casa 6 separa lo de arriba de lo de abajo, en este sentido es como una crisis de percepción, de reajuste personal. Es el área donde percibimos el límite, el fracaso, tomamos conciencia de que algo nos falta y elaboramos respuestas, sobre cómo hacer para completarnos, cada uno según sus capacidades y necesidades individuales.

Aparece la crisis, la enfermedad, las carencias y también el trabajo y los procesos curativos. Tenemos que adquirir disciplina para autotransformarnos. Por eso aprendemos a servir y obedecer. Ejercitamos la discriminación, separamos, clasificamos, siempre respetando un orden.

El Sol en Casa VI se expresa a través de la actividad regulada y ordenada, tanto en el trabajo como en el servicio.

Atravesamos la gran prueba del sufrimiento, la paciencia y la humildad. Hacen falta dos actitudes fundamentales:

-             El empleo del desapego y la distancia para poder evaluar los hechos conscientemente sin caer en la queja inútil ni en la crítica crónica.

-             Y una gran honestidad para reconocernos como lo que realmente somos.

 

La clave es "trabajar", aunque no entendamos claramente algunas cosas, no debemos dejar de hacer nuestro trabajo personal. Esta es una condición fundamental para poder superar el Descendente e ir en pos del otro, de lo contrario no tendremos nada que compartir.

 

CASA 7            -           Angular           -           COMPARTIMOS

¿CÓMO NOS RELACIONAMOS CON OTROS?

Al elaborar y descubrir nuestro aporte personal a la sociedad, evolucionamos naturalmente hacia el encuentro con otro con quién compartirlo. En el lenguaje simbólico astrológico se traduce como la trascendencia del Descendente.

Los Planetas y Signos relacionados con la Casa 7 describen aquello que manifestamos al vincularnos con otros, de manera que es también lo que esperamos de ellos y lo que podemos intercambiar. Representa la relación con el mundo externo, las relaciones con el público. Simboliza al cónyuge, al matrimonio, así como cualquier asociado, es decir las relaciones permanentes.

La Casa 7 es angular, por lo tanto, implica mucha actividad, que es reforzada por tratarse de la Casa del Semiciclo, algo así como un nuevo amanecer o renacer en el cual esta vez en lugar de encontrarme conmigo mismo voy al encuentro del otro.

Es el espacio de negociación, siempre que sea posible ponerse de acuerdo. Por esto representa también los enemigos que conocemos, los pleitos y los procesos judiciales.

La Casa 7, por su temática, inquieta a la gran mayoría  de las personas, algunas porque  tienen pareja otras precisamente por lo contrario, por no tenerla. La respuesta a estos dilemas y a los que se plantean en las sociedades se encuentra en el reconocimiento de la Ley de Participación y Cooperación, a través de la generación del proyecto común.

El Sol en Casa 7 brilla en la manifestación de las correctas relaciones humanas con uno mismo, con el otro y con los otros.  Desde esta posición puede suceder que se tienda a delegar su manifestación a algún tercero con el que estamos afectivamente implicados hasta tanto se logre la superación del mecanismo de defensa lunar y la maduración correspondiente.

La prueba de la Casa 7 pasa por la calidad del interés común. La asociación puede ser para beneficio personal o para beneficio grupal. El interés común señala  la diferencia. Es la lección de ganar-ganar, en toda relación de dos personas, si uno pierde, pierden los dos.

 

CASA 8            -           Sucedente       -           TRANSFORMAMOS

¿COMO EMPLEAMOS LOS BIENES DE LA COMUNIDAD?

Al asociarnos con otras personas  y establecer una relación permanente experimentamos en el ámbito de los valores y los recursos desde una nueva óptica, el haber compartido, los frutos generados con el otro.

La Casa 8 simboliza los recursos, las finanzas y los valores de los demás y los compartidos así como la administración de todos éstos. Por eso incluye los temas vinculados a herencias, legados y el dinero del cónyuge y de los socios.

En la Casa 8 analizamos la sexualidad como expresión de entrega y fusión, a diferencia de la simbología de la Casa 2 en que tiene un sentido productivo, físico. La Casa 8 representa, al igual que  la Casa 5, los hijos, pero entendidos como fruto de la pareja en lugar de creación personal.

Este sector es un símbolo de todos los procesos de regeneración y transformación, incluida la muerte entre ellos.

Lo oculto y lo secreto se relaciona con esta Casa, porque representa nuestro inconsciente personal. Lo que se ubica allí simboliza esa parte nuestra que descubre cosas sin querer, de manera que, aunque pueda parecer nuestro peor enemigo, este sector suele contener simbología sobre nuestro mejor amigo, al que podríamos denominar "nuestro amigo invisible", un recurso al que apelamos sin tener demasiada conciencia. Lo único que tenemos que hacer es iluminarlo y hacerlo consciente.

Es el espacio de la Carta Natal donde investigamos la expresión del poder (económico, sexual, personal) las pasiones, la sensualidad. Encontramos indicios, a través de su simbología, respecto de qué es lo que hace a la persona magnética, qué hace que la odien o la amen.

La Casa 8 indica la capacidad de compromiso y de enfrentamiento de situaciones conflictivas, así como la posibilidad de elegir soltar algo, por lo general tendemos a retener. 

 

El Sol en Casa 8 brilla en las relaciones profundas, en la administración del dinero de terceros, en la investigación de los aspectos desconocidos tanto propios como ajenos.

 

El desafío al que todos estamos expuestos en esta parte del ciclo es la prueba de la confianza y la entrega. Es la investigación de qué tengo que dejar para acceder al próximo nivel de desarrollo. Bajo la óptica materialista hemos sido educados para poseer, sin embargo, la clave parece ser la abnegación. Si no aprendemos a dar seguiremos hundido en el pantano de los celos, la codicia, la corrupción, la avaricia, la envidia, la posesividad, el odio y el temor. Seguiremos luchando hasta que aprendamos a amarnos. Esa es la gran transformación.

 

CASA 9            -           Cadente          -           ILUMINAMOS

¿CUÁL ES EL SENTIDO DE NUESTRA EXISTENCIA?

En las primeras etapas de la vida tuvimos que aprender a comunicarnos para obtener lo que deseábamos (Casa 3 y Casa 2). En las etapas adultas, si logramos aprender a compartir los recursos obtenidos, habremos contactado el sentido de nuestra vida (Casa 8 y Casa 9).

La Casa 9 simboliza sintéticamente las creencias que conforman el sentido de vida personal y todo lo vinculado con él. Esto incluye la educación superior, los estudios universitarios, la filosofía, la religión, el sentido de justicia y lo relacionado con la Ley.

Si la Casa 3 representa el medio ambiente del yo, la Casa 9 simboliza el ambiente de la relación, los parientes políticos.

Es el sector que representa las expansiones de conciencia, el crecimiento y la realización más elevada o espiritual. Describe viajes al extranjero, horizontes lejanos, todo lo relacionado con la aviación y la navegación, comunicaciones de larga distancia, todas las oportunidades de integración. Es decir que indica viajes concretos y situaciones de aprendizaje que finalmente son disparadores de viajes internos.

La simbología de la Casa 9 abarca temas tan diversos  como aprendizaje por la experiencia; la producción literaria como mensaje compartido con otros; la diplomacia, el clero y los negocios con el extranjero; los rituales y el ceremonial. Describe todo lo relacionado con el comercio exterior, tanto importación como exportación.

Al abarcar los pensamientos abstractos representa también la Casa de los Símbolos por excelencia, el área de los videntes, futurólogos y adivinos o profetas.

La simbología de la Casa 9 (el signo en la cúspide y la ubicación del Planeta Regente, los Planetas ubicados en ella), nos permite conocer un poco más respecto de cómo conectamos la libertad y el Maestro Interno, esa señal interior que nos anunciará qué está bien y que no, por indicar la posibilidad de tomar distancias, de tener una visión panorámica  de las situaciones y de recuperar la fe.

Un Sol en Casa IX brilla en las filosofía, las religiones, las creencias trascendentales.  Es el arquetipo de un maestro que irradia su conocimiento y trasmite su sabiduría.

 

Estamos frente a la prueba de la fe. Es la experiencia de Pigmaleón, escultor que tanto amó a su propia obra que ésta cobró vida. Tarde o temprano tomaremos conciencia de que la energía sigue al pensamiento, es decir, aquello en lo que creemos se vuelve realidad. Si imaginamos paraísos, viviremos en ellos. Si visualizamos catástrofes, tendremos que hacerles frente. Podemos no creer en nada y eso seremos, nada. La fe es la sustancia de las cosas que se esperan, la existencia de las cosas que no se ven. Todo lo que se pide con fe será concedido, incluso el fin del horror y la corrupción. En una enorme habitación a oscuras, la fuerza iluminadora de la llama de una pequeña vela obra milagros, pero alguien tiene que encenderla. Los milagros existen, hace falta sólo una cosa, creer en ellos.

 

CASA 10          -           Angular           -           REALIZAMOS

¿CÓMO NOS PROYECTAMOS SOCIALMENTE?

El reconocimiento del sentido particular de nuestra vida nos pone en movimiento, ampliando los límites de nuestro hogar y el hogar que fundamos con nuestra pareja e hijos hasta incluir el ámbito social. Aspiramos a aportar algo a la sociedad en que vivimos, ser reconocidos públicamente, aunque no todos lo logremos.

En la Carta Natal esta situación se analiza en la Casa 10, Casa angular, nuevamente en actividad al intentar manifestar el yo interior en el exterior. Simboliza la necesidad de una posición social en nuestras vidas, lo cual se manifiesta a través de la vocación o el ideal interno, la carrera, la ocupación y la profesión.

Esta es la Casa de la ambición, un área en la que necesitamos seguridad y la buscamos apoyándonos en la reputación y la posición social que alcanzamos. Vinculada, por lo tanto, a la relación con la autoridad y a cómo la empleamos personalmente.

Aquí observamos indicadores de la capacidad de perseverancia y persistencia y la posibilidad de manifestar rigidez.  Es un indicador del arquetipo paterno como energía que me fijó límites y metas. Espacio de investigación del esfuerzo y la responsabilidad, que abarca las relaciones con las instituciones sociales. Por esta razón, representa el estado civil o los cambios del mismo.

La Casa 10 es la Casa de la realización, del lugar que ocupamos en la comunidad y de la posibilidad de triunfo y de éxito, pero también de su contrapartida, el fracaso y la frustración.  Un Sol emitiendo su energía desde esta posición natal muestra un individuo seguro, planificador, que aspira a puestos de autoridad y dirección y gusta de mostrarse en el ámbito público y social.

            Estamos ante la prueba de las obras, se nos juzgará por ellas. "Por sus frutos los conoceréis". La lección es que se valora el esfuerzo, no tanto el éxito alcanzado. Intentar y fracasar es válido. Lo imperdonable es no actuar por temor al fracaso, frustrarnos. La clave es obrar, esforzarnos por superarnos y ascender, en la certeza de que al alcanzar la cima nos espera otro desafío singular.

 

CASA 11          -           Sucedente       -           INDIVIDUOS INDIVISOS

¿CUAL ES NUESTRA VISIÓN?

Estamos en el ámbito de los objetivos trascendentes, grupales, del poder en y con el grupo. Individuo es un ser íntegro. Eso buscamos en el grupo, descubrir que somos un ser único e irrepetible (individuo) y a la vez sentir que somos uno con el grupo (indivisos).

La Casa 11 simboliza  la manifestación de la amistad, del amor para todos por igual, desapegado.

Representa las aspiraciones de libertad e independencia, grandes anhelos, grandes ideales, intereses y estímulos grupales. Como la Casa 10 es básicamente social, de objetivos más amplios e impersonales, aquí se comparten los frutos de la Casa 10, es decir que es el empleo que una persona hace del logro o del fracaso alcanzado.

La Casa 11 representa el ámbito de la visión creadora, de la creatividad con otros, de la impersonalidad, de la excelencia. Aprendemos a expresar nuestra individualidad con otros. Es un espacio donde juega mucho la proyección, donde nos vemos reflejados en los que nos rodean e intentamos permanentemente diferenciarnos, a la vez que sentimos la necesidad de ser iguales. Aparece la relación con la diferencia, la aceptación  o el rechazo de lo diferente.

El Sol irradiante en Casa XI es el arquetipo de un gran reformador, que manifiesta una identidad social y amorosa con altos ideales de hermandad y solidaridad. Es una personalidad afecta a participar en espacios grupales.

La prueba que encaramos aquí es la prueba de la unidad en la diversidad. Cuanto más nos individualizamos (descubrimos a nuestro ser único) más reconocemos las cosas que compartimos con los demás, sintiéndonos más unidos.

 

CASA 12          -           Cadente          -           TRASCENDEMOS

EL TODO está en todos. Todos estamos en el TODO.

Nacemos y descubrimos el yo personal.

Reconocemos el mundo que nos rodea y deseamos.

Aprendemos a pedir, a intercambiar, a jugar.

Identificamos nuestras raíces más profundas.

Nos enamoramos y experimentamos el don de la creatividad.

Intentamos completarnos trabajando y finalmente nos integramos con otros.

Aprendemos a compartir y a transformarnos "con otros".

Así investigamos también el sentido profundo de nuestra vida y

lo expresamos a través de la vocación, la carrera o la profesión.

Iluminamos y nos realizamos simultáneamente.

Finalmente descubrimos que somos individuos indivisos en una realidad indivisible.

¿A qué nos conduce este ciclo?

AL TODO.

Al final que es el principio, y viceversa.

 

La Casa 12 es difícil de comprender, misteriosa y profunda. Paradójica. Simboliza el inconsciente colectivo, situaciones colectivas de energía pura, procesos de muerte del yo personal. No es concreta, las cosas se desvanecen.

La simbología que aparece allí indica espacios en que se necesita soledad, recluirse consigo mismo. Por esa razón representa los reformatorios, las prisiones, los hospitales (todos los lugares de encierro y aislamiento).

Aquí aparecen las claves para las  más altas realizaciones como las de los grandes Maestros y Yoguis. La Casa 12 simboliza la inspiración y la vida religiosa. La espiritualidad, la luz sobre lo oculto u oscuro, que hace brillar la luz en uno y en los demás.

Asimismo, refleja las peores situaciones humanas como las terribles adicciones (alcoholismo, drogas), la locura, el sadismo, el delirio de persecución, la represión, la autolimitación, etc.

Un Sol en Casa XII irradiando muestra un Servidor o Salvador del Mundo como arquetipo superior.  Puede manifestarse como un artista plástico, cineasta, bailarín.  Es una identidad con fuerte tendencia a la consideración de las necesidades y urgencias de los que la rodean.

En la Casa 12 vemos simbolizado claramente el cierre de un ciclo: pruebas, crisis, disolución y muerte. Enfrentamos los fantasmas que tememos afrontar, los resultados de nuestros fracasos o éxitos, por eso simboliza nuestros enemigos ocultos o secretos, aquellos que no queremos ver.

Es el espacio que representa lo incognoscible, lo que no podemos llegar a conocer, al menos con nuestras capacidades actuales. Por eso es tan temido todo lo que simboliza, porque exige abnegación, aceptación y sacrificio (sacro-oficio, hacer lo sagrado).

Es la prueba más temida, la prueba de la disolución. Se disuelven las empresas, los matrimonios, las relaciones con amigos, familiares, hijos. Finalmente nos disolvemos nosotros.

 

¿Qué queda?

 

Algunos responden : "nada".

Otros se atreven a arriesgar: "¡Todo!”

Tal vez sea lo mismo.

Saint Exuperí, dijo:

"Lo esencial", que es invisible a los ojos.


CAPITULO VI          UN MITO PARA CADA SIGNO

 

            ¿Cómo definir el significado de Mito o Leyenda?

 

            “Leyenda” proviene del latín “lo que ha de ser leído”.

 

            “Mito”, de acuerdo con el diccionario enciclopédico, es un relato de los tiempos heroicos, una tradición alegórica que tiene por base un hecho real.

 

            Los niños son como un campo fértil, es por ello que antiguamente los abuelos tenían la noble tarea de contar cuentos a los más pequeños, para sembrar en ellos la sabiduría, fruto de la experiencia de vida.  Relataban los cuentos que a ellos mismos les habían contado sus abuelos, embellecidos por sus propias vivencias.  Era más que una tradición, era una forma de religión, porque hasta los adultos se reunían al anochecer, alrededor del fuego del hogar, para compartir historias de héroes y heroínas.

 

            Estas reuniones eran mucho más que encuentros fortuitos.  Eran espacios de integración grupal, de contacto humano, de unidad.  Los relatores daban rienda suelta a la imaginación, liberando a los escuchas de sus pequeñas prisiones mentales.  Era la oportunidad de conectar la propia intuición, de crecer interiormente.

 

            La mayoría de nosotros no vivimos esta experiencia, y si lo hemos hecho añoramos los viejos buenos tiempos.  ¡Pero no todo está perdido, tenemos la televisión, la computadora, la Internet!   No se trata de rechazar los avances tecnológicos, sino de tomar conciencia de lo que la tecnología no puede ni podrá reemplazar: las relaciones y el contacto humanos.  Ningún aparato, por avanzado que sea puede suplantar la calidez y espontaneidad del relator de cuentos, sus silencios, su mirada... Ni ningún “jueguito” electrónico puede generar la alegría de visualizar el mundo interior a través de la imaginación.

 

            Hay cientos de mitos y leyendas, muy lejos de estar archivados en el lejano pasado, viven en nuestros sueños, en nuestras relaciones, en nuestra cotidianeidad.  Lo que la mitología cuenta es algo que ocurrió y está ocurriendo todo el tiempo.  Leer mitos, contar mitos, tenerlos presente en nuestra conciencia puede ser una forma de “actuarlos” menos y profundizarlos más.

 

ARIES Y PROMETEO   -           La conquista de un ideal

 

            ¿Quién sino Prometeo podría representar mejor al carnero enceguecido en pos de un ideal? 

 

            Prometeo, ciego a la hora de evaluar sus opositores, se enfrentó sin medir las consecuencias, al mismísimo Zeus, el más grande los dioses del Panteón helénico, dios de la luz y el cielo.

 

            Prometeo (del griego: pro-medos “lanzado hacia la mente o lanzado hacia nadie o la nada”) fue un héroe que reunió las características del arquetipo de Aries: líder, creador, luchador en defensa de sus ideas, desprovisto de orgullo, sincero, resistió la más terrible de todas las pruebas, nada lo detuvo.

 

Hijo de un titán, Jápeto (del griego: “salto evolutivo”) y de Asia, una descendiente del Océano (que simboliza Piscis, inconciente del que emerge el carnero).  Una leyenda lo cita como el creador de la humanidad, en la Teogonía de Hesíodo es simplemente su bienhechor.  Aries es sinónimo de crear y hacer el bien a los más indefensos o necesitados, especie de Quijote protector de los más débiles.

 

            Prometeo engañó a Zeus para beneficiar a los hombres, primero eligiendo el mejor alimento y luego robando el fuego de los Dioses (la mente) para entregarlo a la humanidad.  Fue castigado duramente, encadenado a una roca mientras un águila le devoraba el timo (en algunas versiones el hígados), el cual se regeneraba constantemente.  No importa los sufrimientos a los que nos sometamos nuestro aspecto ariano, como Prometeo, es poseedor de una resistencia inigualable. 

 

            Finalmente, este héroe, fue perdonado por Zeus (quien no pudo resistir a la estoicidad, a la humildad y al heroísmo conque los arquetipos arianos hacen frente a las adversidades)  y elevado a la categoría de inmortal. 

            Entre sus virtudes, Prometeo poseía el don de la profecía y enseñó a su hijo Deucalión el modo de salvarse del diluvio que Zeus proyectaba para exterminar la raza humana.   Típico representante ariano, noble defensor de causas perdidas.

 

            Como Aries, Prometeo simboliza la energía que desciende del cielo fecundando la tierra, esforzándose por cortar con el pasado; es el impulso que hace emerger lo nuevo.

 

LIBRA Y PSIQUE -  Las peripecias de  “Amor” .

 

            Si vamos a referirnos a Libra, aparece inmediatamente una pareja, por lo menos “dos” con un proyecto común (una sociedad).  De igual modo al hablar de Psique no puede estar ausente Eros (del griego: “amor”).

 

            Psique es el nombre del alma (en griego significa “mariposa” y la palabra  fue asociada con el  alma, por sus cualidades de sutilidad, transparencia y libertad).  Psique es una heroína de la que nos habla Epuleyo en “Metamorfosis”, hija de un rey con dos hermanas.  Las tres hermanas eran hermosísimas, pero Psique era de una belleza sobrehumana, la belleza a la que aspira todo Libriano, etérea, equilibradamente perfecta, ideal.

 

            Sin embargo, a pesar de su belleza nadie la quería por esposa, sus pretendiente se asustaban ante tanta hermosura.  El oráculo aconsejó a sus padres ataviar a la joven y atarla a una roca donde un monstruo horrible se apoderaría de ella, liberándola de su sufrimiento y favoreciendo, a su vez, las cosechas del reino.  Este hecho simboliza la prisión a la que puede someterse nuestra faceta libriana para encontrar “el otro de nuestros sueños”.

 

            Pero he aquí que de pronto, ¿por un error del destino?, tal vez por la justicia divina, la flecha de Eros destinada a Psique para que se enamorase del monstruo, fue a dar en el mismo Eros.  Entonces, como era de esperar, Eros se enamoró inmediatamente de la joven y la raptó, transportándola a su palacio de oro y mármol con un encantador jardín.

 

            Todas las tardes, su marido Eros, yacía junto a Psique, pero le advirtió que era imposible que lo viera, si no quería perderlo para siempre.  Psique apeló a la entrega libriana, era amada, obedecía a su esposo y era plenamente feliz.

 

            Pero, al entrar un tercero en escena, generalmente todas las ilusiones librianas se desvanecen.  Las decisiones se tornan complicadas.  Las hermanas que fueron a visitarla, la convencieron de que ocultase una lámpara y durante la noche observase la figura de aquel a quien amaba.

 

            Quien siembra la duda en Libra, siembra el principio del desequilibrio y la discordia, el fin del jardín del Edén.  ¿A quién obedecer a su marido que la hacía tan feliz o a sus hermanas que se suponía le decían que hiciera eso por su bien?   Este es el más terrible de los dilemas del libriano, descubrir qué es lo justo, dejar contentos a todos, corriendo el riesgo de no conectar su propio deseo, su propia felicidad.

 

            Volvió, aquella noche, Psique a su morada y descubrió dormido a su lado no a la horrible bestia que imaginaba sino a un hermoso adolescente, el más bello de los jóvenes.  Emocionada, se descuidó y dejó caer una gota de aceite de su lámpara que despertó a su amado.  Eros cumplió su amenaza, huyó para no volver jamás.

 

            Al faltarle la protección de Amor, Psique vagó por el mundo cumpliendo las pruebas que le impuso la madre de su pareja, Afrodita (diosa romana del Amor, identificada con la Venus griega).  Psique seleccionó semillas, recogió lanas de los corderos salvajes y descendió a los infiernos.  Superó todas la pruebas hasta que Eros, que no podía olvidarla, la rescató de su ensueño y con autorización de Zeus, se casó con ella y la ascendió al Olimpo.

 

            Psique, símbolo de la osadía y la humildad del amor libriano, también de su inseguridad y de su búsqueda de justicia y felicidad.

 

            Se cuenta que de la unión de Eros (el Amor) y de Psique (el Alma) nació una hermosa niña que llamaron “Placer”, que es exactamente lo que alcanzamos cuando conectamos la armonía y paz interior, expresiones del arquetipo libriano.

 

TAURO Y HERA -  La esposa legítima y estable

 

            Hera representa la manifestación visible, lo que vemos gracias a la luz (es la esposa legítima de Zeus que simboliza la luz).  Hija mayor de Cronos  y Rhea (el tiempo y fluir).

 

            Se decía que Hera había sido criada durante la guerra de la Titanomaquia por Océano y Tetis (el mar y la fertilidad del mar), a quienes quedó por siempre agradecida y más tarde al producirse la riña entre la pareja se esforzó por reconciliarlos.  Es comprensible que la manifestación esté agradecida con el océano y su fertilidad, que son la fuente de toda la vida, del mismo modo se entiende que lo manifestado, como ser la tierra y el agua sean elementos muy afines.  Toda esta simbología expresa parte del arquetipo Tauro, mantener las cosas como están, que las relaciones se sostengan, que el otro “esté”, permanezca.

 

            Luego Hera se casó con Zeus, la tradición más antigua sostiene que la boda se realizó en el jardín de las Hespérides, que es el símbolo mítico de la fecundidad en el seno de una eterna primavera.

 

            En tanto esposa legítima de Zeus, Hera es la protectora de las mujeres casadas y se la describe como celosa, violenta y vengativa.  Podríamos sugerir como un toro embravecido.  A menudo se irrita contra Zeus por sus  infidelidades respondiendo con odio hacia las amantes e hijos ilegítimos de su consorte y vengándose con otras tantas infidelidades de su parte.

 

            Toda esta situación pone de manifiesto que no debemos tomar al pie de la letra los textos mitológicos, siempre encierran un contenido más amplio que el obvio o textual.  Al igual que los taurinos Hera siente que la responsabilidad es ser fértil, producir, ser receptiva, pero ¿a qué?, a la entera manifestación que es lo que en definitiva es ella misma.  Tauro está presente para aquel que está presente, valga la redundancia.

 

            A veces, la cólera de Hera y sus venganzas tienen otras causas.  Se cuenta que un día la Diosa discutía con Zeus sobre quién gozaba más intensamente de los placeres del amor, si el hombre o la mujer.  Zeus sostenía que las mujeres llevaban la ventaja.  Las dos divinidades decidieron consultar a Tiresias, quien había experimentado ambos sexos.  El adivino  consultado dio la razón a Zeus y explicó que si adjudicamos 10 partes a este dilema, el hombre se lleva una parte y la mujer se queda con las 9 restantes.  Llena de ira, Hera, lo privó de la vista.

 

            Tauro, el gran gozador; ninguno otro signo está más vinculado al placer.  El sexo escorpiano persigue la fusión, el sexo taurino es hedonista.  Nuestra parte escorpiana se entrega, nuestro aspecto taurino busca gozar y además producir y generar.  Ambos reúnen los secretos de la alquimia del amor.

 

            Hera también tomó parte en el concurso de belleza en que se compitió con Afrodita y Atenea, eligiendo a Paris, el más bellos de los mortales, para elegir y entregarle la manzana de oro a la más hermosa de las tres.  Hera se comprometió a darle el imperio de toda Asia; Atenea le ofreció la prudencia y la victoria en todos los combates; mientras que Afrodita se limitó a brindarle el amor de la mujer más hermosa.  la decisión de Paris fue que Afrodita era la elegida de las tres y solicitó como premio el amor de Helena de Esparta.  Esta es otra de las aspiraciones cuando conectamos Tauro, alcanzar la perfección de la belleza en la manifestación.

 

            Del matrimonio de Hera con Zeus, es decir de la unión de “la luz” y de “la manifestación visible” surgieron tres descendientes:

                        Ilitia:     que simboliza el parto, el nacer.

                        Ares:    nombre griego de Marte, la energía primordial.

                        Hebe:   que representa la juventud.

 

            Así Tauro pone la energía primordial a trabajar en función de mantener la juventud y procrear.

 

            Hera fue también una gran benefactora (fue protectora, entre otros, de Aquiles, Menelao y la nave Argo y sus 50 tripulantes).  Otra faceta taurina, agasajar y acompañar, apoyar a los que registra como parte de su realidad manifestada, no es una protección canceriana  del clan, sino inclinada a cuidar a los que “están”, a los que permanecen, a los que de alguna manera le brindan seguridad.

            En síntesis, nuestra parte Hera o Tauro es aquella que entiende que el pasado es posibilidad, que prepara las condiciones para que la vida sea posible, que es obstinada, estable y a la vez violenta y celosa cuando es contrariada.  Es nuestra faceta materialista y tradicional que, en alguna forma, persigue la rutina porque es segura.  Nuestro lado productivo, entonces pacífico, y con gran sentido de lo estético.

 

ESCORPIO Y MEDEA  -            La pasión y la magia.

 

            Medea es hija del rey de Cólquide, Eetes hijo del Sol, nieta de Helio y de la maga Circe de quien heredó sus dones.  Es el prototipo de la hechicera.

 

            Sin Medea, Jasón no hubiera logrado conquistar el vellocino de oro, ella le dio el ungüento para protegerse de los toros de Hefesto y adormeció los dragones con sus hechizos.  Traicionó a su propio padre porque era una princesa de sentimientos muy humanos, opuesta a la política de Eetes de dar muerte a todos los extranjeros.   Una vez logrado el vellocino Medea huyó con Jasón y los Argonautas.  Todas las leyendas concuerdan en que Jasón le prometió casarse y todos los crímenes ulteriores que comete Medea quedan, sino justificados, al menos explicados por el perjurio de Jasón.

 

            Para seguir a su amado y darle victoria no sólo traicionó a su padre sino que llevó como rehén a su propio hermano, Apsirto (“lo indivisible”), al cual no vaciló en matar y despedazar para retrasar a sus perseguidores que comenzaron a recogerlo de las aguas.

 

            Muerte, crimen y traición:  Escorpio.  Expresiones que simbolizan, en alguna forma, las etapas de la transformación, traicionar y dar muerte a lo viejo.

 

            El matrimonio de Medea y Jasón (del griego Jasón “curación”), se realizó mucho después porque su consorte lo retrasó cuanto pudo.  Entre tanto, Medea llevó a cabo la venganza de Jasón descuartizando a su enemigo Pelias, luego de lo cual la pareja se fue a vivir a Corinto hasta el día en que el rey Creonte quiso casar a su hija con Jasón y decretó el destierro de la maga.

 

            Como es de imaginar, Medea no se dio por vencida, logró retrasar su partida un día, tiempo suficiente que aprovechó para preparar su venganza.  Impregnó de veneno el vestido de su feliz rival, que se prendió fuego tan pronto se lo puso, muriendo quemados la novia como su padre, Creonte, que intentó salvarla.  Luego Medea dio muerte a sus propios hijos y escapó hacia Atenas en un carro tirado por caballos alados, regalo de su abuelo Helios.

 

            ¿Qué significado podría tener todo esto?  Probablemente simbolice, entre otras posibilidades, el amargo sabor de la venganza,  Traicionados por los que más amamos, ciegos de dolor, al vengarnos, destruimos una parte nuestra, a veces nuestras mismas entrañas, sin poder medir los resultados.

 

            Escorpio es el arquetipo de lo más inconsciente y profundo, también de lo más profano.  Se lo vincula con las pasiones más horribles: el odio, los celos, la traición, la venganza, la envidia, el orgullo, la codicia, el egoísmo.  También es el ave fénix que renace de sus cenizas, transformada, trasmutada, lo cual representa los aspectos escorpianos más sublimes: la entrega, la fusión, la magia, la curación.

 

            También este relato de Medea y Jasón nos indica que el empleo de la magia con fines maléficos, la utilización de esa fuerza escorpiana para propósitos egoístas, sólo engendra más dolor.  Separar la magia (Medea) del servicio y la curación (su consorte Jasón) puede traer la muerte como destrucción en lugar de la transformación y la regeneración.

 

GÉMINIS Y LOS DIOSCUROS - ¿Qué gemelo nos visita hoy?

 

            Los Dióscuros, literalmente, “los hijos de Dios” (griego), son los gemelos Cástor y Pólux.  Nacieron de los amores de Zeus y Leda (descendiente de Eolo, el viento).  Leda estaba casada con Tindáreo, la noche en que Zeus se unió a ella tomando forma de cisne, la mujer se unió también a su marido humano.  Así una leyenda cuenta que dio a luz dos huevos; de un huevo nacieron Pólux y Helena, gemelos atribuidos a Zeus; del otro huevo surgieron Cástor y Clitemestra, hijos de Tindáreo.

 

            Dos parejas de gemelos, una humana, otra divina.  Símbolo arquetípico de Géminis: la dualidad, el dos.   Interesante ejercicio preguntarnos cuál de ellos predomina:

 

            ¿Qué gemelo escribe hoy?        ¿Cuál es el que habla?

            ¿Quien nos visita: el alegre o el malhumorado,

            el Mensajero de los Dioses o el Rey de los Ladrones?

 

            Cástor y Pólux son dos héroes jóvenes, dos combatientes.  Cástor especialmente guerrero, Pólux boxeador.  Jóvenes y luchadores como el espíritu geminiano.  Pero, podríamos preguntarnos ¿en qué lucha se debate Géminis?  En la que se desata en su propia cabeza, entre sus diferentes perspectivas y formas de ver la realidad.  Una lucha interminable en un mundo dual.

 

            Cástor y Pólux no figuran entre los combatientes de la Guerra de Troya en defensa de Helena porque cuando tuvo lugar ya habían sido divinizados.  Tindáreo tenía 2 hermanos, Afareo y Leucipo.  Afareo tenía 2 hijos varones, llamados Idas y Linceo, prometidos con 2 hijas de Leucipo, Febe e Hilaíra.  Cástor y Pólux raptaron a las muchachas y se entabló una batalla de la que resultaron muertos Cástor y Linceo.  Zeus se llevó a Pólux al cielo, pero éste no quiso aceptar su divinidad si su hermano debía permanecer en los infiernos, por esta razón Zeus permitió que cada uno permaneciese con los dioses en días alternados.

 

            Finalmente, así como estos dos héroes fueron designados inmortales, dentro nuestro ambos inmortales tienen derecho a voz y voto.  Todas las personas que se identifican fuertemente con el arquetipo Géminis no sólo reconocen sino que viven la polaridad.  A veces alegres otras veces taciturnos.  Juguetones serios.  Librando un combate interno en el que el estandarte es la duda en pos de acercarse al conocimiento de sí mismos y de sus circunstancias.

 

SAGITARIO Y QUIRÓN -  Al Maestro con cariño

 

            Quirón el más célebre, juicioso y sabio de los centauros, hijo de Crono y Filira, hija de Océano (hijo del tiempo y del amor filial, así se siente nuestro aspecto sagitariano).  Para engendrarlo Crono tomó forma de caballo, lo cual explica su doble naturaleza: animal y humana.  Nació inmortal, vivía en una caverna.  Buen amigo de los hombres, prudente y benévolo.

 

            Peleo le confió a su hijo Aquiles después de separarse de su mujer.  Además de educar a Aquiles, enseñó entre otros a Jasón y a Asclepio.  Se dice que el mismo Apolo recibió sus lecciones.  Su enseñanza comprendía la música, el arte de la guerra, de la caza, la moral y la medicina.

 

            Al citar a Quirón contactamos muchísima simbología de Sagitario: la celebridad, el juicio, el amor filial que lo integra todo, la moral, la enseñanza.  Sagitario es el maestro por presencia.  La conexión con los ideales y la búsqueda del sentido de la vida mientras nos debatimos entre lo animal, lo humano y, como lo indica la flecha del centauro, lo elevado, lo espiritual.

 

            Quirón fue herido accidentalmente por Heracles.  Las llagas causadas por sus flechas eran incurables.  Entonces Quirón se retiró a su cueva deseoso de morir, sin lograrlo, porque era inmortal.  Por fortuna, Prometeo que había nacido mortal le cedió su derecho a la muerte y así, Quirón, encontró el descanso.

 

            La herida de Quirón representa diferentes cosas, entre ellas, el dolor que nos acompaña, aunque investiguemos todos los conocimientos o poseamos todo lo que deseamos, si no contactamos el sentido de nuestra existencia individual en el contexto social.  Es el sabor amargo ante la ausencia de respuesta a la pregunta ¿para qué?

 

            Sólo Pro-meteo (“lanzado hacia la mente”) puede ayudarnos.  Nuestro impulso a la sabiduría puede aliviar ese dolor.  Sólo a través del servicio y el sacrificio (sacro-oficio, hacer aquello que es sagrado), puede curarnos.

 

            Sagitario, gran conocedor porque busca, porque aprende y enseña, porque da y recibe.  Arquetipo del sabio, del dador, del dispensador de bienestar.

 

CÁNCER Y DEMÉTER - Liberar al hijo da nacimiento a la verdadera madre

 

            Deméter, la diosa maternal de la tierra (del griego de-meter “productiva madre”) pertenece a la generación de los Olímpicos.  Hija de Cronos y Rhea (el Tiempo y el Fluir) es una personalidad religiosa y mística.  Diosa de la tierra cultivada, del pan y del trigo, Deméter cuidaba  la tierra y nutría al hombre.  Sintetiza el carácter nutriente de cáncer.  Se ocupaba de que el mundo tuviera color, era las flores, la primavera, los frutos, el fluir de la naturaleza.  Una simbólica descripción de la energía materna.

 

            Se halla estrechamente vinculada a su hija Core (Virgen) que se convierte en reina de lo invisible al casarse con Hades y pasa a llamarse Perséfone.

 

            Deméter y Perséfone, madre e hija, constituyen una pareja a la que con frecuencia se llama simplemente “las Diosas”, unidas por una profunda significación que sólo era revelada en la iniciación de los misterios de Eleusis.  Misteriosa e inexplicable relación como los lazos que se crean entre madre e hijo, lazos de amor pero también de posesión.  Vínculo protector que puede permitirnos crecer pero también puede asfixiarnos en su obsesión por cuidar.

 

            Su hija Core crecía feliz entre las ninfas, en compañía de otras hijas de Zeus,  Atenea (la mente atenta) y Artemis (virgen y eternamente joven).  La doncella se preocupaba poco del matrimonio cuando Hades se enamoró de ella, entonces el dios , con ayuda de Zeus, su padre, la raptó.  En el preciso instante en que la doncella tomaba un narciso (o lirio), la tierra se abrió, apareció Hades en su enorme carro negro y se llevó a su prometida al mundo de los infiernos.

 

            Desde ese momento empezó para Deméter la búsqueda desesperada de su hija, búsqueda que la obligó a recorrer todo el mundo nutriendo y alimentando hijos que no eran propios.  Tal vez sea esta la suprema prueba de cáncer, reconocer el hijo en cada ser encarnado y ser capaz de dar el mismo amor y cuidado al hijo ajeno que al propio.

 

            Sin embargo, el voluntario destierro de Deméter volvía la tierra estéril y alteraba el orden del mundo por lo cual Zeus recurrió a una transacción:  Deméter ocuparía su puesto en el Olimpo y Perséfone dividiría el año entre Hades y su madre.  Por eso cada primavera Perséfone abandona la prisión subterránea y se reencuentra con su madre que de la alegría hace brotar todo, reverdeciendo la realidad y llenándonos de frutos.

 

            Esta es la riqueza que puede alcanzar cáncer un amor fructífero, afectuoso, alegre, siempre a disposición, como Perséfone que espera a su hija, pero que no se frustra ni se autolimita alcanzando su propia realización como individuo, esposa, amante, amiga, hermana y, obviamente, también madre.

 

CAPRICORNIO Y CRONOS -  Intimidades del Panteón

 

            En el principio fue CAOS (el Abismo, lo Indeterminado) que generó a Eros (el Amor), a Gaia (Gea, la Tierra) y a Tártaro (lo Subterráneo, la Muerte).

 

            Gea se casó con Urano (el Cielo) y tuvieron como descendencia común a los seis titanes:

 

            Océano:           el mar, las aguas

            Ceo:                 lo esencial

            Crío:                 la fuerza, la potencia

            Hiperión:           lo máximo

            Jápeto:             el salto evolutivo y

            Cronos:            el tiempo (que los romanos asociaron con Saturno).

 

            Urano tenía un elevado ideal, la excelencia generativa, y nunca estaba conforme con los hijos que engendraba por lo que los enterraba nuevamente en el vientre de la madre.

 

            Finalmente, Gea descontenta con la actitud de su marido pidió a sus hijos que la protegiesen de semejante brutalidad.  Cronos fue el único entre todos los hermanos que se atrevió a ayudar a su madre para desembarazarse de su padre.  De igual manera, el Capricorniano se obliga a cumplir aquello que reconoce como su responsabilidad, su deber, aunque ello signifique escalar la montaña más alta o un tremendo esfuerzo.  Persistente y tenaz a pesar de que deba sacrificar su destino individual.

 

            Con la hoz que fabricó su misma madre cercenó los testículos de su padre y ocupó su lugar, adueñándose del universo.  ¿Quién osaría asumir tamaña empresa?  Sólo nuestro impulso capricorniano, aplomado, reflexivo y con la suficiente seriedad y cuidado como para no desperdiciar absolutamente nada mucho menos una oportunidad de asumir la autoridad.

 

            Destronado su padre asumió el poder y se casó con Rhea (el Fluir).  Y así del “Fluir del Tiempo” nacieron los famosos Olímpicos, los dioses que reinaron en el Olimpo:

 

            Posidón:           reino de las aguas

            Hestia:             el fuego del hogar

            Hera:                la manifestación visible

            Zeus:                la luz

            Hades:             lo invisible

            Deméter:          la tierra productiva, la cosecha

 

            Cronos es advertido por un oráculo que será destronado por uno de sus hijos, de manera que al igual que su padre, aunque por diferentes razones, los destruye al nacer cada uno devorándolos a medida que nacían.  Todos somos en cierta medida hijos de Cronos y somos devorados por él, no podemos escapar al único destino seguro, ser devorados por el tiempo, envejecer y morir.  Pero al igual que Cronos, capricornianamente, urdimos planes, nos comprometemos con diferentes objetivos, establecemos metas, y al cumplir con ellos nos realizamos a través del éxito o del fracaso.

 

            Finalmente Cronos fue destronado tras una larga batalla, denominada la Titanomaquia, por uno de sus hijos,  Zeus (la Luz), quien liberó a sus hermanos y obtuvo la victoria.  La victoria que alcanza Capricornio cuando logra vencer la inercia, liberándose de sus propias cadenas al igual que Cronos se liberó luego y se reconcilió con Zeus habitando en la isla de los Bienaventurados.

           

LEO - Ni demasiado alto ni demasiado bajo

 

            Tratándose de Leo un solo relato sería insuficiente.  Cuando ocupa el escenario no se quiere bajar, es más, en lo posible quiere figurar solo, al menos al encabezar las marquesinas...

 

 

a)         LEO Y FAETONTE

 

            Faetonte es hijo del Sol.  Fue criado por su madre en la ignorancia de quien era su padre, pero se lo reveló al llegar a la adolescencia.  Esta ausencia de padre puede interpretarse como que de alguna manera para todo Leo no existe otro sol que sí mismo.

 

            Al enterarse, el joven reclamó una prueba de su nacimiento, rogó a su padre, el Sol, que lo dejase conducir su carro.  Tras muchas vacilaciones el Sol accedió, no sin hacerle previamente mil recomendaciones.  Faetonte partió comenzando a marchar por el camino trazado por la bóveda celeste, según le fuera indicado, pero pronto se apoderó de él un gran temor por la altura en que se hallaba.

 

            La visión de los animales que representan los signos del zodíaco lo asustó y abandonó el camino que le habían trazado. Descendió demasiado y por poco incendia la Tierra.  Volvió a subir, esta vez demasiado alto, entonces los astros se quejaron a Zeus, quien para evitar un desastre universal lo fulminó precipitándolo al río Eridano.

 

            Triste final pero muy aleccionador, nuestro lado leonino muchas veces se arriesga asumiendo responsabilidades para las que no está listo.  Impetuoso, siente que es capaz de todo, vuela demasiado alto.  Otras veces, como reacción, o por orgullo, se contiene, se “guarda”, generándose envidia y enojo, vuela demasiado bajo.

 

            La clave del impulso Leonino pasa por las enseñanzas del sabio Gautama Buda quien hace alrededor de 2.600 años indicó el JUSTO CAMINO MEDIO.  Ser soles “encendidos”, ni combustos ni incendiarios.

 

 

LEO E ICARO

 

            Icaro es hijo de Dédalo.  Su padre fue el prototipo del artista universal, arquitecto, escultor e inventor de recursos mecánicos.

 

            Cuando Dédalo enseñó a Ariadna cómo podría Teseo encontrar el camino de salida en el laberinto, tras haber dado muerte al Minotauro, el rey Minos irritadísimo encerró en el laberinto a Dédalo y a su hijo.

 

            Pero Dédalo, al que nunca faltaron recursos, como no le faltan a Leo, fabricó para Icaro y para sí mismo unas alas y las fijó con cera en los hombros de su hijo y en los suyos y ambos emprendieron vuelo.

 

            Un padre digno de un arquetipo Leo, capaz de transmitirle las cualidades del maestro y del artista, un padre afectuoso y protector, resuelto, vinculado al poder y emprendedor.

 

            Antes de partir, Dédalo había recomendado a Icaro que no se remontase en exceso ni volase demasiado bajo.  Pero Icaro, lleno de orgullo por poder ascender no atendió los consejos de su padre.  Se elevó por los aires y se acercó tanto al Sol que la cera se derritió y el imprudente joven se precipitó al mar.

 

            Otra fuerte historia solar.  ¿Es que leo no puede dejar de ser imprudente y avasallador?  Tal vez, no.  Quizás ese sea su principal atractivo.  Brillar, ser el centro, hacerse notar.  Eso es lo que nos sorprende y nos repele y a la vez nos atrae.  Porque tan pronto se ilumina también irradia su calor, su protección y su generosidad sin límites.

 

            Una coincidencia interesante que podemos observar en los mitos de Faetonte e Icaro, es que los dos van a parar al agua, uno al río Eridano el otro al mar.  Esto no significa que el fin de todo Leo es morir ahogado sino todo lo contrario, su lección más importante, su trabajo más profundo está vinculado con sus propias emociones.  Podríamos imaginarnos un volcán inactivo (fuego fijo), sabemos que en su interior existe una gran actividad, en cualquier momento puede estallar.   Estaríamos representándonos cierto aspecto del arquetipo leonino.  En el centro del corazón de este volcán está el amor, pero para llegar allí previamente tiene que elaborar el orgullo, la pasión, el egoísmo y el individualismo.

 

ACUARIO Y LAS AMAZONAS - Una historia diferente

 

            En correspondencia con Acuario, en lugar de un héroe encontramos un grupo de heroínas.  Las amazonas eran un pueblo de mujeres que descendía del Dios de la guerra Ares y de la ninfa Harmonía.

 

            Se gobernaban por sí mismas, sin intervención de ningún hombre y a su cabeza tenían una reina, llamada Hipólita.  Sólo toleraban la presencia de hombres a título de criados, para los trabajos serviles.

 

            Según algunos mutilaban a sus propios hijos varones al nacer, volviéndolos ciegos y cojos, según otros, los mataban.  En determinadas épocas se unían con extranjeros para preservar la raza y conservaban sólo los hijos del sexo femenino.

 

            Un relato lo suficientemente extraño e inusual como para evocar al signo de Acuario.  un total rechazo de lo “diferente” y de la autoridad ajena, una búsqueda permanente de igualdad.  Por otra parte, sobresalir por la diferencia, “mujeres guerreras”, el antiarquetipo de lo femenino.  Y como si no fuera suficiente, los hombres eran esclavos.

 

            A las niñas les cortaban un seno para que no les molestase en la práctica del arco o el manejo de la lanza, de allí proviene su nombre (a- mazon “sin seno”).  Su pasión, la guerra.  Su ocupación, la caza.  La Diosa a la que adoraban era Artemis, virgen y cazadora.

 

            “Difícil”, buena definición para Acuario, porque todo lo que digamos “no es”.  De algún modo en el acuariano todo es “Si, pero...”  Se define por lo contrario, se opone por principio.  Es el amor, pero desapegado.  Es el grupo, pero no éstos sino los que vendrán.  Y es que la mirada acuariana está puesta en el futuro, en lo que será. 

 

            Esta situación ya la muestra el mito de la creación que relata que Urano (planeta regente de Acuario) todas las noches se recostaba sobre Gaia (la Tierra) y engendraba hijos que no eran de su gusto por lo que los volvía a enterrar en el vientre de su madre.  La excelencia, la perfección es lo que persigue Acuario, como Urano el Gran Creador, y al igual que Urano tendrá que aprender a través del paso del tiempo a integrar hasta lo imperfecto, como lo muestra el mito al relatar sus sucesores Cronos/Saturno y Zeus/Júpiter.

 

            Pero volviendo a las Amazonas, eran descendientes de Ares (Dios de la Guerra, arquetipo masculino) y de Harmonía (Venus, femenino por definición), probablemente el relato exageró lo masculino en las mujeres con el fin de evidenciar el desequilibrio imperante cuando rechazamos un polo, cualquiera sea, lo mismo da que el masculino esclavice al femenino. La finalidad de este mito es enseñar que el desarrollo de la humanidad implica la expresión de la igualdad, la libertad y la fraternidad entre hombres y mujeres, entre blancos, negros y amarillos y entre mahometanos, judíos, cristianos, etc.  La manera de poner en evidencia este hecho es obviamente acuariana: exagerad, distinta, rebelde, sorprendente, rara...  original.

 

VIRGO Y ARTEMIS/HÉCATE    -   Ese misterioso femenino

 

            Artemis nació en la isla de Delos (del griego “la brillante), hermana gemela de Apolo, tan pronto hubo nacido ayudó a su madre llamada Leto a dar a luz a su hermano.  Se contaba que cuando Leto estaba en cinta de los gemelos divinos de Zeus (Virgo al igual que Géminis se considera regido por el dual Mercurio), Hera, la esposa del Dios, por los celos, había prohibido que se le ofreciera asilo en cualquier lugar de la tierra a fin de que no pudiera dar a luz a sus hijos.  Por eso Leto andaba errante, sin poder detenerse jamás, ni poder retroceder.  Finalmente Delos que hasta entonces había sido una isla flotante y estéril y que no temía la cólera de Hera consintió en acogerla.  Como recompensa quedó fijada al fondo del mar.

 

            Nacer en una isla es un símbolo de Virgo.  Nuestro aspecto virginiano, solitario, aislado, trabaja como el castor, va generando una isla, del lado interior forma una laguna, un oasis reparador, en el exterior deja el caos, inunda a diestra y siniestra.  La mirada discriminadora de Virgo separa, selecciona, ordena.

 

            Tan pronto nació, al igual que la isla que acogió a su madre, Artemis recibió a su hermano, comenzó su tarea de servicio, ese otro rasgo virginiano tan reconocido que responde a su necesidad de ser útil.

 

            Artemis permaneció virgen, eternamente joven, es la diosa protectora de los partos y es el prototipo de la belleza arisca que se complacía sólo en la caza.  Va armada de un arco del que se sirve contra ciervos y humanos.  es vengativa y fueron numerosas las víctimas de su cólera.

 

            Fue la diosa protectora de las Amazonas, las guerreras y cazadoras, todas, como ella, independientes del yugo del hombre.  Hécate es una diosa afín a Artemis y no posee mito propiamente dicho.  Queda siempre bastante misteriosa como el arquetipo Virgo, atrapada en su propio laberinto, la caracterizan más bien sus funciones y sus atributos que su popularidad o sus relaciones.

 

            Hécate extiende su benevolencia a todos los hombres, concediendo los favores que se le piden; otorga principalmente la prosperidad material (Virgo es signo de Tierra), el don de la elocuencia en asambleas políticas, la victoria en la batalla y en los juegos.  Procura abundante pesca a la gente de mar y hace prosperar o menguar el ganado a voluntad.  Es invocada como diosa nutricia de la juventud, con igual título que Artemis.  Las características más modernas la presentan como hechicera.  Hécate, como maga, preside las encrucijadas, lugares de la magia por excelencia, en ellas se levanta una estatua de una mujer de triple cuerpo o de tres cabezas.

 

            Artemis, eternamente virgen y aislada, Hécate presidiendo las encrucijadas.  Ambas servidoras y ariscas, nutricias pero aisladas, de alguna manera resumen el arquetipo virginiano.  Aislado y meditabundo.  Encerrado en su propio útero, urdiendo su trama.  Virgen.  Realizando un trabajo de laboratorio, separando las semillas, eligiendo lo bueno de lo no bueno, enfrentado eternamente a la decisión, observando la parte, la falta, el recorte.

 

            Toda encrucijada nos plantea obviamente dos opciones.  El triple cuerpo o la triple cabeza de las estatuas de la diosa Hécate tal vez nos indiquen la infaltable existencia de la tercera opción.  Virgo simboliza los laberintos, básicamente el laberinto de la mente humana cuando avanza en el análisis y no puede sintetizar.  La clave: de los laberintos se sale mirando hacia arriba, volando.  Esta es la tercera posibilidad.  Concentrados en el caminos nos perdemos el paisaje.  Atentos a los detalles se nos escapa lo esencial.  La mirada fría, crítica, analítica de Artemis o Hécate tenía por objeto servir a sus congéneres ¿a qué apunta nuestra mirada?

 

            Hay una crítica positiva, una discriminación que construye para bien, existe la opción del trabajo útil, del servicio desinteresado.  Todo esto es bien conocido por los virginianos. 

 

            Habita en nosotros la protectora de los partos, la proveedora, la virgen.  La cazadora y la encrucijada, también.

 

PISCIS Y DIONISO  -  El dos veces nacido

 

            Dioniso, llamado también Baco, e identificado en Roma con el dios itálico Liber Pater, es en esencia el dios del vino, de la viña y del delirio místico.  Su leyenda es compleja porque une elementos diversos como corresponde a todo arquetipo Pisciano que no se caracteriza precisamente por lo simple.

 

            Dioniso es hijo de Zeus y de Sémele (hija de Cardo y Harmonía).  Sémele era amada por Zeus y fue inducida por la celosa Hera a que le pidiera al dios que se mostrase en todo su poder, cosa que Zeus hizo para complacerla.  Pero Sémele incapaz de resistir la visión de los relámpagos que rodeaban a su amante, cayó fulminada.  Zeus se apresuró a extraer el hijo que llevaba en su seno y que tenía sólo 6 meses de gestación, lo cosió en su muslo y al llegar la hora del parto lo sacó vivo y perfectamente formado.  Así surgió Dióniso, etimológicamente “el nacido dos veces, dios que fue confiado a Hermes quien lo entregó a Atamante y su segunda esposa Ino.

 

            Hermes ordenó ala pareja que vistiesen al niño con ropa femenina para burlarlos celos de Hera que buscaba la perdición del pequeño, fruto de los amores adúlteros de su esposo.  Pero Hera no se dejó engañar, volvió locos a la nodriza del joven y a sus padres adoptivos.  En vista de ello Zeus se llevó al niño a que lo criasen las ninfas y para evitar que lo reconociesen lo transformó en un cabrito.

 

            Ya adulto, Dióniso descubrió la vid y su utilidad.  Pero Hera lo enloqueció y en estado de locura el Dios anduvo errante por Egipto y Siria.  Hasta que en  Frigia la diosa Cibeles lo purificó e inició en los ritos de su culto.  

 

            Esta es la intensidad del registro Pisciano.  nacer varias veces, tener múltiples padres, ser perseguido, rayar la locura, purificarse y tener la oportunidad de acceder al propio culto o ritual.

 

            Desde Tracia pasó a la india país que conquistó con su ejército, y también con sus encantamientos y su poder místico.  En Argos adonde fue a continuación puso de manifiesto su poder al enloquecer a los hijos del rey Preto.              Luego quiso pasar a Naxos y contrató unos piratas que quisieron engañarlo.  Cuando se dio cuenta transformó los remos en serpientes y llenó el barco de piedras y paralizó la nave entre enramadas de parra.  Los piratas enloquecidos se lanzaron al mar convirtiéndose en delfines.  En ese momento el poder de Dióniso fue reconocido en todo el mundo y el Dios pudo ascender al cielo terminada ya su misión en la tierra e implantado su culto por doquier.  Sin embargo antes descendió a los infiernos en busca de su madre Sémele para devolverla a la vida, lo cual logró dando a cambio a Hades una de sus plantas predilectas, el mirto.

 

            Piscis, capaz de descender hasta el mismo averno en pos de un servicio.  Símbolo del sacrificio y la entrega.  También de la locura, la prisión y las adicciones.  El signo de lo sin límite.            El todo.  Imposible de ser contenido en un solo mito, trasfondo de todos los mitos, leyendas, historias, relatos.  Todos tenemos la oportunidad de ser Diónisos, “dos veces nacidos”, hemos nacido a lo físico y podemos renacer a lo espiritual, conquistar mundos, difundir nuestro culto, plantar nuestra vid y compartir el vino, símbolo de lo esencial.

 

            Esa es precisamente la experiencia pisciana, investigar los límites en busca de algo más profundo que intuye íntimamente.


CAPITULO VII         ASCENDENTE:  VISIÓN DEL CAMINO  

 

El Ascendente es la potencialidad que debemos procurar concretar.  Si hay planetas cerca simbolizan las funciones valiosas en el autodesarrollo.  Es el camino o misión que traemos para cumplimentar en la vida, es la identidad que se realiza en el acto, es la huella que voy dejando, lo realizo si me muevo.  El Signo Ascendente el imprevisible por allí entra lo nuevo, nunca se termina de definir.

 

Podríamos sintetizar el significado del Ascendente como la Misión del Alma o la misión trascendente a desplegar en la vida.  Este despliegue implica una trama oculta a descifrar, una estructura que se establece a partir del Signo Ascendente como Rayo directo de una constelación estelar.

 

El centro del Mandala Natal irradia energía de un determinado signo que la persona va a experimentar, el Ascendente es irradiación amorfa de energía, no tiene especialidad particular y colora toda la vida a la vez que tiene que ver íntimamente con la persona de un modo integral.  Está permanentemente envolviendo las situaciones.

 

En un primer momento la energía ascendente es irradiada por la persona y está siempre a su alrededor, en un segundo tiempo más profundo no sólo se vive como en un campo circundante sino que se interactúa con ella y se la reconoce como interior.

 

El Ascendente implica un Viaje de la Conciencia, podemos no realizarlo tanto por factores internos como externos y en este caso, existirá una gran diferencia entre la energía potencial y la energía dinámica con la cual el individuo se ha identificado permaneciendo en distintos niveles (lunar, solar, irradiación, experiencia, identificación, autoconciencia, expresión).

 

Cuando nacemos las energías de la Carta Natal están a nuestra disposición para que paulatinamente las expresemos en la medida de nuestras posibilidades y las del medio en que nos encontramos.  Si bien todas las posiciones natales se activan, durante la infancia y la adolescencia nos identificamos mayormente con la posición de la Luna que de alguna manera funciona como reguladora del psiquismo. 

 

A los 21 años se considera que estamos en el apogeo de la expresión lunar.  A partir de los 28 años, siguiendo el crecimiento natural, comenzamos a desplegar con mayor énfasis la energía del Sol que contiene la clave de nuestro estilo personal y automáticamente al movilizar como principio orientador de nuestra vida la energía solar, se despierta internamente una aspiración hacia la realización del Ascendente, que, en el caso de la esperable evolución progresiva, adquiere  potencia sustancial a partir de los 35 años.

 

Maslow expresó este tema con una claridad meridiana al plantear en su Teoría de la Metamotivación que existen individuos motivados por valores superiores al afecto, la autoestima y la pertenencia, a los que llamó seres autorrealizados. También definió a las metapatologías como causadas por la falta de conexión con los Valores del Ser, que podrían definirse como las cualidades espirituales que integran al individuo, pero de las cuales no es consciente y no las expresa en su vida cotidiana, aunque sienta una especie de “hambre” de esos valores.

 

Nos hemos permitido realizar una correlación entre los Valores del Ser y el significado de las constelaciones o signos del Zodíaco que representan estos valores que nuestra alma eligió para expresarse en este episodio vital. La falta de expresión determina la aparición de lo que Maslow   denomina Metapatologías o enfermedades emergentes del bloqueo del flujo de estas energías poderosas.

 


LOS VALORES “B” SEGÚN MASLOW,  LAS METAPATOLOGIAS ESPECIFICAS Y SU CORRESPONDENCIA ASTROLÓGICA

 

VALOR “B”

 

PRIVACION PATÓGENA

genera

 

METAPATOLOGÍA

 

VERDAD

Deshonestidad

Incredulidad

Desconfianza

Cinismo

BONDAD

Maldad

Egoísmo extremo

Odio, repulsión

BELLEZA

Fealdad

Vulgaridad

Pérdida del gusto

UNIDAD

œ

Separatividad

Desintegración

INTEGRIDAD

Dicotomía blanco/negro

Todo es duelo

Todo es guerra

Todo es conflicto

VIDA/PROCESO

š

Mecanización

Falta de vida

Robotización

Vacío, aburrimiento

UNICIDAD

œ

Igualdad, uniformidad

No hay individualidad

Siento que soy anónimo

No soy necesario

PERFECCIÓN

Imperfección

Desaliento

Desesperación

Nada porqué trabajar

NECESIDAD

Accidente, ocasión

Caos

Imprevisto

Pérdida de seguridad

JUSTICIA

Injusticia

Inseguridad

Rabia

El mundo es una jungla

SIMPLICIDAD

Complejidad

Confusión

Pérdida de orientación

RIQUEZA

˜

Pobreza

Depresión, malestar

Pérdida de interés

FACILIDAD

Esfuerzo

Fatiga, tensión

Torpeza, rigidez

CARACTER LUDICO

Falta de humor

Depresión

Pérdida del entusiasmo

AUTOSUFICIENCIA

Contingencia

Dependencia de otro

Es su responsabilidad

SIGNIFICADO

Sin sentido

Desorientación

La vida no tiene sentido

CONSUMACIÓN

No consumación

Desesperación

No vale la pena

ORDEN

Desorden

Cansancio

Inseguridad, tensión

Necesidad de vigilancia

 

 

 

El Ascendente arranca de una especie de “no querer expresarse”, de vivencia de que a nuestro alrededor todos lo expresan, menos el poseedor de esta fuente inagotable de manifestación.  Paradójicamente el Signo Ascendente es una de las energías que toma forma físicamente, una carta de presentación que difícilmente podemos ocultar a partir de los 35 años.

 

Hasta que este hecho tiene lugar, es probable que el individuo viva la vibración de su propia energía Ascendente como proveniente del exterior, es decir, como si el mundo y las personas que lo rodean estuvieran emitiendo esa fuerza en lugar de él.  Por ejemplo, una persona con Ascendente Aries puede sentir que el mundo es una vorágine, o que los demás son decididos, sin lograr captar su propia capacidad de decidir o su influencia en la aceleración de los demás.

 

Es fundamental en el Camino de Realización Ascendente, lograr manifestar la energía complementaria, el Ascendente Tauro se realiza a través de Escorpio, el Ascendente Géminis a través de Sagitario, el Ascendente Cáncer por medio de Capricornio y así sucesivamente.  El Signo Ascendente determina un eje fundamental en la vida que realiza el Yo mediante la interrelación con otros.

 

            Cuando aprendemos el Ascendente muchos mensajes del Universo provienen a través de la Casa VII, el Universo le trasmite a la persona que se conecte con su Casa VII.

 

            Otra visión del Ascendente nos indica la unión del cielo y la tierra, el punto que engendra lo nuevo, el punto vivo de la Carta Natal.  Es como una puerta zodiacal.  Cuando nos preguntamos si estamos en el camino indicado o si hemos perdido el sendero, estamos intentando situarnos en relación con nuestro Ascendente.  Es una línea de incorporación de energía que obliga a desidentificarse de las primeras y más regresivas identificaciones, en este sentido señala el camino evolutivo de todo ser encarnado.

 

Al interpretar un  Ascendente lo analizamos como una estructura zodiacal que respeta las posiciones correspondientes al zodíaco en reposo, es decir, con Ascendente Aries, Cáncer se expresa a través de la Casa IV, Libra de la Casa VII, Capricornio de la  Casa X y Piscis vibrará a través de la Casa XII; con un Ascendente Leo, Virgo se verá en Casa II, Escorpio se leerá en la Casa IV, Acuario corresponderá a la energía de la Casa VII, Tauro se manifestará en Casa X y Géminis en Casa XI y Cáncer aparecerá como la energía de la Casa XII.  No tomamos en consideración los signos que aparezcan realmente en la cúspide de las Casas Astrológicas de la Carta Natal en cuestión.  El Ascendente despliega una estructura interior vinculada a la más elevada misión del individuo y que se independiza de la manifestación de la personalidad a través de las energías de las Casas de la Carta Natal.

 

Al abordar la temática del Ascendente y su clave de realización espiritual es mucho lo que tendríamos para desarrollar.  En el presente capítulo intentaremos un acercamiento general que en el futuro será desplegado en un libro destinado a indagar en profundidad este tema que revela la clave para abandonar la Gran Ilusión y el sufrimiento inútil que genera a la humanidad y alcanzar el surgimiento del aspecto Voluntad del Hombre Celestial y de todas las Almas y personalidades que constituyen el cuerpo planetario de expresión.

 

Los Planetas que gobiernan las 12 Casas conciernen principalmente a la expresión del hombre en el plano físico y afectan poderosamente el aspecto personalidad.  Las 12 Constelaciones se ocupan de estimular principalmente el alma dentro de la forma, es por esto que el Signo Ascendente evoca lo inesperado y produce un aceleramiento del progreso evolutivo y del desarrollo de la vida interna.

 

ASCENDENTE ARIES:  La Fundación de lo Original

 

La persona con Ascendente Aries reconocerá como destino fundar algo nuevo, original, algo que nadie realizó antes. 

 

Para ello busca su independencia, se separa del pasado y la familia.  Tiene fobia a “debérselo a alguien”, le cuesta mucho pedir o recibir ayuda, tiene que ser sólo de él o de ella.  Es frecuente el conflicto con aquel en quien proyecta este registro energético, por ejemplo, en el caso de una mujer tiende a desplegar un campo de batalla con el padre, con el hermano o con el marido.

 

Físicamente, se suele observar como una cara de diablito, con el mentón pronunciado en forma de “V” y con una mirada desafiante, como topando.

 

Tiene que aprender a separarse de la familia infantil, descubrir que tiene que hacer algo con otro distinto, desarrollar un proyecto común de Libra que acepta y considera el deseo que le es ajeno.

 

En este proceso no tolera la autoridad vacía, ni la prepotencia, o la formalidad insustancial. Aries se realiza en la verdadera “Autoridad”, “autos”, ser yo mismo, autorreferencia.  Así logra romper con lo viejo e identificarse con la acción como propia y dirigir la energía para beneficio de su sociedad.

 

 

 

 

 

ASCENDENTE TAURO:  Testimonio de Estabilidad

 

Se enfrenta como misión dar forma, sostener desde lo concreto en permanente contacto con lo vivo, así como reproducir la forma y acumular el producto.

 

El Ascendente Tauro estabiliza continuando, es parte de la corriente universal, si lo logra es arrollador, en su defecto, se vuelve lento.

 

Físicamente, presenta una “mirada como de vaca”, lánguida y perdida que no trasmite nada en particular, ni penetra ni se deja penetrar (Escorpio).  Suele manifestarse a través de una particular belleza personal, en el caso de las mujeres son sumamente bonitas, algunos hombres también (Venus Asciende como regente del Ascendente y de la Carta Natal).

 

Entiende que su misión es sostener todo lo que se cae, por eso suele moverse poco hasta que comprende que tiene que buscar su centro de gravedad en el signo que se opone para poder sostener mejor y ser liberado para producir.

 

Suelen sentir que todo está predestinado, que no hay nada propio, nada a través de lo cual que se puedan distinguir.  La clave es pasar a Escorpio, asumir el poder, asumir más compromiso y entrega y de este modo soltar.

 

No soporta las formas primarias de Acuario como por ejemplo el “rebelde sin causa”, en cierto sentido le temen a lo nuevo y plantean una fuerte resistencia a cambiar.

 

Esta energía ascendente  se realiza a través del desapego que le permite ser una “despensa cósmica”, un refugio de placer y naturalidad.  Tauro Ascendente en plena manifestación es un verdadero artista, capaz de dar forma material y creativa, de concretar lo nuevo (Acuario en Casa X) y observar lo elevado, afirmando su poder con amor.

 

ASCENDENTE GEMINIS:  Correctas Relaciones Humanas

 

El Ascendente Géminis se manifiesta a través de una experiencia de la dualidad e interconectando todo con todo.  Su realización da testimonio de que las correctas relaciones humanas son posibles.  El individuo recibe una invitación de unirse a la sociedad y ser un ejemplo viviente cooperación, comunicación y tacto.

 

La persona se sentirá impulsada a abrir el juego y conectar energías alternativas.  Abre caminos, intenta, prueba.  Puede aparecer una especie de fobia a la rutina que le haga rehuir los compromisos.  Sin embargo, aprenderá a reencantar la realidad y reconocer que nunca nada es lo mismo.

 

Físicamente podemos percibir una especie de “cara de pájaro”, mirada inquieta y en permanente movimiento, como si no pudiera permanecer observando una sola cosa y quisiera una mirada bifocal.

 

El universo le enseña a registrar su energía Ascendente a través del conocimiento de mucha gente diferente, de relaciones fugases, mudanzas, cambios de ambiente, muchos y diversos maestros.  En síntesis, abundancia de elementos a tomar en consideración al mismo tiempo.

 

Su crecimiento tiene lugar a través de incorporar el complementario signo de Sagitario, suspender la decisión exclusiva a través de la cabeza y conectar con el corazón, es como si temiera que si conecta los sentimientos desconectará la razón.  Aprenderá que necesita conectar la fe y la confianza a través del contacto con el otro (Casa VII).  Cuando una persona con Ascendente Géminis confía y encuentra un sentido a las cosas, aparece su servicio posible (Piscis(Virgo).

 

El destino del Géminis ascendiendo es dar testimonio de que es posible la materialización en la vida de la única y verdadera dirección espiritual de cada ser humano.

 

 

 

 

 

ASCENDENTE CANCER:  La Protección de la Vida

 

            El Ascendente Cáncer viene a demostrar que el afecto desapegado es posible.  Su destino es proteger la vida, desarrollar la energía de cuidado y protección de la vida, nutrir material y espiritualmente.

 

            Por lo general generan espacios de protección, “casitas”.  Alimentan a todo lo que se mueve, generan y sostienen la familia.  En su vida suele tener una fuerte presencia la madre o alguna otra figura que desempeñó y le mostró la función materna.

 

            El aspecto físico presenta lo que podríamos llamar “cara de luna”.  Cara y mentón redondeados, tendencia a cara rellena, mirada afectuosa que permanece inmóvil dejando fluir una cálida corriente amorosa. Ojos soñadores.

 

            La clave de un Ascendente Cáncer es pasar a integrar Capricornio, abandonar el clan familiar en pos del mundo, enfrentar la frialdad de las estructuras instaladas en el mundo e imbuirlas de su calidez y afecto.

 

Irrita a la persona con este Ascendente la desconsideración del otro, aquello que entiende como falta de cuidado, la ceguera respecto de la familia, la intolerancia al afecto por temor a perder la independencia (formas primarias de Aries en Casa X).  Cuando opera movido por la irritabilidad puede convertirse en una especie de “cocodrilo enojado” que, en sentido metafórico,  devora a sus propios hijos y creaciones.

 

El Ascendente Cáncer tiene que aprender que la madre no es la pareja (Libra en Casa IV), que no se trata de ser un pendex crónico (Géminis en XII) y que Capricornio no simboliza frialdad y abandono sino todo lo contrario, que no es posible cuidar sin poner los límites necesarios y que por esta misma razón, la complementariedad Cáncer-Capricornio es la posibilidad de manifestación real de lo afectivo, su materialización concreta.

 

Cuando da este paso fundamental en dirección a la comprensión profunda de su energía, la persona se vuelve la matriz de lo nuevo , se deja fecundar, es un útero para generar seres independientes, libres y activos (Aries en Casa X).

 

ASCENDENTE LEO:  Yo soy Ese y Ese soy Yo.  Autoconciencia.

 

            El Ascendente Leo impone como destino ser un ejemplo de hombre consciente de su propósito, de una vida autodirigida y de un plan y programa de vida definidos.  Viene a corporeizar el Ser Humano como autoconciencia en acción.  Su misión es brillar, enseñarse.

 

            Es muy probable que aprendiera a ser Leo con un medio familiar que le borraba la identidad, hacía desaparecer los atributos por los cuales sentía que se diferenciaba, lo excluía o al menos se sentía excluido, puede haber existido también un fuerte tema con los hermanos o algún hermano especial que se instituyó como el “hermano estrella”.

 

            Físicamente se destaca el cabello abundante, la melena.  Tiene porte y mucha frente.  Actitud corporal erguida, similar a la de un gallo orgulloso.

 

            Ha necesitado el reconocimiento e intentó alcanzarlo por medio del control, el poder y la manipulación (Escorpio en Casa VIII).  Buscó poder para sostener el reconocimiento, su gran tema es la soledad del poder.

 

            Aborrece las formas bajas de Tauro,  la permanencia porque sí, la desidentificación excepto de lo material, la momificación.

 

            La clave del desarrollo del ascendente Leo es pasar a integrar Acuario, aceptar la diferencia del otro, integrarlo reconociéndolo, sólo entonces el otro le va a reconocer su propia diferencia.  Trabajar la diferencia qué es lo que permite que los otros me reconozcan por lo que realmente soy, único e irrepetible.  No hace hincapié en la diferencia porque teme quedarse solo, por temor a la soledad la atrae.

 

            Si se conecta consigo mismo y con los otros adquiere conciencia, se sostiene y relaciona ya no a través del control sino de la fusión que acepta la diferencia individual.

           

            El Ascendente Leo viene a mostrar que Ser Humano es posible, que el Yo encarnado disfruta en contacto con todo lo que existe mientras proyecta la autoconciencia conductora y protectora de su función paternal.

 

ASCENDENTE VIRGO: La Fecundación del Servicio.

 

            El Ascendente Virgo encarna la prueba manifiesta de que es posible el servicio desapegado y desinteresado, un movimiento que al asumirse como parte canaliza la totalidad.  Su destino Servir.  La persona con este Ascendente sólo se siente bien si descubre “su lugar” y actúa a partir de eso, al tener una vida útil, que le sirva y que sirva a alguien, al ser eficaz formando parte de algo mayor.

 

            La apariencia física suele distinguirlos con labios finitos, cara grande y ojos dibujados.  Una mirada no muy cálida que escruta a su paso la conformidad o no con su propio orden interior.

 

            El universo los compenetra con la vivencia de su propia energía al hacerlos vivir en el caos, en un medio sumamente desordenado, o al tener que acompañar o enfrentar serias crisis laborales o de salud.

 

            Esta energía cuando no se desarrolla se vuelve unilateral, unidireccional, tiene ida y no tiene regreso, de esta manera le impide aceptar ideas de afuera, apareciendo rasgos de crítica poco constructiva y un intento de supervisar el medio (Sagitario en Casa IV). Se convierten en trabajadores autoimpuestos, con cierto voluntarismo innecesario, no pueden aceptar la explicación por la fe, sin pensamiento, sin lógica.

 

            No soporta las expresiones primarias de Géminis, el juego irracional, la permanente indecisión, la falta de utilidad de su accionar, rechaza el “todo vale porque sí” y a su vez, anhela poder aceptar todo pero por alguna razón lógica.

 

            La clave central de manifestación de este Ascendente es conectar Piscis.  Hacerse permeable a los otros, aceptar el no pensamiento,  renunciar a la lógica como única herramienta de comprensión.

 

            Si se permeabiliza se conecta con ser una parte del Todo, puede experimentar que todas las relaciones son posibles y en lugar de aislarse generando vallas mentales reconoce que el sentido del límite es formar una entidad para que pueda relacionarse con otra y prestar servicio, con lo cual incorpora el sentido de su misión.

 

            La realización del Ascendente Virgo es permeabilizarse hasta descubrir que el sentido del límite es hacer posible la relación con todo lo que existe (Géminis en Casa X),  discriminar y descubrir las pequeñas diferencias para integrarlas en un movimiento heroico que demuestre que está más allá de la mera división, que es un militante servidor del UNI-VERSO (la unidad en la diversidad) que ha podido encontrar el “pedacito que le toca”.

 

ASCENDENTE LIBRA:  Materialización del Equilibrio

 

            El destino de un Ascendente Libra es establecer armonía y lograr que nada la rompa.  Acceder al equilibrio universal a través de la “Armonía a través del conflicto”.

 

            Su aprendizaje lo realiza en espacios donde se comparte todo, donde los objetivos no son individuales, así aprende a “desaparecer”, a  reconocer que su deseo no cuenta, hecho que deberá superar a posteriori.

 

            Anhela que todo esté resuelto, no tener que decidir nada, superar los conflictos y encontrar una estructura de seguridad (Capricornio en Casa IV).

 

            Su porte físico suele ser una sonrisa amplia, mirada amorosa y emisión de energía receptiva (Venus).  Suelen ser afectos a los adornos, como moños, pañuelos, bijouterie, etc.  Se saben bellos y aspiran a mostrarse de ese modo.

 

            Su aspecto a trabajar es superar su intolerancia al conflicto que los impulsa a huir del mundo.  Teme al conflicto pero suele generarlo porque cuando está involucrado sentimentalmente en una situación no pesa su propia influencia, tiene como la ilusión de que no existe y cuando entra en acción genera automáticamente desequilibrio que aumenta la problemática a resolver.

 

            Se irrita ante las formas bajas de Cáncer como, por ejemplo, el clan donde el otro desaparece y es devorado por la masificación.  Anhela integrar varios otros, pero respetando su individualidad.

 

            Su clave de crecimiento es pasar a Aries, ir a encontrar su autoridad, conectar su propio deseo para responder a la pregunta “¿qué quiero?”.  Si conectan su propio deseo todo se ordena naturalmente y alcanza su cometido que es generar algo nuevo con otro para compartirlo con la sociedad (Cáncer en Casa X y Aries en Casa VII), por ejemplo, una pareja generará una familia, un artista una exposición, etc.

 

            El Ascendente Libra tiene que recorrer el estrecho sendero del filo de la navaja para que corre entre los pares de opuestos, necesita desarrollar el sentido de los valores y el poder en acción para utilizar con acierto la facultad analítica equilibradora de la mente.

 

En último análisis la Astrología es la Ciencia de las Relaciones, y en este sentido, el Ascendente Libra dará testimonio de la red social que subyace a la interrelación, la interdependencia, la intercomunicación y la interacción.

 

ASCENDENTE ESCORPIO:  Transmutación

 

            La misión presentida del Ascendente Escorpio es transformar, no dejar las cosas como están, penetrar en el trasfondo y sacar todo a la luz.  Sienten que tienen que ir más allá de los límites y la estructura establecida, no conformarse.  El conflicto es salir de la forma para ganar universalidad, transubstanciar.

 

            El universo les provee un medio ambiente en que los rodea el poder, la muerte, los cambios, madres o padres controladores, situaciones de extrema violencia física o psíquica.  Esto los empuja a buscar la libertad, desenchufarse, desapego, desapasionamiento, a generar una situación utópica detrás de la cual se esconde agazapada la lucha por el poder (Acuario en Casa IV).

 

            Físicamente suelen ser flacos, chupados, sin embargo irradian mucha fuerza de voluntad y poder.  Con mirada penetrante, pueden asemejarse a felinos, reptiles o águilas.

 

            Los individuos con Ascendente Escorpio suelen desarrollar una estrategia: no dan el golpe si no tienen la certeza de que van a ganar, controlan todo, son cautos pero dan el primer paso de ser necesario.

 

            No soporta la manifestación de la energía de Leo agrandada, esa pura fachada detrás de la cual no hay nada a iluminar o develar, esa tendencia a ser por puro prestigio sin ningún sentido profundo o trascendental.

 

            La clave Escorpio ascendiendo es conectar Tauro, es decir, el lado luminoso de la vida, ver la parte de afuera de las cosas, conectar la naturaleza, el placer, la tierra, conectarse con lo obvio y no con lo que está oculto o detrás.

 

            La realización de Escorpio ascendente es un ser que emite luz y calor. Si la persona logra relajarse e integrar el polo esta energía automáticamente expresa su máxima luminosidad (Leo en Casa X).

 

            Escorpio lleva la prueba directamente a la vida del plano físico y cuando se la enfrenta y maneja allí la vida del hombre es ascendida.  Las tres pruebas de Escorpio conciernen a las 3 pruebas del ente  humano que reúnen 9 claves:

1-       La prueba del sexo, de la comodidad física y del dinero (energía concretizada)

2-       Pruebas más sutiles conectadas al deseo y las emociones en las que se elabora el temor, el odio y la ambición o deseo de poder.

3-       Finalmente, pruebas de la censuradora mente inferior: el orgullo, la separatividad y la crueldad.

 

Cualquiera sea el campo en que se despliegue el desarrollo del Ascendente Escorpio enfrentará el desafío. Prueba, experiencia y triunfo es su misión para dar testimonio de que la humanidad trasmutará su naturaleza inferior y alcanzará la sustitución del apego por el amor universal.

 

ASCENDENTE SAGITARIO:  Unidad en la Universidad

 

            Lo que impulsa la energía de un Ascendente Sagitario es una dirección firme que implica integrar, religar y reunir.  Una misión de “ver más lejos”, y conducir a la humanidad en esa dirección.

 

            Se aprende respecto de esta energía siendo el nexo entre la sociedad y los padres, un ejemplo, aunque un poco extremo, sería imaginar nacer con padres sordomudos.  La sensación es de que no es necesario preguntar, rodeado de muchos parientes, hermanos, amigos, le resuena a que todo está respondido ya, aparece como una actitud “doctoral”, como si dieran cátedra.

 

            Físicamente tienen mandíbula grande, hombros anchos. En su defecto usan hombreras o poncho, la intención es verse más grande.  La mirada es sabia y poderosa, pueden irradiar una imagen de maestro, según su evolución será rural o espiritual.

 

            La ambición principal es integrar todo, ser maestros de todo, la dificultad suele aparecer por el exceso (Júpiter regente del Mapa Natal).  El riesgo puede ser caer en confusión total (Piscis en la Casa IV), mezclar todo, cristalizarse a través de un dogma o manifestar una personalidad supervisora del medio y en este sentido controladora (Escorpio en Casa XII).

 

            La clave fundamental es pasas a Géminis y comprender que hay varios puntos de vista, que en principio hay que preguntar y aceptar que no se sabe, jugar y conectarse con el niño interior, atreverse a equivocarse.

 

            Si confronta la multiplicidad logrará sentirse útil en una misión integradora y de esa forma incorporará la totalidad sin miedo ni confusión (Piscis en Casa IV).  Al superar el conflicto que registra desde Escorpio en Casa XII y ver la ambigüedad y la polaridad como partes inherentes a la vida misma completa la realización del Gigante Sagitario, prestar un servicio útil al cumplir su función “religiosa”.

 

            Sagitario evoluciona desde el Centauro (hombre mitad caballo y mitad humano) cuya nota clave es la ambición hacia el Arquero sobre un Caballo Blanco, su forma superior de representación cuya nota clave es aspiración y orientación como modelo válido de desarrollo espiritual de la humanidad. 

 

La flecha de la aspiración que lanza un Ascendente Sagitario evolucionado retorna como flecha de la intuición y así el Arquero reenfoca su energía hacia una meta superior.  En una primera etapa el intelecto será dominante y poderoso y controlará eventualmente la naturaleza emocional.  En una segunda etapa el intelecto será iluminado por la luz del alma y el hombre será consciente en su propia vida de las experiencias de la profundidad, del llano y de la cima de la montaña y será capaz de compartir su conocimiento con la sociedad.

           

ASCENDENTE CAPRICORNIO: Realización o la Caída de la Máscara

 

            El destino de un Ascendente Capricornio es realizar, llevar a cabo en el ámbito concreto y material, terminar las cosas dándoles la forma final, ser un testimonio de la responsabilidad en acción.

 

            Han aprendido a registrar esta energía en un medio que sintieron como exigente, los dejaron solos, les enseñaron a ser autosuficientes, los encaminaron hacia la responsabilidad con responsabilidad.

 

            En principio no tiene mucha motivación, actúan como llevados por una fuerza que no nace de su propio deseo o de su impulso vital interior.  Por ello buscan impulso, iniciativa y vivificación (Aries en Casa IV).

 

            Físicamente su apariencia es delgada, altos, mirada taciturna, ojos de “yo ya lo sé”. Suelen encanecer prematuramente o adoptar una postura encorvada, como si transportaran una pesada carga, dan en sí la impresión de tener muchos más años de los que realmente tienen.  Por otra parte, pueden adoptar una actitud como de maestro sabio, enriquecido por los años con sabiduría.

 

            Es raro que fracasen si evolucionan porque no hay choque con el deseo, deber y deseo coinciden, así nace una fuerza interior que los aspira hacia lo que se proponen y les permite llegar a la cima anhelada.  Sin embargo, su dificultad es que se rigidizan, quedan solos, en una profunda investigación personal (Leo en Casa VIII), se acostumbran a relacionarse con la máscara y no conectan el afecto, el cual igualmente los rodea.

 

            Su clave es conectar Cáncer.  Si Capricornio es el lado de afuera, Cáncer es lo interior, lo que no se ve pero existe, conectar la emoción, los sentimientos, la capacidad de nutrir y de cuidar.  Sólo a través de estas cualidades la estructura que funda cobra sentido trascendental.  De otra forma es un cascarón vacío, un edificio monumental que necesita ser habitado.  Si conecta el afecto inmediatamente materializa un reencuentro con el otro social (Libra en Casa X).

 

            El destino fundamental del Ascendente Capricornio es conectar al otro (Libra en Casa X) a través del afecto, la protección y el cuidado (Cáncer en Casa VII).  Asumir su propio destino sin máscaras, superar el miedo al otro y lograr abrir el corazón.  Ser un ejemplo de que todo aquello que se “decreta” profundamente a partir del deseo, la mente y el corazón, se realiza indefectiblemente.

 

            El Ascendente Capricornio nos da un cuadro completo del hombre, con sus pies en la tierra, corriendo libremente y ascendiendo las cumbres de la ambición mundana o de la aspiración espiritual, en busca de lo que el comprende como su mayor necesidad y responsabilidad. 

 

Cuando la cristalización llega a cierto grado de densidad y se endurece es destruida y desintegrada fácilmente.  Así el hombre con Ascendente Capricornio lleva a cabo, metafóricamente, su propia destrucción, en cuanto destrucción de la máscara de la personalidad, como ejemplo y testimonio de la oportunidad de un nuevo ciclo de manifestación más pleno.

           

ASCENDENTE ACUARIO:  Surgimiento de lo Nuevo

 

            Acuario ascendiendo se manifiesta  como la misión de romper con lo establecido, quebrar lo que se espera, inaugurar lo sorpresivo y manifestar lo nuevo.  Es una cualidad que rompe lo viejo, que ya se venía cayendo y que suele actuar en grupos al faltarle un poco de fuerza centrífuga, de centro, de ego (Leo en Casa VII, es su punto de fuga).

 

            Esta energía viene a mostrar, en cierto sentido y en la medida que se desarrolla, el hombre sin materia, el ángel, dando testimonio de autoconciencia encarnada en un ser libre.

 

            Físicamente podemos observar tanto un rostro asimétrico como una especie de “cara de robot”.  Mirada esquiva, fría o vacía, la cual es difícil de conectar.  Su porte es esbelto y pueden preferir mostrarse como extravagantes o estrafalarios.

 

            En un primer estadio todo es antiguo, ya se fue, pasó.  Probablemente, el universo los hizo participar de la energía acuariana haciéndolos sentirse en la infancia como “marcianos”, los padres pueden haberse mudado de modo que todos los nuevos vecinos son distintos o hablan otro idioma, también puede haber sucedido que los padres no tenían hijos y repentinamente apareció un bebé, pueden sentirse como el “patito feo” de la familia o alguna historia excepcional les hizo sentir son diferentes al resto de los seres humanos.

 

            No tolera las formas primarias de Escorpio, el conflicto ciego, el enfrentamiento de la muerte, la destrucción previa a la regeneración.  Aspira a empezar todo desde cero, a realizar una cirugía sin incisión, en el campo espiritual.

 

            Dada esta situación tan singular esta energía busca la seguridad, lo estable, algo en que afirmarse (Tauro en Casa IV).  Sin embargo, sólo alcanza una colección de personalidades que aumenta el aislamiento por lo tanto, tiende a desenchufar inmediatamente, desconectarse de la experiencia de la realidad (Capricornio en Casa XII).

 

            La llave del crecimiento y realización de un Ascendente Acuario es complementarse a través de su propia energía Leo, individualizarse, irradiar, ser centro, recordar que es una poderosa luz que tiene la capacidad de emitir en lugar de proyectar a los otros con quienes entra en contacto.  Si conecta su energía leonina alcanzará la gran transformación (Escorpio en Casa X).

 

            Su máxima aspiración es la transformación, parir formas nuevas, ser una fuente de creatividad y libertad comprometida.  Dar testimonio de la diferencia a través de la acción individual a la vez que muestran la unidad e igualdad esencial.

 

            El Ascendente Acuario representa el aire omnipenetrante e interpenetrante que hace de la humanidad una comunidad espiritual.  Su misión ser portador del agua de la vida para la humanidad, es decir, crear la Oportunidad, manifestar la Iluminación y mostrar la Hermandad a través del amor universal desapegado.

           

 

ASCENDENTE PISCIS:  Realización Espiritual

 

            El destino que el Ascendente Piscis viene a manifestar es dar testimonio de que el amor universal es posible aquí y ahora en el mundo material.  Esto se entiende como entrega, sacrificio (entendido como “sacro oficio”, hacer lo sagrado), “devolver”, todo lo que poseemos es un préstamo, en términos reales la propiedad es básicamente un robo.

 

            Aprendió a registrar la energía pisciana en medio de alguna confusión, entendían que eran parte de un plan pero no lo conocían con precisión, su nacimiento fue secreto o contuvo alguna historia particular, en su infancia circulaba la mentira y su intuición los conectaba con otra realidad

 

            Su porte físico transmite una energía que inunda, generando una especie de simbiosis. Su mirada es profunda, al conectarla se tiene la impresión de que se es sumergido en las profundidades oceánicas.  Los ojos son chispeantes, pero esconden como una especie de tristeza indecifrable que atrae la compasión de todo aquel que los mira.

 

            A través de su experiencia han entendido que se tienen que sacrificar, que tienen que ponerse a disposición de los acontecimientos abnegando de sí.  Esto genera una tendencia a la indefinición, no definir y jugar más (Géminis en Casa IV) puede convertírseles en una necesidad que les impide el desarrollo espiritual.  Tienen la sensación de que todo es lo mismo por lo que se les dificulta emprender algo.

 

            No toleran las formas primarias de Sagitario, no aceptan los eruditos, aquel que cree que se las sabe todas, porque sabe desde su interioridad que nadie puede expresar el todo.

 

            La llave de acceso al reino pisciano se encuentra a través de la incorporación de Virgo, ir a la tierra para ser algo, para ser parte de algo concreto y ordenado.  Para abnegar de sí, un Ascendente Piscis primero tiene que generar algo para abnegar, de lo contrario se niega o se entrega a sí mismo.  Si no genera algo, no puede sacrificar, no tiene qué sacrificar, salvo sacrificarse a sí mismo, si no genera no podrá alcanzar nunca la anhelada y presentida felicidad interior.  Esta energía debe animarse a encontrar el límite, trabajar, ser útil, asumir que también es la parte y no sólo la totalidad (Virgo en Casa VII).

 

            La realización de un Ascendente Piscis es encontrar lo sagrado, la respuesta, el sentido (Sagitario en Casa X).  Ser un Servidor, un Salvador y un Redentor del mundo.  Cuanto más da de sí más reconoce para dar y para amarse.

 

            Piscis en su manifestación superior representa la “muerte de la personalidad”, es decir su trascendencia, la liberación del alma de su cautiverio y su retorno a la tarea de Salvador del mundo.  “Ya no existe el mar”, lo cual significa la liberación de la vida aprisionada para entrar en nuevos ciclos de aventura divina, mostrando a la humanidad que la tendencia espiritual del hombre que estaba inhibida es evidente y visible y puede ser manifestada.  El Ascendente Piscis es la posibilidad de expresión del Amor Universal.

 

 


EPILOGO      De la oscuridad a la Luz

 

 

            Desde la sabiduría de las edades se conocen frases clave para reflexionar sobre la manifestación de los signos desde:

 

1-       el ángulo de la forma, orden biológico, o

2-       el ángulo del alma, orden espiritual.

 

                        Las frases que signo por signo vamos a citar a continuación contienen un profundo significado del proceso evolutivo de la manifestación humana de la energía cósmica y han sido extraídas del libro Astrología Esotérica de Alice Bailey:

 

 

 

ARIES

Y el Verbo dijo:

1-        “Que se busque la forma nuevamente”

2-       “Surjo, y desde el plano de la mente, rijo.”

TAURO

Y el Verbo dijo:

1-        “Que la lucha siga sin desmayos.”

2-       “Veo, y cuando el ojo está abierto, todo se ilumina.”

GEMINIS

Y el Verbo dijo:

1-       “Que la inestabilidad realice su trabajo.”

“Reconozco mi otro yo, y en la declinación de ese yo crezco y resplandezco.

CANCER

Y el Verbo dijo:

1-       “Que rija el aislamiento, sin embargo, que exista la multitud.”

2-       “Construyo una casa iluminada y moro en ella.”

LEO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que existan otras formas. Yo rijo.”

2-       “Yo soy Ese y Ese S oy Yo.”

VIRGO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que reine la materia.”

2-       “Soy la Madre y el Niño, Soy Dios, Soy la materia.”

LIBRA

Y el Verbo dijo:

1-       “Que se haga la elección.”

2-       “Elijo el camino que lleva entre las dos grandes líneas de fuerza.”

ESCORPIO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que florezca Maya y rija el engaño.”

2-       “Soy el guerrero y emerjo triunfante de la batalla.”

SAGITARIO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que se busque el alimento.”

2-       “Veo la Meta. Alcanzo la Meta y veo otra Meta.”

CAPRICORNIO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que rija la ambición y que la puerta quede ampliamente abierta.”

2-       “Estoy perdido en la Luz Suprema, no obstante, vuelvo la      espalda a esa luz.”

ACUARIO

Y el Verbo dijo:

1-       “Que el deseo rija la forma.”

2-       “Soy el Agua de la Vida vertida para los hombres sedientos.”

PISCIS

Y el Verbo dijo:

1-       “Entra en la materia.”

2-       “Abandono el Hogar del Padre y al regresar, Salvo.”

 

 

            Asumiendo conscientemente la posición de Observadores Entrenados y cultivando el poder de responder al alma, superamos la manifestación formal (1) alcanzando la expresión espiritual (2) y sirviendo así a un fin trascendente.

 

 

 

 

           

            Es así como el hombre aprende a controlar las circunstancias y la serie de reacciones de la personalidad y desarrolla la iluminación a través de una inteligencia despierta y un corazón amoroso.  Esta es la primera meta de la humanidad y es el anhelo profundo de María Luna y Carlos Sol que este recorrido por los conocimientos básicos de la Astrología Científica hayan contribuido en algo a ese propósito.

 

            Para finalizar, nos gustaría compartir un párrafo del libro anteriormente citado[3] cuya primera edición tuvo lugar en 1951 y, sin embargo, no ha perdido en absoluto actualidad, y con el cual nos sentimos íntimamente consustanciados:

 

“Estudiando primero el microcosmos, como clave del macrocosmos, pero tratando al mismo tiempo de visualizar el macrocosmos, a fin de comprender el microcosmos, el hombre establecerá algún día una relación inteligente con el todo, del cual es una parte, y lo hará colaborando conscientemente.”...

“El resto de este siglo debe ser dedicado a reconstruir el santuario de la vida humana, la forma de la vida humana, la nueva civilización, erigida sobre los cimientos de la antigua, y a reorganizar la estructura del pensamiento y la política mundiales, más la redistribución de los recursos del mundo de acuerdo al propósito divino.” ...

“Todo depende del triunfo de las Fuerzas de la Luz y la consiguiente victoria de quienes representan la libertad humana.  SI las fuerzas del materialismo y la crueldad triunfan, y los intereses y ambiciones pecaminosas y egoístas nacionales prevalecen, también se hará la revelación, pero vendrá mucho más tarde.  El resultado no está en juego y no es necesario desesperar.  El valor de los que luchan por la libertad es inigualable.  La luz está penetrando en el mundo, a medida que lo real de la situación emerge con más claridad.”

“Alégrense, porque no existe una verdadera derrota del espíritu humano, no hay una final extinción de lo divino en el hombre, porque la divinidad siempre surge triunfante desde el más oscuro abismo del infierno.  Sin embargo, es necesario sobreponerse a la inercia materialista en respuesta a la necesidad humana, en forma individual y por las naciones que no están absorbidas por las esencialidades de la situación.  Ningún poder en la Tierra puede evitar que el hombre avance hacia su meta destinada y ninguna combinación de poderes puede detenerlo.”

 

           

            La investigación de las energías y fuerzas que nos componen y nos rodean, el autodescubrimiento a través de los lenguajes simbólicos, la cosmovisión de la Astrología Moderna y Científica nos acercan cada día más a la anhelada meta, por lo tanto,

 

¡Alégrense!

 

 

Con alegría,

María Luna y Carlos Sol,

27 de abril de 2002



[1]   Sobre la Teoría de la Relatividad especial y general,(1905) Albert Einstein, Altaya,  Reimpresión 1999

[2] Tereschuk Carlos,  “El Futuro del Dinero”, Edición 2001.

(*)          Urano, Neptuno y Plutón son planetas cuya exaltación y caída aún están en discusión. Los signos detallados son sugerencias a investigar.

(*)            Según la comprensión actual del género humano, todavía faltan captar ciertos arquetipos, el hombre no llegó a comprender claramente el verdadero Poder ni el Amor desapegado, desinteresado y solidario.  Esto hace suponer el futuro descubrimiento de más planetas del sistema solar que simbolicen esta evolución, recordemos que Plutón recién fue descubierto en 1930  (la bomba atómica, reconocimiento de  la capacidad de destrucción y transformación del hombre) y Urano en 1781 (la Revolución  Francesa, y su lema “¡Libertad, Igualdad, Fraternidad, o muerte!”, el liberalismo económico).   Este desconocimiento de planetas es la razón por la cual los planetas interiores, Mercurio y Venus, (ubicados entre la Tierra y el Sol), rigen, por ahora, dos signos cada uno.

 

(*)  Del griego: “Al- ergos”, energía desviada.

[3] Bayley Alice, Astrología Esotérica, Editorial Fundación Lucis, 4ta. Edición 1990, página 397.